Acer vs. Google

Publicado por en Tecnología. 1 comentario .

Todos conocemos grandes instituciones internacionales que buscan el beneficio común de las personas y de los pueblos, como la ONU y la UNESCO. En la misma línea se han creado asociaciones internacionales que solo buscan el bien común para grandes empresas. Sin embargo, lo que es nuevo para muchos es que la Open Handset Alliance ―OHA―, la organización creada por Google para aglutinar a fabricantes y a operadoras que trabajan con Android, sea un entorno en el que las reglas las marca solo uno: Google.

Se definen a sí mismos como una alianza multinacional de tecnología líder de la industria móvil, comprometida con el fomento de la innovación en los dispositivos móviles, y ofrecen a los consumidores experiencias ―hasta ahora desconocidas― partiendo del sistema operativo Android, una plataforma abierta para dispositivos móviles. Con todo, lo cierto es que está permanentemente controlada por Google, por lo que «sistema abierto» no sería la definición más adecuada. Si no, que se lo pregunten a Acer.

El 1 de Junio de 2009 Acer anunció su incorporación a la Open Handset Alliance para lanzar sus primeros dispositivos móviles a finales de ese mismo año, lo que contribuía al desarrollo de la plataforma Android y mostraba su apoyo al sistema operativo de Google, así como su compromiso con el éxito comercial de Android.

Pero el pecado de Acer llegó a primeros de este mes, cuando presentó sus primeros dispositivos móviles con el sistema operativo Aliyun, una plataforma que supuestamente utiliza componentes de Android y que en la actualidad solo se usa en China. El problema del Aliyun es que no permite que las aplicaciones creadas para Android funcionen en su plataforma. En otras palabras, está generando un nuevo sistema operativo, de la misma manera que en el pasado se creó el IOS de Apple, o el propio Android de Google.

Todo parece indicar que asistiremos, en breve, a una nueva guerra de patentes. Google afirma que Aliyun utiliza elementos de Android que son propiedad de la compañía, y que si un fabricante los utiliza, «ya que es un sistema abierto», lo mínimo es garantizar su compatibilidad total.

El problema real es que si los fabricantes comienzan a desarrollar sus propios sistemas operativos Google terminará por salir del bolsillo de nuestra chaqueta, que es donde cada uno de nosotros guardamos nuestro Smartphone. Y eso significa, en última instancia, abandonar la compañía a un futuro muy incierto.

¿Quién conoce la cuenta de Twitter de Alberto Núñez Feijoo?

Publicado por en Redes sociales, Tecnología. Comentar.

Se acerca un otoño caliente. Aunque, para ser sincero, hace muchos años que no vivimos un otoño frío, como en mi niñez, ni en lo social ni en lo político. Sin embargo, parece que éste va a ser algo diferente. Para empezar, se han lanzado las elecciones autonómicas gallegas y del País Vasco.

Los candidatos ya están usando Twitter y otras redes sociales para cambiar el enfoque del debate público, utilizar su poder social para influir en los comentarios diarios, y quizás lo que es más importante, filtrar su mensaje fuera de los tradicionales canales mediáticos, como los periódicos y la televisión.

Con el tiempo, en todas las áreas donde las empresas, marcas y usuarios han profundizado en el manejo de Twitter se ha podido ver que los mensajes llegan a sus consumidores y, de una forma realmente económica,  no solo se puede difundir un mensaje a miles de personas, sino que también se puede responder a sus inquietudes de forma rápida y eficaz.

En Estados Unidos el presidente Barack Obama se juega en noviembre su futuro político y el de su partido. Desde hace años tiene claro dónde debe enfocarse: en seguir trabajando sus redes sociales. En la actualidad tiene cerca de 20 millones de seguidores en Twitter, muy superior en músculo a los poco más de 1 millón de simpatizantes de su competidor Romney y, sin embargo, los tweets de Romney se comparten mucho más y son retiuteados más frecuentemente que los del actual presidente. En otras palabras, sus seguidores son más activos, se encuentran más sensibilizados con su mensaje y, en definitiva, quieren hacer campaña.

Uno de los principales problemas es quién tuitea desde la cuenta del político. En muchos casos se acusa al presidente Obama de no ser él quien habla desde @BarackObama, y es normal que el gabinete de comunicación tenga esa misión. Pero si personalizas la cuenta en ti mismo has de preguntarte cuántos tuit puedes dejar contestar a un tercero hasta que tus seguidores se sientan abandonados.

Parece que, al menos hasta ahora, una mayor actividad digital no se traduce necesariamente en más votos. Sin embargo, los candidatos que más rápidamente han entendido el poder de esta nueva herramienta han mantenido un contacto más cercano con la sociedad, algo que todos los especialistas indican que resulta fundamental para ganar una campaña.

Mario Conde ―@mariocondeconde― acaba de mostrar su intención de presentarse a las elecciones gallegas. Ya le arropan  cerca de 72.000 seguidores en twitter. Por su parte, a Pachi Vázquez ―@pachivazquez―, secretario general del PSdeG-PSOE, poco más de 2.500.

No sé ustedes, pero después de un buen rato analizando las cuentas personales de Twitter de los candidatos a las elecciones gallegas y vascas creo que la mayoría de los candidatos dan más importancia a modelos pasados de promoción que al futuro que demanda esta sociedad.

El poder de la mujer se ve en Google

Publicado por en Tecnología. Comentar.

En España, hay 22.860.775 mujeres (50,58% del total de la población) y 22.339.962 varones (49,42%). Es un fenómeno universal que al nacer sea mayor el número de varones que de mujeres, y poco a poco, según avanza la edad, se cambie la proporción, para que, al llegar a una edad avanzada, el número de españolas sea superior al de españoles.

¿Pero cómo puede medir Google el poder que está tomando la mujer en la sociedad actual?

Eso es lo que se preguntó un equipo de investigación de la Universidad Estatal de San Diego. Y su respuesta fue sencilla: depende de cómo se escriba, así es el público al que nos dirigimos y del que queremos captar la atención; de esta manera veremos si es cierto que el mercado femenino está levantando tanto interés en los últimos años como parece.

La solución fue tan sencilla como analizar el uso de los pronombres (yo, tu, él, ella, nosotros, nosotras,…) y, para ello, utilizaron Google Books, una herramienta del gigante de Internet que desde 2004 ha escaneado más de 15 millones de libros procedentes de las universidades más importantes de los Estados Unidos, como Harvard, Oxford, Stanford,… lo que le ha llevado a una permanente lucha con las editoriales a causa de los daños económicos que éstas dicen haber sufrido por el escaneo y muestra de sus obras.

El equipo de investigación, selecciono un total de 1,2 millones de títulos publicados durante 108 años, desde 1900 a 2008, y detectaron que no todo era como se mostraba en los manuales tradicionales de las universidades de sociología. En concreto, confirmaron que entre 1900 y 1945, la importancia de la mujer en la literatura fue mayor que en años posteriores en los que se suponía que había un periodo de rebeldía femenino, los famosos años 60. Además, revelaron que fue a finales de los 60 cuando el movimiento feminista sí lanzo a la mujer hacia el papel que merecía jugar, pero no fue hasta la llegada del siglo XXI cuando, según las estadísticas, se experimentó el mayor cambio vivido: los libros estadounidenses utilizan aproximadamente dos pronombres masculinos para cada pronombre femenino que insertan.

Aún estamos muy lejos del objetivo, pero esperemos que este 2:1 vaya cambiando para reflejar de una manera fiel la sociedad actual.

Cuidado con tu email

Publicado por en Empresas, Privacidad, Tecnología. 2 comentarios.

Hace pocos días se hizo público el resultado del juicio entre Apple y Samsung, ya conocido como el caso de las patentes. El veredicto le ha dado la victoria a Apple sobre su máximo competidor. Y, por lo que parece, el principal motivo ha sido el intercambio de correos electrónicos entre directivos de Samsung en los que mostraban claramente las características que deseaban incorporar a sus dispositivos, y que ya había adelantado el fabricante americano.

Lo ha revelado uno de los miembros del jurado, Manuel Llagan, uno de las nueve personas que componían el jurado en el caso de Apple contra Samsung. Éste reconoció en una entrevista con CNET que el segundo día del juicio ya tenía el jurado indicios suficientes para determinar que Samsung había copiado a Apple.

Actualmente la comunicación a través de correos electrónicos es utilizada a diario, no solo en el ámbito laboral, sino también en el ámbito personal. Pero, ¿qué valor probatorio tienen en un juicio los correos electrónicos? Su valor dependerá de la forma en que éstos fueron obtenidos, ya que todo parte del principio de la inviolabilidad de las comunicaciones privadas, y un mail entre directivos de una misma compañía no deja de ser información confidencial.

