Ripsaw EV2: el tanque que se puede comprar para divertirse los fines de semana

Jorge Arenas5/04/2017 - 10:510 comentarios

Quizá no le miren bien los vecinos, pero el Ripsaw EV2 es una bestia de 600 CV que, lejos de tener fines militares, se enfoca al puro divertimento. Su precio es tan desorbitado como sus prestaciones.

Todo comenzó como un proyecto con fines militares, pero en algún momento la historia dio un giro de 180 grados y comenzó a apuntar en la dirección opuesta. De un tanque pensado para el ejército a un tanque -atención- "fabricado a mano en serie limitada, con acabados de lujo, y dirigido al público, siempre con fines recreacionales".

Así es como la propia empresa Howe & Howe Technologies define a su más reciente creación: el Ripsaw EV2 (Extreme Vehicle 2). ¿Era realmente necesario fabricar un tanque para un uso puramente lúdico? Es la pregunta que, seguro, muchos estarán pensado. Es decir, sabemos que en determinados países, sobre todo en Europa del este, son aficionados a los vehículos extremos para rodar fuera del asfalto. Pero, ¿un tanque?

Pues sí, el caso es que esta empresa estadounidense ha visto claro un nicho de mercado al que, supuestamente, le debe interesar semejante bestia para moverse por sus entornos offroad habituales. Desde luego, el Ripsaw EV2 es digno de admiración, entre otras cosas, porque nunca antes se habían mezclado la brutalidad de un tanque con la finura de un interior rematado con esmero y con una puesta en escena de lo más moderna y tecnológica.

El motor lo pone General Motors

El Ripsaw EV2 es un vehículo biplaza dotado de un chasis tubular muy rígido, en el que son protagonistas una suspensión todoterreno de largos recorridos, una altura libre al suelo muy generosa y, como no, las dos orugas laterales que le permiten avanzar por todo tipo de terrenos y girar en radios muy reducidos.

El corazón de la bestia es un motor diésel de origen General Motors. Se trata de un V8 sobrealimentado, con una cilindrada de 6,6 litros, que entrega 600 CV y 1.200 Nm de par. Este propulsor permite al tanque de 3,6 toneladas acelerar de o a 100 km/h en 6 segundos y alcanzar una velocidad punta cercana a los 160 km/h. Una auténtica locura para un vehículo de estas características.

Si el exterior es llamativo por su diseño, bastante alejado de los estándares que conocemos en los tanques militares, el interior lo es aún más. Pantallas de alta definición, cámara de marcha atrás, iluminación en varios colores, botones por aquí y por allá, un volante que parece sacado del cockpit de un coche de carreras de resistencia, asientos de cuero... En fin, algo muy fuera de lo común, con un precio también fuera de lo común: 750.000 dólares de base, que pueden aumentar según las opciones.

Comentarios

0

Blogs Ecomotor.es

Ver más noticias
Ver más noticias