Ecoaula

Luc Theis: "Nos centramos en el binomio humanismo y competitividad para desarrollar nuestra estrategia"

  • Cuenta con una dilatada experiencia en la dirección de empresas multinacionales

Deusto Business School lleva 100 años en el Campus de Bilbao y 60 en el de San Sebastián siendo un referente en la formación integral de líderes empresariales. Luc Theis, luxemburgués, es el encargado de llevar a cabo "el fortalecimiento de los lazos de la escuela con el mundo empresarial, gracias a la estrecha relación con los alumnos y al apoyo y asesoramiento del consejo".

¿Cuál es la estrategia que estáis siguiendo en este momento en la escuela de negocios?

La estrategia siempre es a largo plazo, ya que es algo que decides, que consensuas, y que vas tirando durante años. Nosotros centramos toda nuestra reflexión, nuestros esfuerzos, nuestra actuación, alrededor del binomio humanismo y competitividad. El humanismo en mi opinión tiene tres fuentes, una fuente interior que es la ética, es decir, los valores que recibimos de nuestros padres, de nuestro entorno y que tiene que ver con la moralidad. Después tenemos la segunda fuente, que es la exterior, la sociedad que te obliga a ciertos patrones de comportamiento humanistas. Después hay una tercera fuente, que es la utilidad, es decir, ser humanista es útil o no internamente en mi organización. Nosotros creemos que las dos primeras fuentes son absolutamente útiles, muy importantes, pero creemos que donde poco se ha trabajado es en la utilidad del humanismo de cara a la competitividad.

Muchas personas en la sociedad, en el mundo educativo, en el mundo empresarial… cuando termina una conversación sobre humanismo, sobre valores, dice: "todo está muy bien pero también tenemos que ganar dinero", como si hubiera que elegir entre uno y otro. Nosotros creemos firmemente que no es un tema de elección, que justamente el humanismo es fuente de competitividad y que por tanto están perfectamente alineados. Considerando el humanismo como una necesidad y no como un objetivo.

Por lo tanto, centramos todo nuestro enfoque alrededor de este binomio, después podríamos decir que nuestras actividades son las típicas en una escuela de negocios: programas abiertos, programas en empresas, estudios, divulgación, y la cuarta pata la forman los foros, los encuentros, los diálogos…

¿Qué es lo que os hace diferentes o especiales frente al resto de escuelas de negocio?

Yo diría dos puntos: el enfoque del cual he hablado. A pesar de que nadie discute la importancia del humanismo, nosotros nos centramos en el cómo, no en el qué. La dignidad, el respeto es la esencia para llegar a la competitividad. El otro punto es que somos pequeños, y eso nos permite entrar mucho mejor en el contacto con el alumno, con el tejido empresarial, con las empresas y por lo tanto tener una comunicación mucho más directa, una relación mucho más profunda, entender mucho mejor las necesidades del alumno, de las empresas, responder a ellas… y también somos por eso capaces de crear un sitio de encuentro donde la intimidad genera confianza mutua y también genera redes de contactos y de relaciones mucho más intensas y menos superficiales, yo creo que esto es un punto clave. De ahí también nuestra ubicación geográfica.

Yo creo que son esas dos cosas y a lo mejor mencionar una tercera que sí que tiene su importancia, que es: dónde la escuela de negocios está recogida, en el sentido que formamos parte de una universidad generalista, integral y por lo tanto podemos aprovecharnos de conocimientos tan diversos como el derecho, ciencias empresariales, ingeniería, humanismo, humanidades, como filosofía, ciencias sociales, psicología… cosas que otras escuelas de negocios posiblemente no tienen. Nosotros sabemos integrar todos estos conocimientos.

También influye el sistema de valores, formar parte de una red de universidades de la compañía de Jesús, somos la escuela de negocios más antigua de España y quieras o no eso te da muchos accesos y por lo tanto no es el tamaño el que nos interesa, sino la influencia que podemos tener en la sociedad.

¿Cuál es el perfil de alumnos que tienen en este momento?

