Castilla - La Mancha

UGT pide que ningún trabajador en C-LM tenga un salario inferior a 1.000 euros al mes

  • "Los trabajadores están sufriendo amplificados, los efectos de la pérdida de poder adquisitivo"
UGT pide que ningún trabajador en C-LM tenga un salario inferior a 1.000 euros al mes.

UGT CLM considera necesario aplicar en Castilla-La Mancha los criterios del pacto salarial del IV Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) "para que ningún trabajador tenga un sueldo inferior a 1.000 euros al mes y revertir las medidas más agresivas de la reforma laboral, para mejorar la calidad del empleo", porque en la región, "los trabajadores están sufriendo amplificados, los efectos de la pérdida de poder adquisitivo".

Así lo ha asegurado el secretario general de UGT CLM, Carlos Pedrosa, tras conocer el Índice de Precios al Consumo (IPC) del mes de agosto, que en el resultado interanual ha crecido tres décimas por encima de la media nacional, al tiempo que se ha mostrado especialmente preocupada por la evolución del precio de la luz y "por los efectos que en nuestros pensionistas tiene la evolución de las pensiones"

Para Carlos Pedrosa, "los trabajadores de la región han pagado el precio de la crisis con pérdidas de empleo, de derechos laborales y una profunda devaluación salarial y además se han visto abocados a ahondar en la pérdida de poder adquisitivo también a través de la continua evolución desbocada de los precios de la electricidad", ha informado UGT en nota de prensa.

Para el secretario general de UGT CLM, "resulta evidente que la formación de precios de la electricidad en España necesita una modificación en su regulación, puesto que la electricidad es un bien de primera necesidad y no se puede permitir que registre subidas continuas, sin sujeción a criterios de ningún tipo".

Por otra parte, el sindicato se ha hecho eco de la Encuesta de Costes Laborales del mes de agosto, que arroja que los salarios en Castilla-La Mancha se incrementaron solo un 1,8 por ciento durante 2017; con un PIB creciendo en torno al 3 por ciento y el promedio general de crecimiento de los sueldos, en comparación con el año anterior, es de "apenas una décima".

Castilla La Mancha con 20.422.72 euros por trabajador, es una de las autonomías con los sueldos más bajos del país, concretamente "la séptima por la cola; solo por delante de Castilla y León, Andalucía, Galicia, Murcia, Canarias y Extremadura", señala UGT.

Y en la negociación colectiva, hasta el mes de agosto, la subida salarial media de los convenios se sitúa en el 1,65%. Mientras, el IPC sigue creciendo a un ritmo mayor, "es evidente que lo que está provocando es una pérdida de poder de compra", ha resaltado Carlos Pedrosa. Con estos datos, la evolución del poder adquisitivo de los asalariados "empeora mes a mes en 2018, a pesar de que nuestra economía se encuentra en plena fase expansiva y las empresas están obteniendo beneficios muy elevados".

Por ello, "la evolución de los precios y de los salarios refleja la necesidad urgente de aplicar las medidas contenidas en el pacto salarial del AENC", ha explicado el responsable de UGT, ya que "en momentos de crecimiento económico no tiene sentido que los salarios continúen perdiendo poder adquisitivo y que el empleo creado alcance las mayores cotas de precariedad".

Para Carlos Pedrosa, en nuestra región "los empresarios están obligados a cumplir con los términos recogidos en el AENC" y, consecuentemente, "trasladar a los convenios sectoriales incrementos de al menos el dos por ciento, con uno por ciento adicional siempre que sea posible". Se trata de reducir la desigualdad generada durante los años de devaluación salarial y de reducir la pobreza laboral, que han aumentado especialmente en Castilla-La Mancha, ha concluido.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.