Castilla - La Mancha

Los inspectores de juego y apuestas de Castilla-La Mancha tendrán la consideración de agentes de la autoridad

  • Según ha manifestado Nacho Hernando
Nacho Hernando. Foto: elEconomista.

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado un decreto por el que se regulan las facultades de los inspectores de juego y apuestas en la región, atribuyéndoles consideración de agentes de la autoridad.

Así lo ha puesto de manifiesto el portavoz del Ejecutivo regional, Nacho Hernando, durante la rueda de prensa para dar cuenta de los acuerdos aprobados esta semana en el Consejo de Gobierno.

"Es una nueva normativa que responde al compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha de poner más recursos que garanticen la defensa del orden público y la salud pública de las personas en la región", ha explicado.

Una defensa que se ha tenido que fortalecer -ha manifestado- ante el incremento del número de locales de juego y la irrupción de las nuevas tecnologías en este tipo de actividades.

Las funciones de inspección y de control que se establecen en este reglamento van a ser ejercidas por un cuerpo de funcionarios habilitados por la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas.

Este cuerpo, del que se han creado recientemente dos plazas de inspectores, va a colaborar también con la Administración del Estado.

Estos inspectores, entre otras decisiones, podrán poner infracciones recogidas en la Ley del Juego y las Apuestas de Castilla-La Mancha que prevé multas de hasta 3.000 euros para las infracciones leves, de 3.000 a 6.000 para infracciones calificadas como graves y de 6.000 a 600.000 euros para las infracciones muy graves.

También esta ley contempla la suspensión temporal de la autorización concedida, el cierre del local o la inhabilitación del titular por un período máximo de un año.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.