Ecoaula

Innovación y desarrollo educativo, clave del éxito de Hong Kong

  • Hong Kong también está atendido a la educación STEM.

Hong Kong, con una región administrativa especial, ha logrado despuntar en educación. De hecho, en el informe PISA de la OCDE, esta región cuenta con nueve de cada diez estudiantes de 15 años en niveles de excelencia en cuanto a nivel básico de competencias para ciencias, lectura y matemáticas. Con la vuelta de Hong Kong a China en 1997, su gobierno invirtió mucho en innovación y desarrollo educativo. El gasto total presupuestado del gobierno en educación en el 2016-2017 es 84.000 millones de dólares, representando un 17 por ciento del gasto total del gobierno.

Han mejorado la remuneración de los docentes y su formación. Asimismo, han reducido la metodología de memorización de los contenidos, muy frecuente en los países asiáticos hasta el momento. Las familias quisieron cambiar el método, pues habían estado sometiendo a sus hijos a una dura competencia (haciendo deberes hasta la medianoche) para ingresar y para mejorar en las escuelas. De la misma manera, los alumnos estaban insatisfechos y su motivación descendía. En el otro lado de la balanza, los empleadores también estaban insatisfechos con la calidad de los egresados y los veían poco preparados para el mundo laboral.

Por consiguiente, aumentaron las técnicas y pedagogía para que los alumnos aprendan los contenidos y obtengan una comprensión profunda de lo que están estudiando. También, han incrementado el pensamiento crítico en las aulas, así como, la aplicación de los contenidos a la hora de resolver problemas y una mayor libertad por parte de los alumnos para elegir las asignaturas en su currículo escolar.

El sistema educativo de Hong Kong ha sido y sigue siendo bastante distinto del resto del China, pero aún mantiene el enfoque británico. Tras las últimas reformas, el gobierno apoya con recursos, modificó el examen público, así como las admisiones universitarias, pero dejó el proceso de reforma a las escuelas.

El currículum ampliado y más flexible busca un mejor equilibrio entre los aspectos intelectuales, sociales, morales, físicos y estéticos, con mucho mayor énfasis en las habilidades transversales, incluidas las habilidades básicas, competencias relacionadas con la carrera, habilidades de pensamiento, habilidades de las personas, así como valores y actitudes. Algo que se podrá observar en la nueva prueba de PISA que realizarán todos los países asociados para medir competencias globales, no sólo centradas en matemáticas, ciencias o lectura.

La educación en la región es gratuita hasta los 12 años y cuentan con tres tipos de escuelas, las que dirige el gobierno, las subvencionadas íntegramente por el gobierno con dirigentes voluntarios y escuelas privadas que reciben, a veces, asistencia financiera por parte del gobierno.

Además, hay 51 escuelas internacionales (incluyendo 15 escuelas operadas por la English Schools Foundation), ofreciendo currículos no locales, principalmente para niños extranjeros que residen en la ciudad.

Según un informe de HSBC de 2016 titulado El valor de la educación –para hablar sobre la cantidad de dinero que invierten los padres en un educar a un niño, dependiendo del país–, las familias de la región cantonesa invierten alrededor de 132.161 dólares. Los padres invierten una media de 44.211 dólares (desde la infancia a la universidad, incluyendo tasas, matrículas, libros, material, transporte y en la universidad también alojamiento). Le siguen las familias de Emiratos Árabes Unidos (99.378 dólares) y Singapur (70.939 dólares). Los padres están dispuestos a invertir tiempo y dinero para ayudar a sus hijos a tener el mejor comienzo en la vida.

Además, la mayoría de los principales periódicos de la región cantonesa tienen páginas de educación que tratan a diario debates sobre políticas y disputas en las escuelas. Algo que incrementa la competitividad entre las escuelas y en la sociedad. Esta región está mostrando a la China continental en muchas otras áreas cómo tienen que hacerse las cosas para seguir creciendo. Ellos defienden un sistema multilateral de comercio, principios de no discriminación, sin aranceles sobre las importaciones, sin subvenciones a las exportaciones y sin condiciones para las empresas extranjeras y locales.

Hong Kong también está atendido a la educación STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), de hecho, el Buró de Educación proporcionó en 2017 a cada escuela secundaria pública un subsidio único de 200.000 HKD (21.449,51 euros) para facilitar la implementación de programas escolares relacionados con estas materias y, de este modo, reducir las reclamaciones de empleadores locales en el sector de la tecnología que se han quejado de la dificultad de encontrar estudiantes locales con talento.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado