Ecoaula

Educación financiera, ¿en casa o en el colegio?

Madrid

El 68% de los jóvenes de entre 18 y 24 años cree que necesita mayor formación para saber manejar sus finanzas.

El 46% de los mayores de 50 años no es capaz de ahorrar mensualmente y uno de cada 3 españoles considera que su economía doméstica está empeorando, según refleja el último Informe Europeo de Pagos de Consumidores publicado por Intrum, líder en gestión de créditos y activos. Concretamente, el 28% de los españoles vive en hogares en desahorro, es decir, aquellos cuyos gastos han excedido a sus ingresos en los últimos doce meses.

Esta tendencia se ve reflejada en diversos estudios que muestran que, actualmente, los españoles sólo ahorran cinco euros de cada cien, siendo la falta de conocimiento financiero lo que dificulta su día a día con las finanzas. Esta situación, analizada por Intrum, refleja que el 68% de los jóvenes de entre 18 y 24 años considera que necesita una mayor formación para saber manejar su economía doméstica.

"En las edades más tempranas es cuando los niños son más susceptibles para aprender hábitos financieros positivos. De ahí que sea necesario inculcarles en qué consiste el ahorro desde el mismo momento en que comprenden que una acción tiene una consecuencia", apunta Alejandro Zurbano, director general de Intrum en España.

Educación financiera, ¿en casa o en el colegio?

La escasa educación financiera trae consigo graves consecuencias como el sobreendeudamiento, la ausencia de ahorro o la ineficiencia en el manejo de las finanzas personales. Los españoles comienzan a ser conscientes de ello, según muestra el estudio de Intrum. Y es que, según se recoge en las entrevistas realizadas a más de 24.401 individuos de 24 países europeos, España se sitúa entre los seis países europeos donde más ciudadanos destacan el peso de la escuela a la hora de enseñar conceptos y técnicas básicas para la economía doméstica.

Concretamente, el 64% de los españoles otorga gran importancia a la escuela en esta materia, porcentaje que se mantiene en el caso Reino Unido. Cuatro puntos por encima se sitúan los portugueses, italianos e irlandeses (68%), mientras que Grecia (69%) y Hungría (70%) encabezan el ranking.

No obstante, "la educación financiera debe cruzar las barreras escolares y llegar a la población en todas las etapas de su vida. Si se adquieren conocimientos en la infancia, la sociedad podrá ir interiorizando nuevos hábitos adaptados a su edad y sus necesidades", explica Zurbano.

Precisamente por este hecho, para evitar que las futuras generaciones caigan en deudas o crisis como la de 2007, el 85% de los padres españoles dice enseñar a sus hijos conceptos básicos de economía. Una acción que sitúa a los españoles al mismo nivel que los padres alemanes o belgas, considerados como un ejemplo a seguir en el ámbito de las finanzas.

Sin embargo, según este estudio, los países en los que los padres se esfuerzan más por transmitir valores como la prudencia o el esfuerzo ligados a la cultura del ahorro son Austria y Hungría. En ambos países, el 92% de los progenitores afirma enseñar a los más pequeños todo lo que pueden sobre economía doméstica.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.