¿Recuerda...? Los 20 mitos de la historia de la automoción

Pegaso Rabassada.

Dos millones ochocientos ochenta y cinco mil novecientos veintidós. Esta es la cifra de vehículos (industriales y de turismo) producidos en España en el año 2016. Casi tres millones fabricados en las 17 plantas de producción desperdigadas por todo el territorio nacional (Galicia, Castilla y León, Cantabria, País Vasco, Navarra, Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía y Madrid), y pertenecientes a nueve grandes grupos de la automoción (PSA Peugeot-Citroën, Nissan, Renault, Mercedes-Benz, Volkswagen, General Motors, Seat, Ford e Iveco).

Un 10% del PIB español está aportado por la industria de la automoción. Un 18% de las exportaciones totales de España proviene del mundo de las ruedas. Un 9% del empleo total sobre la población activa. 26.000 millones de euros recaudados por el Estado en concepto de tasas e impuestos en 2015.

España es el segundo fabricante de automóviles de Europa (detrás de Alemania y por delante de Francia, Italia y Reino Unido) y el octavo a nivel mundial. Cifras concluyentes de lo que supone el sector de la automoción en España. Y unas cifras que podríamos considerar récord... si echamos una mirada atrás, a la historia de una industria que, por motivos conocidos por todos, tardó bastante más en poder desarrollarse por las circunstancias políticas de mediados del XX en relación a las europeas.

Una vez más, para comprender el presente y prever el futuro, hay que mirar al pasado. En los próximos párrafos echaremos un vistazo a la historia de la automoción en España a través de 20 nombres propios y comunes que permiten resumir siglo y pico de la historia industrial de nuestro país.

La cuadra (1899-1901)

El empresario y militar Emilio de la Cuadra Albiol (1859-1930) fundó la primera marca de vehículos a motor en España, La Cuadra. Tras fichar al joven ingeniero suizo Marc Birkigt se diseñaron dos motores de dos cilindros, de 4,5 y 7 CV, para una producción de seis unidades. Pero llegaron los problemas financieros y la empresa suspendió pagos. Hoy se conserva un La Cuadra, al que se suele ver en el Rally de Coches de Época Barcelona-Sitges.

Hispano-Suiza (1904-1946)

Tras quebrar La Cuadra, Marc Birkigt (1878-1953) fundó Hispano-Suiza junto a Damià Mateu i Bisa y Francisco Seix Zaya, para la producción de coches de lujo, muy célebres en la época, con el rey Alfonso XIII como uno de sus usuarios más fieles. El éxito de los motores diseñados para aviones en la I Guerra Mundial enriqueció a la compañía, que vivió su época dorada en los años 20 y 30. Tras la Guerra Civil, la compañía se centra más en la fabricación de camiones, y en 1946 el Gobierno franquista nacionaliza Hispano-Suiza y la convierte en Enasa (Empresa Nacional de Autocamiones). En total, Hispano-Suiza fabricó cerca de 30 modelos.

Pegaso (1946-1990)

La empresa nacional Enasa creó la firma Pegaso para comercializar camiones y deportivos, aprovechando para estos últimos los recursos de la extinta Hispano-Suiza. Se fabricaron dos modelos, el Z-102 y el Z-103, de los que se derivaron versiones que hoy son piezas de coleccionismo muy codiciadas. Los camiones Pegaso son una parte vital de la historia del camión en España. En 1990 Enasa es vendida a Iveco (grupo Fiat).

Seat (1949)

Fundada por el Instituto Nacional de Industria, la Sociedad Española de Automóviles de Turismo cuenta con un 51% de participación estatal, 42% de varios bancos y un 8% de Fiat, de la que licencia sus productos. De la factoría de la Zona Franca de Barcelona salió su primer vehículo, el Seat 1400, en 1953, seguido del 1500. Tres años después comenzó la producción del mítico 600, al que siguieron otros iconos como el 850, el 127, el 124, el 131, 132, Ritmo, Panda, etc. La necesidad de recapitalización a finales de los años 70 provocó la huida de Fiat lo que llevó a la venta de Seat a Volkswagen en 1986. Hoy, la firma es una de las integrantes del Grupo Volkswagen, y sigue en plena forma con modelos de renombre como el Ibiza o el León.

