Cataluña

Caprabo reforma 60 supermercados para mejorar su competitividad

  • La cadena de supermercados renueva el 20% de sus tiendas
  • Ya ha transformado 16 tiendas en Barcelona y alrededores
  • El objetivo de esta acción es ganar clientes y eficiencia
Supermercados reformados de Caprabo. Foto: EE
Barcelona

Caprabo ha puesto en marcha un plan de transformación por el que acabará el año con 60 supermercados reformados para hacerlos más atractivos para el consumidor y ganar competitividad.

La compañía ya ha renovado 16 locales en Barcelona y en otras poblaciones como Sant Pere de Ribes, Sant Joan Despí, Sant Cugat del Vallès y El Prat de Llobregat, que han visto incrementadas sus ventas en un 10%.

La nueva generación de supermercados pretende recoger las últimas tendencias de mercado y hábitos de consumo en el sector de la alimentación, así como aumentar la cobertura de nuevas necesidades alimentarias.

La marca propiedad de Eroski desde 2007, que tiene 325 puntos de venta, quiere recuperar los valores tradicionales del supermercado de proximidad a través de sus nuevos locales, apostando por la alimentación saludable y un mayor peso de la cosmética natural y ecológica.

Uno de los aspectos que pretende potenciar es la especialización en los productos frescos, con formación a sus empleados y con el aumento del porcentaje de proveedores locales.

La renovación de los espacios traerá consigo una actualización de la imagen de la marca con colores cálidos y una mayor luminosidad en las tiendas, a la vez que una mejora en la eficiencia energética.

Caprabo, con más de 50 años de trayectoria, obtuvo una facturación de 1.106 millones de euros el año pasado, y unos beneficios de 11 millones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.