Economía

La huelga de trenes de Francia finaliza tras quince días

París, 21 abr (EFE).- La huelga de los ferrocarriles franceses, que se ha prolongado durante quince días, finalizaba hoy con las últimas bolsas de resistencia que se mantenían al sur del país, coincidiendo con las primeras reuniones entre los sindicatos y la dirección, y en medio de fuertes críticas a los convocantes.

El director de recursos humanos de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF), François Nogui, destacó que más de una decena de asambleas generales durante la mañana habían votado el fin del paro, y aseguró que no ha habido concesiones a los huelguistas.

"Es una huelga lamentable que los usuarios de la SNCF han entendido mal", comentó a la prensa Nogui, que explicó que la dirección desde el principio de la protesta, que había tenido un seguimiento minoritario pero que obligaba a suprimir trenes, sobre todo en el sur, había querido demostrar que "privilegiamos la negociación y que no damos una prima a la huelga".

El responsable de recursos humanos estuvo recibiendo por separado durante la mañana a los responsables de las cuatro centrales representativas de la empresa, empezando por las dos que no habían organizado la protesta, la Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT) y la Unión Nacional de Sindicatos Autónomos (UNSA).

Luego llegaron los de los dos convocantes del paro, la Confederación General del Trabajo (CGT, mayoritario en la SNCF) y SUD Rail, el más radical y el más reticente a poner fin al movimiento.

A todos ellos les indicó que habrá una mesa redonda de negociación a mediados de mayo, al tiempo que se llevan a cabo discusiones en las regiones.

Según las primeras evaluaciones, el paro iniciado el pasado día 6, y que según la dirección ha tenido un seguimiento medio en torno al 4% del personal, le ha costado a la compañía estatal más de 100 millones de euros de pérdidas, de los cuales una treintena de millones lo sufría la división de transporte de mercancías, que ya es fuertemente deficitaria.

Pero más allá de esas pérdidas, los convocantes han sido duramente criticados por mantener tantos días las medidas de presión y de no haber cambiado en su posición ni siquiera cuando el cierre de los aeropuertos franceses hizo que cientos de miles de personas buscaran en el tren un medio alternativo para viajar y se encontraran con más perturbaciones en el tráfico ferroviario.

El ministro de Trabajo, Eric Woerth, consideró hoy que en una democracia están "las relaciones de fuerza" entre trabajadores y empresas, pero "la huelga no es más que un recurso último" y en el caso de la SNCF, que ya ha sufrido tres paros en enero, febrero y marzo, "hay otros medios para avanzar en el terreno social".

Menos diplomático fue su colega responsable de la cartera de Industria, Christian Estrosi, que descalificó la actitud de SUD Rail y dijo que de haber estado en Haití tras el terremoto hubieran sido capaces de hacer una "huelga de desescombro".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias