Ecoaula

En el futuro habrá huevos sin gallinas y los insectos formarán parte de nuestra dieta

En el futuro podremos imprimir nuestra propia comida, tomaremos fruta encapsulada y hasta los envases serán comestibles. Y al mismo tiempo será preciso trabajar para mantener un planeta vivo y sostenible ya que "la única especie que puede amenazar la existencia de los humanos es la humana"

Éstas son algunas de las cuestiones que los investigadores Eugenia Venturini, tecnóloga y coordinadora de la Planta Piloto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, y José Ignacio Canudo, paleontólogo y director del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza, han debatido hoy con 300 niños oscenses de 6º de Primaria dentro de la actividad "Unizar Kids", que ha tenido lugar en la Facultad de Empresa y Gestión Pública del campus de Huesca, en un acto inaugurado por su vicerrector José Domingo Dueñas.

La jornada, a la que ha asistido también la directora provincial de Educación, hapermitido crear debates intensos entre los científicos y los alumnos de los colegios El Parque, Juan XXIII y Pedro J. Rubio de Huesca y del Monte Corona de Sabiñánigo durante las dos sesiones --150 asistentes en cada una—.

"Unizar Kids", con el lema ¿Cómo será la vida en 2075?, va dirigida a 900 niños de sexto de Primaria de 15 colegios de Aragón y está organizada por la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Zaragoza y el Programa Ciencia Viva del Gobierno de Aragón y cofinanciada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

La sesión de hoy ha originado decenas de interrogantes: ¿Cómo será la comida que nos alimentará en el 2075? ¿Habrá suficiente para alimentar de forma sostenible a más de diez mil millones de personas? ¿Cómo será el ser humano del futuro? ¿Se extinguirán buena parte de los seres vivos que viven hoy día debido a los cambios ambientales de la actualidad?

¿Las plantas darán lechugas troceadas y en bolsas?: Los alimentos que nos esperan

En el futuro habrá huevos sin gallinas, se podrá fabricar una hamburguesa a partir de unas pocas células, dispondremos de alimentos nuevos y los insectos formarán parte de nuestra dieta. Así lo ha explicado Mª Eugenia Venturini, profesora titular de Tecnología de los Alimentos, a 150 niños oscenses en la primera sesión de Unizar Kids.

En las últimas cinco décadas las tecnologías y los nuevos hábitos de vida han cambiado enormemente nuestra dieta. En un futuro próximo la población mundial alcanzará los 10.000 millones de personas y algunos recursos naturales se agotarán. En su opinión, el futuro en la alimentación pasa por lograr un equilibrio entre la calidad de los alimentos y una producción sostenible que sea capaz de atender a una población humana creciente. Los alimentos sintéticos, las necesidades alimentarias de una población humana que cruzará la barrera de los diez mil millones en pocos años, una producción sostenible de los alimentos, fuentes alternativas de alimentación son algunas de las cuestiones que se han debatido debatido durante la sesión de más de una hora.

¿Desaparecerán los humanos de la Tierra? La evolución de las especies a través de la Paleontología

Por su parte, el catedrático José Ignacio Canudo ha debatido con los escolares de Primaria sobre cómo se puede inferir la evolución futura del ser humano y de otras especies a partir de las reconstrucción de la historia de la vida realizada por los paleontólogos, o los peligros que los cambios ambientales suponen para la fauna y flora de la actualidad en la segunda sesión oscense que se ha celebrado a partir de las 12h con otros 150 niños.

La vida desde que apareció en la Tierra está en continuo cambio y las interacciones con sus ecosistemas van seleccionando los organismos con mayores probabilidades de supervivencia. Gracias al registro fósil, los paleontólogos han podido reconstruir cómo ha sido el proceso de evolución de los distintos grupos de organismos en el pasado. Todo este conocimiento de la historia de la vida en la Tierra ha constituido el punto de partida para proponer diferentes hipótesis acerca de cómo será la evolución futura de los organismos que pueblan hoy día nuestro planeta, incluyendo la del propio ser humano.

Los niños han tomado la palabra y han proyectado su fantasía hacia el futuro del conocimiento científico con decenas de preguntas, que iban desde la modificación genética hasta a qué sabría un dinosaurio, intercaladas con otras más inquietantes sobre un futuro incierto y catastrófico: ¿Un mundo sin más animales que los de los zoológicos? ¿Mares arrasados y sin vida debido a la sobreexplotación y la contaminación? ¿Seres humanos condenados a buscar nuevos horizontes más allá de nuestro planeta? José Ignacio Canudo, investigador principal de Aragosaurus, les ha instado a trabajar para mantener un planeta vivo y sostenible.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias