El Gobierno hará una reforma laboral dura, con despido de 20 días por año

José María Triper
7:03 - 1/02/2012
  • La propuesta del Ejecutivo descarta el contrato único y simplifica los modelos
rajoy-debatenacion.jpg
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno.


Mariano Rajoy sabía de lo que hablaba cuando avisaba a su colega finlandés de que la reforma laboral le iba a costar una "huelga general". Y es que el presidente del Gobierno se ha decidido ya por una reforma laboral dura, en la que la reducción al mínimo posible de los modelos de contratación y la generalización del despido de 20 días por año trabajado serán los ejes sobre los que girará el cambio de las relaciones laborales en España.

Apuesta por la simplificación de los modelos de contratación que no supone el contrato único que defendía el ministro Luis de Guindos, al tiempo que se incentivarán los contratos a tiempo parcial y el teletrabajo como fórmulas para impulsar el empleo.

No se contempla, en este apartado, la implantación de los llamados minijobs o el modelo alemán de trabajo con horarios más reducidos y con menor salario, porque la ministra de Empleo, Fátima Báñez, mantiene que son incompatibles con la legislación española.

Mientras que en las indemnizados por despido la idea inicial de los responsables del Ministerio de Empleo y Seguridad Social es concretar hasta el máximo detalle las causas del despido procedente para evitar la arbitrariedad de las decisiones judiciales y facilitar al máximo el recurso de las empresas al despido objetivo por causas económicos con una indemnización de 20 días por año trabajado.

Junto a este generalización del despido procedente, la idea que maneja actualmente el Gobierno, y que no gusta a la patronal CEOE, es mantener un despido improcedente, rebajando la actual indemnización de 45 días por año a los 33 días que hoy se aplican a los contratos de Fomento del Empleo.

La reforma se aprobará, en principio, mediante la fórmula de Decreto Ley, en contra de las demandas de las centrales sindicales, que habían pedido que se aprobara como Proyecto de Ley para poder introducir enmiendas durante su tramitación parlamentaria.

Sin efectos retroactivos

La urgencia que demanda la situación de un país con casi cinco millones y medio de parados, y las exigencias de la Unión Europea, el FMI y los mercados, son las razones que obligan al Gobierno a no dilatar la entrada en vigor de la reforma laboral.

En círculos próximos al Ejecutivo apuntan que la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, que es la única en el equipo económico del Gabinete que hasta el momento ha mantenido la máxima discreción sobre el contenido de la reforma, llevará un informe previo sobre el contenido de la misma al Consejo de Ministros de este viernes. El decreto, sin embargo, se aprobará el viernes día 10, tal y como anunció Rajoy.

Las citadas fuentes destacan también que las modificaciones que incluya el proyecto de reforma laboral no tendrán efectos retroactivos y entrará en vigor en el mismo momento que el Decreto Ley, por lo que los trabajadores que actualmente tienen un contrato indefinido seguirán beneficiándose de una indemnización de 45 días por año por despido improcedente. No así, los contratos temporales que, a partir de la entrada en vigor de la reforma se conviertan en indefinidos.

La retroactividad era, desde el punto de vista sindical, una de las claves de la reforma y su no aplicación, manteniendo los derechos adquiridos, puede ser un elemento importante para evitar o rebajar la conflictividad social.



PUBLICIDAD


Comentarios 323

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



El flash: toda la última hora

La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


elEconomista.esExprés

El avance informativo de elEconomista.es


elResumenDiario





Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 134,46 -0,32 -0,24%
FRA 35,08 -1,12 -3,10%
ITA 120,24 +0,06 +0,05%
GRE 852,11 +0,57 +0,07%
POR 189,28 +3,59 +1,93%

Ecotrader



Evasión

El chándal mileurista de Putin

El chándal mileurista de Putin

El chándal mileurista de Putin




Ecoprensa S.A. - Todos los derechos reservados | Nota Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens | Powered by Paradigma