Economía

Kellogg reduce en 2 años un 47% sus emisiones de gases de efecto invernadero en su fábrica de Valls(Tarragona)

Kellogg ha logrado reducir en dos años las emisiones de gases de efecto invernadero en un 47% en su fábrica de Valls (Tarragona), en el marco de sus 'Compromisos Globales de Sostenibilidad' puestos en marcha en diciembre de 2015. El líder mundial en producción de cereales de desayuno comunica sus avances en este sentido con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra el 5 de junio.

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Además, entre diciembre de 2015 y diciembre de 2017, la planta de producción de KELLOGG (K.NY)en Valls ha reducido el consumo de energía en un 5%; el consumo de agua en casi un 10%; y el desperdicio alimentario y la generación de residuos en un 6%.

Kellogg se unió a la iniciativa global RE100 en septiembre de 2017, comprometiéndose así a usar energía 100% renovable para el año 2050. En la actualidad, toda la electricidad consumida en Valls, que supone un 32% del total de la energía utilizada en la planta, ya procede de fuentes de energía renovable. De este modo, junto con otras medidas como la optimización del transporte, se han reducido significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

En declaraciones a Europa Press, la responsable de Sistemas de Medio Ambiente, Salud y Seguridad de Kellogg en Valls, Montse Rius, ha destacado que los Compromisos Globales de Sostenibilidad de la compañía "en la planta están enfocados en la conservación de los recursos naturales, en concreto estamos reduciendo el uso de energía, de agua y la generación de residuos. Tenemos el objetivo de sostenibilidad muy claro. Para el año 2020 hemos de reducir estos parámetros en un 15%", ha indicado.

Rius señala que en la planta de Kellogg en Valls ya en 2010 se alcanzó el objetivo de no tirar residuos al vertedero. Desde entonces, se sigue trabajado continuamente para que los desperdicios que se generan se reciclen, para lo que se han instalado contenedores de reciclaje con separación de residuos, o se reutilicen dentro de la misma planta.

A modo de ejemplo señala que se reutilizan "las cajas que contienen los paquetes de cereales hasta 5 ciclos y encima no tienen tapa, con lo que ahorramos cartón". Todas estas actuaciones han conseguido reducir la generación de residuos en casi un 6%.

Además, los alimentos producidos que no se venden, se envían al Banco de Alimentos. El resto de alimentos de paquetes dañados en su superficie se aprovechan para alimentación animal.

Respecto a la reducción del consumo de energía, el responsable de Sistemas de Control de Kellogg en Valls, Emili Angles, detalla que se han instalado novedosos sistemas que miden en tiempo real el consumo de cada máquina. Ahora se detecta si la máquina está consumiendo durante los paros por mantenimiento o limpieza, o en momentos sin producción en los que debería estar parada, y se apaga de inmediato.

También se han instalado luces LED, entre otras medidas, lo que ha permitido reducir un 20% del consumo energético y las emisiones de CO2 en los últimos 10 años.

Para reducir el consumo de agua, explica que se han instalado medidores de consumo en puntos clave del proceso que permiten detectar fugas en la red de agua. También se han automatizado los equipos de limpieza, y así se ha conseguido ya un ahorro de casi un 10% desde 2015. Además, gracias al trabajo de la depuradora, el agua que se vierte a la ribera es limpia y cristalina; y por tanto reutilizable.

Por su parte, el responsable Técnico, Jaume Valls, destaca también la implicación de los trabajadores con la sostenibilidad, "dividiendo la planta en áreas más pequeñas donde cada uno vigila el consumo energético de todos los equipos de la planta". Además, se realizan actividades de concienciación y comunicación y se crean equipos de trabajo enfocados a detectar oportunidades de ahorro, medidas que cuentan con la implicación de la dirección.

La planta de Kellogg en Valls (Tarragona) elabora una amplia gama de cereales de desayuno, más de 200 millones de paquetes al año, para ser comercializados en España y en más de 20 países europeos y de Oriente Medio. Gran parte de los cereales a base de arroz que produce la compañía en Europa se hacen en Valls, abasteciéndose de los arrozales del Delta del Ebro.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado