Economía

CEOE prevé un crecimiento del 2,8% este año y del 2,6% en 2019, con 900.000 nuevos ocupados en dos años

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha mantenido sus previsión de crecimiento de la economía española para 2018 en el 2,8%, y prevé que se produzca una desaceleración "muy gradual" de la economía, hasta el 2,6%, en el año 2019, con una creación de empleo que podría aumentar en 900.000 nuevos ocupados en ambos ejercicios.

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Según su último informe trimestral de previsiones, elaborado por el Servicio de Estudios del Departamento de Asuntos Económicos y Europeos de la patronal, el empleo podría crecer en términos de EPA a un ritmo del 2,5% este año y del 2,3% en 2019, lo que supone que en estos dos años habrá 900.000 nuevos ocupados.

El informe pronostica que el número de parados continuará reduciéndose paulatinamente y que podría situarse por debajo de los tres millones de personas en 2019. Así, la tasa de paro también caerá desde el 17,2% de media anual en 2017 hasta el 15,1% en 2018 y el 13,1% en 2019.

La patronal, que mantiene en el 2,8% su previsión de crecimiento para este año --el mismo nivel que su última previsión tras haberla rebajado anteriormente tres décimas por el impacto de la crisis en Cataluña--, señala que su estimación para este año es "compatible" con una desaceleración "muy gradual" que seguirá en 2019, para el que prevé un alza del PIB del 2,6%.

Con estas perspectivas, destaca que España continuará creciendo más que la media de la Eurozona y será el país que más crezca entre los principales países que comparten el euro.

La demanda interna continuará siendo el principal motor del crecimiento, aunque moderará su aportación positiva al PIB en 2018, hasta el 2,6%, y la reducirá al 2,4% en 2019. Mientras, la inversión en bienes de equipo, con ritmos próximos al 8% interanual, será el componente más dinámico, debido a las condiciones financieras favorables, a las mejores perspectivas de crecimiento de la economía mundial y de las exportaciones.

En cuanto a la inversión en construcción, tras el notable repunte en 2017, espera cierta moderación en 2018, hasta el 4,3%, mientras que el consumo privado mantendrá su ritmo de crecimiento en 2018, en el entorno del 2,4%, apunta CEOE.

En su opinión, la fortaleza de la creación de empleo y los bajos tipos de interés continúan impulsando el consumo, si bien el agotamiento del consumo embalsado tras la crisis y cierta recuperación de la tasa de ahorro harán que se desacelere ligeramente a lo largo del ejercicio y con mayor intensidad en 2019, hasta el 2,2%.

A su vez, el sector exterior continuará mostrando una aportación positiva al crecimiento del PIB en 2018. Las favorables expectativas para la economía mundial, incluyendo Europa, el principal socio comercial de España, harán que las exportaciones sigan avanzando a un ritmo del 4,9% este año y del 4,2% el próximo. No obstante, el avance de las importaciones también será significativo (4,7% este año y 4% el próximo), por lo que la aportación del sector exterior será menor a la registrada en 2017.

EL IPC SE MANTENDRÁ EN EL 1%

En cuanto al IPC, señala que ha iniciado 2018 con tasas muy contenidas y que la inflación subyacente continúa muy moderada e incluso ha descendido en los últimos meses hasta el 0,8%, mostrando la ausencia de presiones inflacionistas en el núcleo de la inflación.

A su vez, resalta que el precio del petróleo ha repuntado recientemente, aunque su efecto alcista ya no es tan acusado y, de mantenerse en los niveles actuales, la inflación seguiría en torno al 1% en 2018. De esta forma, la media anual sería el 1,1% en 2018, y del 1,2% en 2019.

Por su parte, el menor superávit del saldo de bienes y servicios hará que el saldo de la balanza por cuenta corriente, aunque se mantenga en positivo, disminuya ligeramente con respecto a 2017, con un superávit equivalente al 1,3% del PIB en 2018 y algo inferior en 2019.

RIESGOS: CATALUÑA, PGE, BREXIT Y MEDIDAS DEL BCE

La organización empresarial advierte de que el escenario está sujeto a riesgos al alza, como, entre otros, un impacto mayor al previsto de las medidas adoptadas por el BCE en la mejora de las condiciones financieras, un crecimiento mayor del esperado de la economía mundial, especialmente en Europa, que impulse las exportaciones de España.

También apunta que el Gobierno retome las políticas económicas destinadas a fortalecer la competitividad y productividad de la economía española y con ello se favorezca el ciclo de recuperación y empleo.

Entre los riesgos a la baja, se refiere a la incertidumbre política, sobre todo a la asociada al proceso del Brexit, a Cataluña y a las dificultades para aprobar los Presupuestos de 2018. También el repunte del precio del petróleo, que afectaría tanto a la renta disponible de las familias como a los costes empresariales, y a las subidas de tipos de interés en Estados Unidos, que podría generar turbulencias en los mercados financieros internacionales.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias