Distribucion

Muere Mario Migueláñez, heredero del imperio de las chucherías, en un accidente en Rusia

Mario Migueláñez, en una foto de archivo.

Mario Migueláñez, dueño de la empresa de dulces Grupo Migueláñez, falleció ayer martes tras sufrir un accidente Rusia mientras practicaba caza de alta montaña, según ha comunicado la propia compañía.

El empresario se encontraba en las montañas del Cáucaso ruso, practicando "su afición favorita", según señala la empresa. Desde Club de Caza señalan que 'Short Magnum', como se conocía a Migueláñez en los círculos venatorios, se precipitó al vacío, falleciendo a causa de la caída, mientras buscaba dos de las piezas más esquivas de conseguir, el tur del Cáucaso y el tur de Kuban.

Mario Migueláñez era director general de la compañía desde 1994, cuando relevó a su padre, fundador de la compañía que lleva su nombre, y que continúa una saga familiar vinculada al dulce desde principios del siglo XX, con una panadería en Lastras del Pozo (Segovia).

En la empresa desde 1994

Licenciado en Empresariales, Recursos Humanos y Marketing por la Universidad de Saint Louis en Misuri (Estados Unidos), Mario Migueláñez se incorporó a la empresa familiar en 1994.

Corrían por entonces tiempos difíciles para la empresa. Y es que la crisis de 1991 le pasó factura, hasta el punto de que los Migueláñez se vieron obligados a vender todo lo que tenían para seguir adelante con el negocio y a reducir su plantilla de 300 a 30 trabajadores.

Al fuerte ajuste económico se unió la vuelta a España del primogénito de Onésimo Migueláñez y Soledad Martín, quien apostó por revitalizar la compañía haciendo de la innovación su bandera. Fue entonces cuando la firma empezó a lanzar nuevas líneas de producto. Líneas que con el tiempo se han transformado en marcas.

A día de hoy, Migueláñez, que da trabajo a más de 400 personas -entre empleos directos e indirectos- tiene cinco marcas: Migueláñez, la más conocida por el consumidor; Migueláñez Chocolates, creada para distinguir la oferta de bombones y chocolates de la tradicional especialidad de la firma; MGZ, para la exportación; Picotadas, para snacks salados y frutos secos; yMigueláñez Celebraciones, que agrupa productos para fiestas y eventos, como piñatas y regalos con chuches.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

Usuario validado en elEconomista.es
embeas
A Favor
En Contra

Mejor no comentar los mensajes anteriores, solo falta que alguien diga q se joda el empresario ricachon. En fin ha muerto un SER HUMANO. D.E.P

Puntuación 1
#1
fernan
A Favor
En Contra

Fascinante. Fallece un hombre y todos los comentarios son criticandolo por estar de caza.

No he cazado en mi vida, no me gusta el maltrato animal. No lo conocí ni creo que ninguno de los que aquí escribe tampoco.

Lamento leer tantas tonterias. Es increible entrar a pasear la humanidad de uno alegrandose por la muerte de otro solo por estar cazando.

DEP

Puntuación 1
#2
Paz animal
A Favor
En Contra

Descanse en paz...tanta paz como deja

Puntuación 0
#3
paco
A Favor
En Contra

ahora cazarás en el cielo,mientras invitas a los ángeles a chuches.D.E.P.

Puntuación 0
#4
IÑAKI
A Favor
En Contra

ya estamos con los putos ecologistas, ¿ vosotros no matais animales pero alguien lo hace para vosotros ¿ o no comeis pollo, cerddo etc? alguien los engorda cruelmente en poco tiempo y antes de que revienten los matan para darnos de comer, hipócritas

Puntuación 0
#5