Como escuela de negocios, tenemos los grados, posgrados universitarios, entra el sistema de Bolonia, tenemos alumnos que hacen tesis doctorales… pero aquí sobre todo en Madrid lo que es la educación ejecutiva, la que se dirige a directivos, gerentes y a organizaciones, son personas normalmente que ya han pasado bastantes años en las organizaciones. Los más jóvenes tienen como mínimo 8, 9, 10 años de experiencia, y de ahí vamos hasta el final. Esto es el perfil de edad del alumnado.

Después depende dentro de todos los programas que hacemos, son programas de desarrollo, dirigidos a personas más jóvenes de altos potenciales, hay programas que son mucho más "inspiracionales", que son de conocimiento, que por ejemplo se llama "Frontera", y son grandes expertos que vienen y divulgan estos conocimientos a altos ejecutivos.

Depende un poco si son programas más de conocimiento frontero, más de inspiracionales, o si son programas más largos y realmente de formación como tal, de gestión, y eso te cambia el perfil. Pero básicamente, la mayoría de nuestro perfil son nacionales porque nuestro enfoque está en la organización aquí, en este territorio. Como digo, nosotros no nos enfocamos en el tamaño, por lo que realmente queremos es ir influenciando y tener esta red bien montada.

Tampoco creemos que en las ciencias sociales todo el conocimiento se genera en la propia universidad. Pensamos que se genera mucho en la empresa, en las organizaciones, que una nuestros fines, obligaciones o deberes y aspiraciones es recolectar estos conocimientos, abstraerlos, conceptualizarlos con el rigor académico para después re-inyectar en la sociedad.

Dado el componente humanista que tiene la organización, ¿las cuestiones de género como se sitúan aquí?

Yo creo que la cuestión de género es una cuestión de diversidad, es una cuestión de oportunidad, que como tal a nosotros no la vemos como un tema que esté en conflicto con cualquier cosa. Para nosotros un directivo sea hombre, sea mujer, sea español o sea extranjero, yo creo que simplemente enriquece la diversidad y enriquece el debate en las clases, y en las organizaciones debería enriquecer evidentemente también el posicionamiento competitivo. El alumnado que tenemos en grado es superior en alumnas que en alumnos. No obstante, en cuanto al término "techo de cristal", yo tendría mucho cuidado, porque a veces son las propias mujeres las que definen ese término a otras mujeres y yo lo he vivido. Mientras los hombres son los que dan alguna oportunidad, algunas mujeres las bloquean, es decir, no es un tema en el que la mujer tenga problemas solo por culpa del hombre. Por lo tanto, nosotros dependiendo del programa habrá más chicas que chicos, por ejemplo en el programa de emprendedores cada vez hay más mujeres.

Yo no estoy para medir las cuestiones sociales, yo estoy para hacer un programa, invitar a toda persona que le interese y que tenga las cualificaciones suficientes para realizarlo. Mis puertas están abiertas a mujeres, a hombres, a extranjeros, a gente de color, me da igual mientras tengan la cabeza bien puesta. Por lo tanto no voy a hacer estadísticas. Cuando escojo al profesorado, pienso en el o la más competente porque la calidad de la formación es mi responsabilidad.

Los pensamientos distintos no solamente vienen del género, también viene de la internacionalidad del profesorado, de las experiencias que tienen, de los intereses. Yo creo que nuestra obligación y nuestro objetivo es proponer esta diversidad al alumnado.

¿Habéis estudiado las motivaciones de los alumnos a la hora de venir aquí en el sentido de que hay muchas compañías que "obligan" a hacer esa reactualización de los directivos o son motu proprio esos directivos o directivas que vienen aquí a formarse?

Yo creo que hay siempre dos puntos de partida, el que parte de la persona que quiere formarse o para ponerse al día o para transformarse y cambiar la visión de su carrera profesional. Entonces toma la iniciativa, y se va a veces solo o con la empresa o también es la empresa quien toma dicha iniciativa. De aquí salen las necesidades pero no necesariamente tienen que salir las motivaciones.

