Ecomotor

El sector empresarial rechaza un máximo de 90 km/hora en las carreteras nacionales

Javier Mesones9:32 - 16/04/20187 comentarios
  • Apuesta por límites diferentes de velocidad en función de la vía.

El sector empresarial rechaza la pretensión del Gobierno de reducir el límite de velocidad de 100 a 90 kilómetros por hora en las carreteras convencionales de manera genérica. La iniciativa la dio a conocer la semana pasada el máximo responsable de la Dirección General de Tráfico (DGT), Gregorio Serrano, quien justifica esta medida en los altos grados de accidentalidad que se registran en este tipo de vías. No obstante, el plan contempla dar la posibilidad a los titulares de estas vías de aumentar el máximo de velocidad si el trazado y la conservación lo permiten.

La propuesta de la DGT se produce justo después de conocer los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018, en los que la partida de inversión reservada por el Ministerio de Fomento para la conservación de carreteras y seguridad se ha recortado un 4,3%, al pasar de 958,1 millones de euros en 2017 a 917 millones. Una rebaja que ahonda en las demandas del sector. En el último informe elaborado hace dos años por la Asociación Española de la Carretera (AEC), se estimó que las necesidades de inversión en la red convencional ascendían a 6.600 millones de euros.

Esta cifra podría ser hoy aún mayor, toda vez que la estimación que hace el sector es que ha de invertirse en conservación el 2% del valor patrimonial de la red de carreteras del Estado. Éste alcanza los 75.000 millones de euros, según explica Jacobo Díaz, director general de la AEC, por lo que se requeriría un volumen de 1.500 millones anuales. La organización está ultimando un nuevo informe en el que actualizará la cifra de déficit de inversión en carreteras, que prevé presentar a finales de mayo o en junio.

La siniestralidad en las carreteras españolas ha disminuido un 50% en los últimos diez años a pesar de la caída de la inversión. Esto se explica, señala Díaz, por "el descenso claro de la movilidad", en un contexto de crisis económica, el aumento de "la presión de la policía", el mayor control de la velocidad y de las tasas de alcohol, entre otros aspectos.

La pretensión de la DGT de rebajar a 90 kilómetros por hora la velocidad máxima en las carreteras convencionales busca precisamente profundizar en el descenso de los accidentes, después de que el año pasado se rompiera la tendencia. Así, en 2017 se produjeron 1.067 accidentes mortales en vías interurbanas, en los que fallecieron 1.200 personas y 4.837 resultaron heridas hospitalizadas, lo que supone un aumento del 3% en accidentes mortales (+28) y fallecidos (+39) y una disminución de un 6% (-336) en heridos hospitalizados.

Díaz coincide con "el discurso de que a mayor velocidad, más accidentes". Ahora bien, recuerda que cuando se redujo la velocidad en autovías de 120 kilómetros por hora a 110 km/h la DGT ofreció datos sobre el impacto en la accidentalidad de dichas carreteras, por lo que "entendemos que no se produjo esa reducción". Incide en que bajo este prisma, la reducción de la velocidad "no tendría límite". Y hace hincapié en que en España la carretera moviliza al 80% de los viajeros y al 90% de las mercancías.

El director general de la AEC considera que "España tiene un problema de velocidad inadecuada, no de velocidad excesiva". Es por ello que está de acuerdo con que en ciertos tramos de carreteras convencionales se pueda reducir la velocidad máxima, pero no de manera general. "Habrá carreteras de 100 kilómetros por hora que se comporten bien y otras que no", señala. Por ello, "allí donde hay problemas, bájese (la velocidad máxima), y allí donde no, manténgase", concreta Díaz.

También se muestra escéptico respecto a los beneficios que puede acarrear una rebaja de la velocidad máxima en las ciudades de 50 kilómetros por hora a 30, sobre todo en grandes urbes como Madrid, donde la contaminación está en máximos.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias

Deja tu comentario

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Comentarios

7
#1aa | 16-04-2018 / 09:53
14

Lo que tienen que hacer es, con todo el dinero que sacan de los vehículos, impuestos revolucionarios, multas etc, arreglar estos tramos y todos los demás, que ya les vale.

#2 | 16-04-2018 / 09:53
15

Sigan reduciendo la velocidad . . . Mejor aún, prohiban el coche y volvamos a las diligencias tiradas por caballos y los carros de bueyes. La siniestralidad será casi nula.

Lo que tienen que hacer es endurecer los exámenes de conducir. Que la gente "aprenda a conducir", no a sacarse el carnet.

Las carreteras españolas están sembradas de multitud de conductores que no tienen NPI de como se conduce. Que se sientan al volante como si se sentaran en el sillón de casa a ver la tele; que a muchos les ves que "la máquina" (el automóvil) supera sus capacidades y no saben que hacer, mas allá de frenar y frenar en cada curva o ir por el carril izquierdo "pisando huevos".,

Sean exigentes con un exámen que te permite llevar una máquina que es susceptible de matar, y no por culpa de la máquina en si no por la persona que la lleva entre manos,. Verán cómo disminuye la siniestralidad si dejan de dar "barra libre" para sacarse el carnet de conducir.

#3pepitogrillo123 | 16-04-2018 / 10:13
1

Este es un ejemplo claro de como en manos del puto PPartido podrido, mientras en el resto de Europa evolucionan en seguridad e incluso como Alemania tiene autopistas si límites de velocidad, en España retrocedemos en todo, en justicia, en libertad, en economía, en todo menos en corrupción que somos el primer país mundial, y aún hay BURROS que les votan, quizá les valla bien hoy,¿ pero y mañana a sus hijos?.

#4enserio | 16-04-2018 / 10:52
16

Mejores coches con altos niveles de seguridad, mejores carreteras y sin embargo la DGT propone bajar los límites de velocidad. La DGT parece una fracasada auténtica, ni sabe ni quiere mejorar la seguridad vial y casi únicamente se centra en el control de la velocidad que le proporciona ingresos y justificar nuevos inventos de caza al automovilista.

#5Pista para mi auto | 16-04-2018 / 11:04
7

Los políticos de este pais deberían aplicarse la máxima del que decía que el arte de cobrar impuestos consiste en desplumar al ganso sin que esté apenas grazne.

Restringiendo la velocidad solo aumentarían en número de "delitos" y "faltas", ya que la gente NO PUEDE pagar peajes, ya que se lo gasta en impuestos... Y a largo plazo se retraería la recaudación.

Por otra parte, las caoncesionarias de autopistas tienen que asumir que la vaca no da para mas. Si quieren, que presionen al gobierno para que aquellos que se pueden permitir pagar los peajes, puedan circular a mayor velocidad de la establecida actualmente. Quizá con una pegatina que idique que el coche está dotado de asistencias a la conducción, etc...

#6Sentido comun | 16-04-2018 / 11:50
9

En Espanya lo q salva de los accidnetes son las medidas de seguridad d elos coches mas modernos, y lo que mata la edad del parque. Sres politicos, mejoren el poder de compra de la gente y mejorara la siniestralidad.

#7CHUCHI | 16-04-2018 / 13:34
7

Esta ocurrencia ya la han puesto en práctica en diferentes ocasiones y lugares, en lo que conozco, después de un tiempo han vuelto al principio, eso sí, todo avalado por sesudos estudios donde los resultados eran muy favorables a la adopción de la medida, al ir todos explican la bondad de la medida, al volver no tanto, pero nadie se hace responsable ni paga por su error cuando la medida ha sido inútil.

La DGT por que no deja la velocidad tal como está y así todos nos ahorraríamos una pasta, subir o bajar 10 km con los vehículos y carreteras actuales, y más con los venideros, no tiene ningún sentido, a no ser el recaudatorio.


Blogs Ecomotor.es

Ver más noticias
Ver más noticias