Fasa Renault (1951)

Renault 5 Alpine.

Con la misma filosofía que la fundación de Seat, se estableció en Valladolid la Fabricación de Automóviles Sociedad Anónima para fabricar y comercializar los productos Renault en nuestro país. En 1953 se presentó la primera versión del Renault 4/4. En 1965 Renault amplió su participación hasta el 49,9%, para pasar a ser accionista principal en 1976, y dueño total en 2000. Coches míticos del fabricante francés en España fueron el R4, R5, el R7, el R8, el R12, R18, R25, Fuego, Laguna, etc. En la actualidad, Renault dispone de tres fábricas en España: Palencia y Valladolid (vehículos) y Sevilla (cajas de cambio).

Vespa (1952-...)

La motocicleta más famosa de la historia, la Vespa de Piaggio, también tuvo su historia española, pues en 1953 comenzó la producción para nuestro país en una fábrica en Madrid, que llegó a tener unos altos niveles de producción hasta su cierre en el año 2003.

Mercedes-Benz (1953, 1981)

Auto Union, la entente de cuatro empresas alemanas (Audi, DKW, Horch y Wanderer), fundó en 1953 una factoría de furgonetas para DKW en Vitoria, la cual fue adquirida por Mercedes en 1981 para convertirla en lo que es hoy: la segunda fábrica de furgonetas más importante de la firma alemana, y que entrega 125.000 unidades al año con sus 3.500 trabajadores.

Barreiros (1954-1969)

El nombre de Eduardo Barreiros (1919-1992) puede ser el más importante de la industria de la automoción española. Si no el inventor, sí fue el "precursor del diésel", con sus célebres motores de gasolina adaptados al gasóleo. Funda en Villaverde (Madrid) una factoría para estos motores y para la producción de vehículos industriales. En 1963 firmó un acuerdo con Chrysler para producir vehículos Simca y Dodge, hasta que en 1969 la firma norteamericana se quedó con la marca.

Seat 600 (1956-1973)

¿Qué decir del mítico 600? Nada menos que fue el vehículo que cambió la industria de la automoción en España, y el primer coche para gran parte de los españolitos. El diseño más querido por su autor, Pininfarina, se convirtió en un fenómeno social, a pesar de su diminuto tamaño, y hasta su cancelación en 1973 vendió más de 800.000 unidades.

Citroën Hispania (1958)

Citroën eligió la España en vías de desarrollo de los años 50 para expandirse a nivel internacional, y así nació la factoría de Vigo, la mayor fábrica del grupo francés en todo el mundo. El coche elegido para la inauguración de la planta de la Zona Franca de la ciudad gallega fue el mítico Citroën 2CV. En 1975, con la venta de Citroën a Peugeot, la factoría pasa a ser propiedad nominal del Grupo PSA, que completa su presencia en España con la factoría de Villaverde, en lo que fueron los cuarteles generales de la mítica Barreiros.

Santana (1961-2011)

La Metalúrgica de Santa Ana, con planta en Linares (Jaén), comenzó a fabricar todoterrenos con licencia Land Rover en los años 60, lo que hizo hasta 1989. En 1985, Santana se alió con Suzuki para producir los recordados Samurái, Vitara y Jimny. Diez años después, la Junta de Andalucía compró la compañía a Suzuki, y se desarrolló el recordado 4x4 Santana Aníbal, muy utilizado por el Ejército español. En 2011 se procedió a la disolución de Santana.

Cupos de importación (1964)

La exigencia de la legislación franquista a la hora de dar licencias para la fabricación de automóviles extranjeros (principalmente la obligación de que el 90% de los componentes del vehículo estuvieran fabricados en España) retrasó por un lado el desarrollo de la industria, pero también animó a muchas marcas a establecerse en España para poder cumplir con dicha obligación. Quizá por ello España es hoy el segundo fabricante europeo.

Authi (1966-1976)

Automóviles de Turismo Hispano Ingleses fue otra compañía española fundada para comercializar firmas extranjeras en nuestro país, en este caso las británicas Austin y Morris. A pesar de que los Minis son automóviles legendarios, no tuvieron una introducción fácil en nuestro país, aunque al cierre de Authi, en 1976, se habían fabricado 140.000 unidades.

Volkswagen (1966)

El Polígono Industrial de Landaben (Pamplona, Navarra) fue el lugar elegido por Authi para edificar su planta de vehículos ingleses. En 1985, la factoría fue adquirida por Volkswagen, que llevaba años chocando contra la legislación franquista para establecer sus bases en España, y hoy es una de las principales factorías del consorcio alemán en toda Europa.

Decretos Ford (1973)

El desembarco de Ford en los años 70 supuso un antes y un después en la industria de la automoción en España, pues las autoridades de los últimos años del franquismo elaboraron los llamados "decretos Ford", con los cuales se relajaba la legislación sobre la fabricación de vehículos de firmas extranjeras (en especial, la obligación de utilizar piezas manufacturadas en España, que pasó del 90 al 50%), para permitir la llegada de la firma norteamericana a Almussafes (Valencia). Tras Ford llegaron otras marcas casi en cascada.

Ford Fiesta (1976)

El mítico Ford Fiesta fue el ejemplo vivo de los nuevos tiempos que llegaban, tras la muerte de Franco, a la industria española en general y a la de la automoción en particular. El Fiesta, que ahora ya es cuarentón, pero que sigue en plena forma, fue el primer vehículo construido en gran escala en España... principalmente para la exportación. Se ponía así la primera piedra del actual estatus de España como segundo fabricante europeo y noveno mundial.

Nissan Ibérica (1980)

La relajación de la legislación a la hora de establecer base en España supuso una auténtica invasión nipona, con Nissan a la cabeza, que aterrizó en España recién estrenados los años 80 con la compra de la marca mejor posicionada en el mercado de vehículos comerciales: Ebro. El eslogan publicitario no podía ser más rotundo: Nissan. Los japoneses.

General Motors (1983)

El ejemplo de Ford fue seguido poco después por General Motors, para la que también el gobierno firmó su particular decreto. Y eso que la multinacional norteamericana tuvo que renunciar a parte de las subvenciones por su empeño en construir su planta en Figueruelas (Zaragoza), cuando al gobierno le interesaba más dicha localización en Cádiz o en Navarra. Comienza así la leyenda del Opel Corsa.

Volkswagen compra Seat (1986)

Con la liberalización del sector para las compañías extranjeras, Seat vio lógicamente subir su competencia y bajar su facturación. Hasta el punto de replantearse su futuro en forma de ampliación brutal de capital a la que no quiso acudir su nodriza histórica, Fiat, que vendió su participación (algo de lo que luego se arrepintió). Los alemanes, ojo avizor, no tardaron en comprar la firma española, que hoy es parte del conglomerado Volkswagen.

Ingreso en la CEE (1986)

No hace falta decir lo que supuso, para toda la industria española, el ingreso de nuestro país en la entonces Comunidad Económica Europea. Fue el toque final que necesitaba España para situarse como uno de los mayores productores de vehículos no solo de Europa, sino del mundo.

Iveco (1990)

Como ya hemos dicho, Fiat se arrepintió casi al instante de salir de Seat, por lo que se consoló, que no es poco, con hacerse con otra marca mítica, Pegaso (Enasa), que pasó a principios de los 90 a ser parte de la división comercial de la firma italiana, Iveco, que hoy cuenta con fábricas en Madrid (la de la antigua Pegaso) y en Barcelona.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios

2
#1Nh3 para españa | 04-04-2017 / 13:03
6

Somos un desastre. Leyendo el artículo te das cuenta de como nos hemos vendido al extrangero y no salvamos ni una sola de las empresas automovilisticas de origen nacional. Peseteros!!!! Paella, sol playa, camareros, chiringuitos, toros, futbol, messi... Eso es lo nuestro, la ciencia, la tecnología, la técnica eso de fuera, que lamentable.

#2MASCE | 05-04-2017 / 21:46
1

un paìs de quebrados

El Flash de EcoMotor
Ver todos

Blogs Ecomotor.es

Ver más noticias
Ver más noticias