Ojalá haya muchas más empresas que entiendan la formación ejecutiva como una oportunidad inmensa de cara a su futuro. A lo mejor no lo ven porque por desgracia muchas veces las empresas están encorsetadas en su corto plazo operativo. No es que no esté a favor de la renovación de la plantilla, sin embargo creo que prescindiendo de gente que lleva trabajando mucho tiempo en el sector, pierdes enormemente en experiencia acumulada en un negocio dado te da intuición, te da reflejos. También pierdes valor cultural, y con las dos cosas vas perdiendo sentimiento de propiedad, de pertenencia, el compromiso… Al final vas contratando freelance y entras en un mercantilismo. Curiosamente las empresas no quieren esta actitud mercantil, pero la aplican, por lo tanto yo creo que sí que sería muy bueno sobre todo que como se ven en los medios que la situación económica está mejor, pues que vean esto como una gran oportunidad de invertir en sus directivos a medio y largo plazo.

¿Vosotros como escuela estáis viendo cómo estamos saliendo de esa crisis económica?

Ves que vuelve esta preocupación porque muchas empresas se han vaciado de contenido, de conocimiento, se han apretado tanto que no tenían ni un minuto de tiempo para reflexionar, para pensar, y lo único que tenían claro era el "trabajo, trabajo, trabajo" del momento.

Antes mencionabas la parte de las necesidades de las empresas, ¿cuáles son en este momento las necesidades que están teniendo a nivel formativo, a nivel de talento?

Yo no creo que las necesidades como tal cambien con los tiempos. Creo que hay dos tipos de necesidades, la primera es la necesidad de toda la vida: los jóvenes poco a poco entran en puestos de responsabilidad, de jefatura, de liderazgo, y hay que acompañarles, enseñarles, educarles en ese abecedario. Es decir, el liderazgo es distinto que ser jefe, ser jefe es distinto que gestionar, que organizar… están todas las off skills de la escucha, la capacidad de confiar en alguien, etc. Por lo tanto hay toda una serie de cosas que siempre se repiten, van casi con el ciclo de vida. Evidentemente, las herramientas que les enseñas, las metodologías, los principios, pueden ir variando un poco, aunque dentro de esto siempre vuelven las cosas básicas que son las relaciones humanas.

Pero estas relaciones humanas anteriormente tampoco se han dado y las tendencias indican que ese tipo de soft skills son muy necesarias ahora y son lo que están demandando a pesar de que luego este tipo de cuestiones no las aprenden, ni las incorporan.

Bueno, ahí hay que hacer distinciones. Yo creo que las soft skills, las relaciones humanas, sí que se han visto en los programas en los últimos 40 años. Otra cosa después es saber cuál es el éxito de la misma empresa. Pero sí que se dan, a lo mejor de otra forma, hay jergas que cambian, pero el núcleo es básicamente lo mismo.

Después hay un segundo tipo que podríamos decir que son formaciones sobre temas que van surgiendo recientemente debido a la tecnología, a la globalización, ciberseguridad, digitalización. Es decir, todo lo que va con lo digital, que no es un tema novedoso, sin embargo, ha ido a tal velocidad esta evolución que parece nueva.

Pero aún existen empleos para la propia generación Z que no están creados.

Eso desde luego, pero hace 50 años se formaba a un dentista y ahí se acababa la historia. Hoy tienes dentista y muchas más especialidades que se han ido inventando. Por lo tanto vemos que siempre se han inventado profesiones pero el ritmo es mucho más alto y posiblemente en la época de nuestros abuelos, el abuelo estudiaba algo y mantenía esta profesión toda la vida, porque el ciclo de la profesión era igual o más largo que el ciclo de la vida humana. Lo que pasa hoy es que nuestro ciclo de vida se está alargando muchísimo y los ciclos de profesión se están acortando, por lo tanto esto da inseguridad porque sabemos que a lo largo de nuestra vida, cambiaremos de profesión varias veces. Yo vengo del mundo de la industria, era un ejecutivo y ahora soy un académico y no sé lo que seré dentro de tres años.

Otro tema por ejemplo es la gestión de la salud, la gestión sanitaria. Estuve hace poco en un funeral de la mujer de un compañero mío y me encuentro a otros ex compañeros y al decirme la edad que tienen, no me lo creo porque tenían pinta de tener muchos años menos. Llama la atención que antes cuando te jubilabas se decía que quedaban cinco u ocho años para disfrutar. Ahora, uno que se jubila a los 65 dice: "me queda quince años buenos como mínimo, si no me tumba una enfermera". En términos reales es así, es decir, ¿qué hacemos con el envejecimiento?, es un tema de salud y económico. Esto también ha existido durante toda la vida, pero es ahora cuando crece a nivel exponencial.

Un tema que viene con esto y que hoy en día se habla mucho son las pensiones, la seguridad social, claro, tú puedes ir buscando el dinero donde creas y donde quieras, pero si no hay nadie que pague al anciano la pensión, se acabó. Entonces, hay modelos de otros países que suben el número de empleo y su correspondiente valor añadido, eso significa subir el PIB de una forma sustancial. Es la única forma humana de hacerlo, y si tienes que traer extranjeros, los traes, si no tienes suficiente tasa de nacimiento, pero tienes que crear puestos que sean buenos, bonitos y caros.

Hablando de esos puestos buenos, bonitos y caros, ahora mismo, ¿cuáles serían las tendencias formativas en las que un profesional que ahora mismo está en activo quiera mejorar o un profesional que esté en paro o para mejorar ese nuevo empleo, es decir, si estudias esta área, encuentras trabajo fijo?

Eso creo que no es relevante. Yo tengo cinco hijos y lo único que les digo es que hagan lo que más les inspire.

Eso no es así, porque embellecer el alma está muy bonito, y estudiar algo que te emociona, pero la realidad no es así.

Hay que distinguir entre formación práctica y formación intelectual. Que hagan lo que quieran y que sean el mejor en lo que hagan. Después, mientras hagan estos estudios irán pensando, porque es muy difícil para un dieciocho añero saber lo que quiere, es muy complicado, salvo si es vocacional y la mayoría no es vocacional. Por lo tanto, haz lo que quieras y disfruta y saca matrículas. A medida que vas haciendo esto vas madurando y te vas enterando realmente lo que te gusta. También te enterarás poco a poco dónde encontrarás tu hueco, donde podrás darle valor a la sociedad y la sociedad te lo responderá. Hacer una cosa porque es fácil o hacerla porque no sabes qué hacer, no está bien.

Fácil no, que te de un trabajo asegurado. Hace poco yo estaba con controladores aéreos y tienes que pagar bastante caro la formación pero te dan un trabajo asegurado o hay profesiones en las que hay muchísima gente como es el caso del ámbito de la comunicación.

Sí, imagínate que la comunicación te encanta, pues estudias comunicación y después haces un máster a lo mejor en gestión de la comunicación, o en historia, o en otra cosa. Esto en mi época no podías hacerlo, porque elegías una licenciatura y no había formación posterior trasversal. Hoy hay muchos más puentes, por lo tanto, yo creo que no es tan importante. Por eso decía esto, que yo no creo que si no te encanta la historia, no estudies historia, hazlo. Es decir, yo creo que los estudios están montados de tal forma que como vas avanzando, sobre todo lo que tú misma has dicho, que las profesiones de mañana no están definidas, por lo tanto asegúrate que tu cabeza esté bien amueblada. Si pasamos a las profesiones prácticas, es básicamente lo mismo. Si estás en el ciclo FP, intenta tener cuantas más bases posibles mejor, para después que tengas esta flexibilidad también.

Los opositores se la juegan de verdad, por lo tanto son emprendedores y hay una cosa fundamental, que yo creo que es el tercer aspecto del futuro es la innovación y el emprendimiento. Yo creo que es un tema tan esencial por las razones que sean, posiblemente el estado de bienestar en el cual estamos, nos promueve o a veces congela la necesidad del emprendimiento. Lo que hablamos antes de las tres, cuatro, profesiones por lo tanto también en muchos puestos de trabajos distintos, o de múltiples puestos simultáneos. Por lo tanto el emprendimiento y la innovación son imprescindibles, es decir, tiene que ver con actitudes, con valores, con comportamientos que puedes aprender y después con técnicas. Yo creo que es una ciencia que se va desarrollando cada vez más. El emprendimiento en algunos países está muy arraigado en la sociedad y yo creo que en Europa y España lo tenemos que empujar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.