Ecoaula

Los estudiantes a través de E-learning se disparan en los últimos años

Barcelona

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación están teniendo efecto en todas las esferas de la comunicación, incluyendo la oferta de formación superior.

El E-learning permite estudiar en línea a distancia, una opción cada vez más explotada por los estudiantes. Según un informe de Eulalia Torras y Andreu Bellot, doctores de OBS Business School, el número de alumnos que optaron por cursar algún programa a través de Internet de forma semipresencial o no presencial superó los 6 millones solo en los Estados Unidos.

Sin embargo, además de los estudiantes, los directivos de las empresas también han experimentado un crecimiento en los últimos años con un incremento de la demanda de hasta un 74%. En los últimos años, una encuesta de Babson Survey Resarch Group también constató un crecimiento de un 3,9% este 2018 respecto al año anterior. Las razones por las que optar por la modalidad E-learning para cursar sus estudios también se han visto modificadas.

Según el Informe 2017 Online Education, el 72% de los estudiantes tenían un claro objetivo laboral, mientras que una tercera parte afirmó que esperaban cambiar de campo profesional, o complementar sus estudios sin perder su puesto de trabajo actual.

De hecho, las ventajas que ofrece esta modalidad también son realmente variadas, desde un acceso a una mayor oferta de programas educativos, mantener actualizados los conocimientos en la materia con la implementación de nuevos materiales de estudio hasta sacar partido de las nuevas tecnologías que la sociedad tiene actualmente disponible o conciliar la vida profesional, académica y familiar de una forma más eficiente y cómoda para el alumno.

Estas ventajas son el principal motivo por el que el mercado del E-learning sigue creciendo a un ritmo sostenido. En 2015, el tamaño de este mercado ya había superado los 165 millones de dólares, y la previsión es realmente optimista con un aumento medio de un 5% cada año hasta 2023 donde se deben haber alcanzado los 240 millones de dólares.

El último estudio de mercado realizado por Technavio, incluso, es aún más optimista. Prevén un crecimiento sostenido con una tasa compuesta interanual de hasta un 11,41%. Para este 2018, los retos principales a los que se enfrentará el E-learning serán la implementación de la realidad virtual y aumentada, el uso de asistentes inteligentes similares a los que usa Apple en sus dispositivos con Siri, el aprendizaje social o en juegos, así como el desarrollo de habilidades o competencias destinadas a mejorar la empleabilidad de los estudiantes como el trabajo en equipo. El gasto principal en E-learning fue de un 4,3% del PBI de los países de la OCDE en el año anterior, aunque el gasto público total que se dedicó en educación fue del 12,3%, por lo que el esfuerzo a la hora de realizar los presupuestos fue mayor. Esto también ha permitido disminuir la tasa de fracaso escolar. Un 70% de las personas de entre 25 y 34 años había conseguido alcanzar, como mínimo, la educación secundaria obligatoria. Una cifra que contrasta con los datos de 2016 donde un 29% de los estudiantes de este mismo grupo de edad apenas había podido conseguir el graduado escolar. El uso de nuevos formatos y metodologías para transmitir los conocimientos a los alumnos acabó jugando un papel totalmente fundamental para mejorar los datos en un espacio tan corto de tiempo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.