?

Contenido desarrollado para

MOVISTAR

Cloud y ciberseguridad: dos tecnologías inseparables para sobrevivir en el mundo digital

Las empresas españolas se ven obligadas a protegerse de unos ciberataques que les costaron 14.000 millones de euros solo el año pasado. La nube y las soluciones de ciberseguridad se yerguen como tecnología clave para su supervivencia

Content Factory

Compartir

Las compañías de nuestro país, dentro de la marea de digitalización que afecta a todo el mercado español, han empezado a digitalizar sus procesos y herramientas de negocio. Una transformación cuyo objetivo es adaptarse a las nuevas formas de consumo, un proceso continuo que requiere estar actualizado constantemente y en el que han aparecido nuevas amenazas que no cesan de mutar.  Según un estudio de IDC Research España, al menos un 40% del PIB europeo se habrá digitalizado en 2021 y la inversión en tecnologías de la información alcanzará en nuestro país los 49.500 millones de euros. En paralelo, los daños del cibercrimen en España volvieron a ser millonarios el año pasado y a las empresas les costó 75.000 euros de media cada ataque.

El cloud se ha convertido aquí en una poderosa palanca de desarrollo para miles de negocios, porque pone a disposición de las pymes tecnologías que, hasta el momento, eran el coto exclusivo de caza de las grandes empresas. Las pequeñas y medianas empresas ahora pueden proteger mejor sus datos (la nube es más segura que las infraestructuras locales), acelerar sus procesos internos y ajustarse con ello al ritmo vertiginoso que les exige el mercado sin necesidad de grandes inversiones.

Esta tecnología permite a las compañías adaptarse con más facilidad a los cambios, es por ello que cada vez se digitalizan más procesos a través de aplicaciones de contabilidad, gestión de los gastos o de firma documental en la nube, donde los datos de los clientes se alojarán de manera segura en servidores virtuales. Además, el cloud les permitirá contratar paquetes de infraestructuras tecnológicas a medida.

Todo ello se traduce en una mayor flexibilidad a la hora de ampliar el negocio, adaptarlo a los desafíos internos o externos y, si hace falta, darle un vuelco hacia un modelo distinto y prometedor. El cloud es el mejor amigo de la disrupción. Ser más flexible es ser más eficiente y suele suponer un ahorro en costes. Las empresas lo saben, lo avala el hecho de que la inversión en tecnología en la nube vaya a aumentar en nuestro país un 11% este año según las predicciones de IDC Research España.

Protegerse o morir

Pero las oportunidades que ofrece la era digital no solo las ven las compañías, sino también los piratas informáticos. Los costes que genera el cibercrimen continúan aumentando año tras año. En España, las empresas en su conjunto tuvieron que afrontar 14.000 millones de euros en daños por ciberdelincuentes el año pasado.

No solo hablamos de dinero: la información es uno de los grandes pilares de cualquier negocio, sufrir un robo de datos en su base de clientes puede suponer la pérdida de clientes, ingresos, una erosión de su imagen pública e incluso la quiebra de la empresa.

La nube es el primer paso para tener los datos en un servidor de confianza, protegido y debidamente duplicados (con un respaldo adecuado en caso de pérdida), pero no lo es todo. Es imprescindible que las empresas cuenten con una estrategia conjunta que permita que la nube y la ciberseguridad trabajen de la mano para hacer frente a las nuevas amenazas que les acechan en la era digital.

Las principales ciberamenazas para las pymes

Cloud y ciberseguridad: dos tecnologías inseparables

Existen amenazas de muchos tipos, pero quizás una de las más actuales consiste básicamente en introducir un malware en el equipo de la víctima para bloquearlo y encriptar sus archivos. La empresa no puede acceder a datos vitales y el atacante, si quiere, se los apropia desde cualquier lugar del planeta. Normalmente, se pide un rescate para liberar los archivos. Un secuestro en toda regla. Otro tipo de bloqueo es el que llevan a cabo los ‘hacktivistas’ con los ataques Ddos, con los que suspenden el funcionamiento de las web corporativas hasta que los autores del delito decidan que han cumplido sus objetivos.

Sin embargo, la fuga de información es la amenaza más común de todas, puede darse debido al espionaje industrial o a la imprudencia o descuido de un empleado que pierde un ordenador, móvil o tableta con acceso a datos de la empresa. ¿Y los más novedosos? Los llamados ataques Zero Day, que explotan las vulnerabilidades de un sistema y no son reconocidos aún por las soluciones de seguridad. Es la innovación en el cibercrimen.

La nube y la seguridad: un binomio indisoluble

Ante esto, lejos de aislarse, las empresas necesitan explotar al máximo las oportunidades que brinda la digitalización para mejorar su negocio. Lo deben hacer trazando un plan de ciberseguridad a su medida desde el primer momento. Para ello, propuestas como Digital1st de Movistar ofrecen a las empresas la creación de una estrategia conjunta para acercarles todas las ventajas de la tecnología de manera sencilla, adaptada a sus necesidades y con niveles de seguridad elevados para protegerles de cualquier tipo de amenaza.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Movistar. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.