Ecoaula

El presidente de CRUE afirma que las universidades catalanas "funcionan con normalidad" pese a la "división política"

  • "Un historiador es independiente, muere por la objetividad y la ecuanimidad"

El nuevo presidente de CRUE Universidades Españolas, Roberto Fernández, ha afirmado en una entrevista concedida esta semana a Europa Press que "hay división sociológica y política en la Universidad" en Cataluña entre el alumnado y profesorado, pero que esto "no está impidiendo que funcione con normalidad".

El también rector de la Universidad de Lleida desde hace siete años ha subrayado que en el sistema universitario catalán "también hay ese cuarteamiento que existe en las familias y amigos" y que negarlo, "es como decir que no existe el cambio climático".

Fernández ha apuntado que su equipo rectoral está compuesto por 13 personas "de todas las sensibilidades del arco parlamentario catalán", pero que, en política universitaria, se ponen "perfectamente de acuerdo" y que esto tiene que servir de "ejemplo" en Cataluña.

El presidente de los rectores, catedrático de Historia Moderna, asegura que desconoce si existe adoctrinamiento en Primaria y Secundaria en el sistema educativo catalán: "No estoy en las clases ni he analizado los libros de texto. No puedo opinar sobre algo que no conozco".

Sin embargo, ha asegurado que en el ámbito universitario "la inmensa mayoría de los profesores de Historia son científicos" y no llevan a cabo "ningún proceso meditado ni organizado de adoctrinamiento" y que las discrepancias entre ellos son "científicas". "Puede haber que alguien en una clase se deslice o que alguien se deslice siempre, pero ¿Cómo no lo va a haber con cientos de miles de personas?", ha apostillado.

"LA MANIPULACIÓN SE COMBATE CON CIENCIA"

Sobre la manipulación de la Historia por parte del independentismo catalán, Fernández ha argumentado que esto es un "mal universal" y que "desde Mesopotamia hasta la actualidad hay una tentación permanente por quienes detectan el poder o quieren conquistarlo de poner las manos en el pasado para legitimar sus propuestas de presente y de futuro".

A su juicio, la manipulación se combate con ciencia y deontología profesional. "Un historiador es independiente, muere por la objetividad y la ecuanimidad", ha subrayado, para añadir que tiene que ser un "buen profesional" para poner todo su conocimiento en los pupitres de los alumnos "sin manipular ni tergiversar".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado