Encarado y cabeceado

Operaciones mecánicas para orientar el billete a una determinada posición. Se entiende por encarado la operación que coloca los billetes con su anverso hacia arriba, mirando al observador. Una vez encarados, el cabeceado de los billetes consiste en poner la zona no impresa de la marca de agua a la izquierda y el motivo principal impreso a la derecha. El sentido histórico de estos términos viene de que, tradicionalmente, los billetes llevaban un retrato en su anverso, por lo que el encarado consistía en poner todos los retratos de cara, mirando al observador, y el cabeceado, con la cabeza del retrato hacia arriba. En los billetes en euros no hay retrato, pero cumple una función análoga el motivo principal de su anverso (puertas y ventanas). El tratamiento en máquinas de los billetes se favorece si estos están orientados.

Origen: Banco de España

Términos