Ecomotor

A prueba el Porsche 718 Boxster GTS: la mejor manera de tocar el cielo con las manos

Jorge Arenas20/08/2018 - 12:560 comentarios

Siempre he pensado que hay dos tipos de cabrios: los que derivan de una versión con carrocería cerrada –que son muchos– y los que han sido diseñados como descapotables partiendo de una hoja en blanco. Por lo general, los segundos están más afinados y no dejan notar las deficiencias estructurales propias de un coche que carece de techo. En este grupo entran modelos como el Mazda MX-5, el Mercedes-Benz SLK o el Porsche Boxster, por citar solo algunos ejemplos. Y, sí, el último de esta interesante triada es precisamente el protagonista de esta prueba. Pero no se trata de un Porsche Boxster cualquiera.

Muchos habrán adivinado que tres ese '718' de su denominación se esconde algo interesante. Y no irán desencaminados. Al Boxster de la generación actual le precede este número como herencia de un modelo, el Porsche 718, que es pura historia de la marca. Definido para el mundo de las carreras, compitió en los circuitos entre los años 1957 y 1962. ¿Y por qué querría Porsche enlazar a este mito con su Boxster actual? Porque tienen mucho en común. Ambos son decapotables, deportivos y, sobre todo, se mueven con un motor bóxer de cuatro cilindros.

Efectivamente, este uno de los rasgos que distinguen al nuevo Boxster, que abandona los clásicos propulsores de seis cilindros para dar cabida a una nueva hornada de motores turbo con dos cilindros menos. En el caso de la versión que tenemos entre manos, que responde la denominación GTS, se trata de un bloque de 2,5 litros, con 366 CV de potencia y 430 Nm de par, asociado al cambio automático de doble embrague y siete velocidades PDK.

Dejando a un lado que esta mecánica ha perdido parte de su esencia, que era el glorioso sonido de sus seis cilindros dando pistonazos, no puedo más que rendirme ante el trabajo de ingeniería que han llevado a cabo los de Stuttgart. Su respuesta es agradable y contundente a la vez; sedosa y salvaje a partes iguales. Y para colmo, ha ganado puntos en eficiencia. Así que muy buena nota para este motor tan pasional al que habrá que perdonarle que no sea capaz de dar esa nota sonora propia de sus antepasados. Lo importante es que ofrece una capacidad de aceleración más contundente unida a un gasto de combustible inferior. Y esto no es tarea fácil.

GTS: el toque distintivo

Concebido para disfrutar de una conducción estimulante más que para pasear con la melena al viento a ritmo tropical, el Boxster GTS ofrece una serie de elementos propios que dejan claro que no es uno más en la gama. Visto desde fuera, los faldones, las llantas negras de 20 pulgadas y los pilotos oscurecidos llaman la atención. En el interior, hacen lo propio la instrumentación en color rojo, los asientos Sport y la piel de Alcantara repartida de forma generosa entre el volante, la consola y el reposabrazos. Más allá de eso, cuenta con elementos de chasis que afinan su dinámica hasta rozar el sobresaliente. Y que a nadie se le olvide que este biplaza tiene dos maleteros (275 litros), así que no vale la excusa de que no es un coche práctico.

Ficha técnica Porsche 718 Boxster GTS PDK

Motor: gasolina

Potencia: 366 CV

Par motor: 430 Nm

Consumo medio: 8,2 l/100 km

Longitud: de 4,38 metros

Maletero: 275 litros

Tracción: trasera

Transmisión: auto., 7 velocidades

Precio: 91.000 euros


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios

0

Ver más noticias
Ver más noticias