Las Olimpiadas tienen ganador

Publicado por en Redes sociales, Tecnología.

Ni China, ni Estados Unidos ni, desgraciadamente, España, han ganado los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Los ha ganado el teléfono móvil.

En esta ocasión, la información que ha recibido cada aficionado a los deportes no provenía de la televisión, ni de la prensa, sino que ha sido fundamentalmente a través del móvil mediante aplicaciones creadas a medida, redes sociales o incluso por medio de plataformas online que habrán desaparecido en pocos días, ya que fueron creadas solo para este evento.

El usuario ha multiplicado por diez el número de búsquedas a través de su dispositivo móvil, acercándose a sus deportes favoritos, en muchos casos, exclusivamente mediante su teléfono personal. Muchos analistas ya están definiendo estas Olimpiadas como los primeros Juegos Olímpicos sociales gracias, en gran medida, al momento en que vivimos.

Los datos hablan por sí solos. En el Reino Unido casi el 50% de las búsquedas con temáticas referentes a las Olimpiadas se realizan desde un teléfono móvil. En países de nuestro entorno, como Francia, Italia o la mismísima España, se sitúan en torno al 40%. En Estados unidos el 45% de los vídeos de sus atletas se ven directamente en Smartphones o tablets. Así podríamos seguir analizando cómo la tendencia es evidente. El usuario quiere conocer la actualidad en el momento y con la información más detallada.

La sociedad ha elegido cómo quiere recibir la información ―en el acto―, y cómo quiere participar en ella ―activamente―. En un planeta que tiene actualmente más usuarios de internet móvil que conexiones fijas a internet, no hay mucho más que decir. Vamos a ver cómo estos números crecen cada día, y cómo las empresas se irán subiendo a este nuevo entorno, de la misma manera que hace unos años todos luchaban por tener su primera página web. Ahora eso solo ya no vale. Los usuarios solicitarán productos que puedan adquirir desde su teléfono móvil como la forma más cómoda de hacer sus pedidos. Quien sea capaz de entenderlo verá cómo cambia su negocio.

Siguiendo esta tendencia, serán las operadoras las que tendrán la última palabra. Hace pocas fechas, después de que el ciclista británico Bradley Wiggins ganara la medalla de oro, la operadora Vodafone rompía todos sus records de transferencia de datos. A buen seguro será una evidencia que habrá que analizar de cara al futuro de las llamadas «tarifas planas».

No sé si cuando, tras la presentación de la candidatura de Madrid 2012 en julio de aquel triste 2005, Alberto de Mónaco preguntó por las garantías de seguridad antiterroristas en nuestro país, no debería haberse interesado más de hacer preguntas tecnológicas. Hoy en día son las que preocupan a todos los que intentan conectarse en Londres a una red 3G sin morir en el intento.

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

4 comentarios a “Las Olimpiadas tienen ganador”

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.