Busco una patente

Publicado por en Empresas, Tecnología.

En los inicios de internet quien registraba un buen dominio podía decir que se estaba asegurando la jubilación. Muchos recordamos cómo en 2009 se pagaron cerca de 16 millones de dólares por www.Insure.com, o cómo otros más evidentes, como www.sex.com, se vendieron en 2006 por 14 millones de dólares. Y así hubo muchos más ejemplos en una etapa dorada que difícilmente volveremos a vivir.

Lo que ahora supone un campo virgen es el mundo de las patentes, donde los más inteligentes van a poder hacer su agosto particular. Amazon ha iniciado recientemente una selección de personal centrada en encontrar talento a lo largo del mundo que sea capaz de «identificar y evaluar las oportunidades estratégicas de adquisición de patentes y licencias».

Evidentemente, esto no es como entrar en Acens, buscar un dominio, ver si está libre y comprarlo. Va a costar un poquito más de esfuerzo y mucho más dinero, aunque supone una vía de negocio que está siendo muy productiva para grandes dinosaurios como Kodak, que en un entorno en el que todo se le ha puesto en contra parece que la única manera de sacar algún beneficio a su pasado glorioso es negociando con los gigantes de internet la venta de sus miles de patentes.

La guerra de patentes que están viviendo las grandes compañías puede hacer que un producto estrella como el iPhone vea su día sí y día también. La patente es un derecho otorgado por el Estado a un inventor con una duración de veinte años para impedir que terceros hagan uso de ese desarrollo personal y proteger el esfuerzo, la inversión e incluso la innovación que ha reflejado en su invención. El problema radica en el sector de las empresas tecnológicas, donde se evoluciona muy rápidamente y en el que, si se esperan 20 años para adoptar una tecnología ya patentada, se puede desaparecer sin remisión.

Motorola, propiedad de Google, tiene una demanda de Oracle y otra más de de Microsoft. A su vez, Motorola ha demando a Oracle. Ya estamos uno a uno. Nokia demandó a Apple por violar ―nada más y nada menos― diez patentes, y Apple respondió con una demanda por otras veinte patentes. Ya de paso, esta última se lanzó contra Samsung y logró que un juez alemán bloqueara en Europa la venta de su Smartphone estrella durante unas semanas. Podríamos seguir con Facebook, Yahoo, IBM…

Estas batallas se ganan por volumen. El que tenga un mayor número de patentes de diferentes temáticas podrá defenderse mejor ante los tribunales y mantener su producto en el mercado. Y no solo eso: podrá beneficiarse del alquiler de sus patentes, como hace Google con beneficios que rondan los 3.000 millones de dólares anuales. Otros, quizás más precavidos, no se atreven a compartir sus patentes y prefieren salvaguardarlas, como es el caso de Apple.

La guerra de las patentes produce grandes beneficios antes, durante y después de la demanda. Se estima que este mercado mueve anualmente 50.000 millones de dólares, y es un sector que está en alza. Solo en Estados Unidos, entre 2005 y 2010 hubo 45.000 demandas por vulneración de patentes.

Si Amazon está buscando talento para comprar patentes que protejan sus futuros lanzamientos, no estaría mal aprovechar estos días de supuesto asueto para indagar en los archivos internacionales o para preparar un máster en propiedad intelectual e iniciar la defensa de futuros pleitos. Por una u otra vía, el futuro está asegurado.

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

3 comentarios a “Busco una patente”

  1. Miguel Angel

    Gracias Alejandro. Con las patentes, las empresas protegen su innovación, detrás de la cual existe un esfuerzo de años de investigación para crear productos que puedan marcar tendencias; con ellas pretenden proteger la inversión realizada. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando detrás de una patente no hay innovación, sino simplemente una gran compañía que puede permitirse el lujo de comprar las patentes (Kodak vende patentes, Amazon quiere comprar, …)?. ¿Cómo deja esto a las compañías más pequeñas que desean hacerse un hueco en el mercado y deben innovar?

    Responder
  2. luis león

    Hola Alejandro! Disculpa si el siguiente comentario no es el apropiado o no encaja dentro dentro de tu contexto.
    Por lo que deduzco del comentario SUMANDO IDEAS, creo muy interesante exponer lo siguiente: tengo una patente relacionada con el Aeromodelismo. Es algo muy innovador y único que, a buen seguro tendrá aceptación.
    Se ha solicitado PCT por lo que se pueden seleccionar cualquiera o todos los países que ampara este sistema.
    La duda es crear una empresa o intentar comercializarla.
    El proyecto tiene todas las garantías de aceptación.
    Ruego cualquier información o ayuda que pudieras considerar oportuna.
    Muchas gracias por la atención y mis mas cordiales saludos. Luis León
    Estoy un poco perdido en cuanto a comercializarla o bien crear empresa

    Responder
  3. luis león

    Hola Alejandro! Disculpa si el siguiente comentario no es el apropiado o no encaja dentro de tu contexto.
    Por lo que deduzco del comentario SUMANDO IDEAS, creo muy interesante exponer lo siguiente: tengo una patente relacionada con el Aeromodelismo. Es algo muy innovador y único que, a buen seguro tendrá aceptación.
    Se ha solicitado PCT por lo que se pueden seleccionar cualquiera o todos los países que ampara este sistema.
    La duda es crear una empresa o intentar comercializarla.
    El proyecto tiene todas las garantías de aceptación.
    Ruego cualquier información o ayuda que pudieras considerar oportuna.
    Muchas gracias por la atención y mis mas cordiales saludos. Luis León

    Responder

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.