Pero esto no ha ocurrido en este juicio. Un email interno de la compañía surcoreana les va a costar 1.050 millones de dólares: unos 840 millones de euros al cambio actual. Se trata de un correo enviado internamente por JK Shin, responsable de comunicaciones móviles, en el cual describe la diferencia para los usuarios entre un smartphone Samsung y el entonces nuevo iPhone como “la diferencia entre el Cielo y la Tierra”.

Un mail que Samsung ha intentado sin éxito que no fuera admitido como prueba en el juicio. Una comunicación interna que, en su parte final, mostraba un deseo claro: “Hagamos algo como el iPhone”.

Esa prueba se consiguió posiblemente de forma ilegal; quizá llegó a las manos de un empleado o proveedor insatisfecho con su vida actual, que vio una oportunidad de alcanzar un nivel de vida algo más desahogado. Pensemos ahora si en nuestros gestores de correo electrónico, redes sociales y posts, no estamos cayendo diariamente en ciertos comentarios plasmados en tinta electrónica, que, a la larga, nos pueden perjudicar en un mundo donde nuestra historia está tan solo a un click.

Somos Top Ten

Publicado por en Redes sociales, Tecnología. 2 comentarios.

Muchos dudan de la capacidad de nuestra sociedad para levantarse una y otra vez con el fin de conseguir el objetivo que buscamos. Yo no. Sé que dentro de las distintas capas de nuestra sociedad hay mucha gente preparada para levantar este país… Y no estoy pensando en la clase política, especialmente.

Si hay algo que demuestra el interés por conocer, compartir, aprender y estimular a nuestro entorno, es el uso de Twitter por los ciudadanos de un país.

Es cierto que Twitter está de moda, ¡pero ojo! En sus inicios estaba de moda exclusivamente en un sector muy concreto de los usuarios de Internet: los heavy users, los que marcan tendencia y son fieles seguidores de marcas como Apple. En su mayoría tienen un blog y conocen perfectamente quién es Enrique Dans.

Pero eso ya ha pasado. Twitter ha llegado a amplios sectores de la sociedad, y no es solo la herramienta de los «yonkis de Internet», como los llamó Antonio Ortiz hace tiempo. Twitter se ha convertido en un estándar y coloniza segmentos de comunicación, tal y como lo hicieron en su día los sistemas de mensajería instantánea. Es cierto que se trata de un sistema perfecto para un voyeur y para todo aquél que quiera conocer los gustos y preferencias de sus vecinos internautas, pero también supone el sueño dorado de cualquier marca o producto: poder saber lo que se dice de ella desde la ventanita oculta del tiempo real.

Son los ciudadanos de este país los que con su actividad tuitera nos han situado en el noveno puesto mundial. Solo están por delante Estados Unidos, Brasil y Japón, que acumulan los puestos de honor junto con el Reino Unido e Indonesia, en el cuarto y quinto puesto, e India, México y Canadá, según la consultora Semiocast.

La primera ciudad española es Madrid, que se sitúa en el puesto número quince en el ranking de grandes ciudades. Por delante están grandes ciudades de enorme tecnología, como Tokyo, Londres, Sao Paulo, Nueva York, París o Los Ángeles.

En un entorno mundial donde las cifras ya marean, con 500 millones de cuentas y  10 mil millones de mensajes enviados en tan solo un mes, demostrar que no nos vamos a quedar atrás en nuestro afán por compartir conocimiento y aprovechar oportunidades me parece una gran elección.

Busco una patente

Publicado por en Empresas, Tecnología. 3 comentarios.

En los inicios de internet quien registraba un buen dominio podía decir que se estaba asegurando la jubilación. Muchos recordamos cómo en 2009 se pagaron cerca de 16 millones de dólares por www.Insure.com, o cómo otros más evidentes, como www.sex.com, se vendieron en 2006 por 14 millones de dólares. Y así hubo muchos más ejemplos en una etapa dorada que difícilmente volveremos a vivir.

Lo que ahora supone un campo virgen es el mundo de las patentes, donde los más inteligentes van a poder hacer su agosto particular. Amazon ha iniciado recientemente una selección de personal centrada en encontrar talento a lo largo del mundo que sea capaz de «identificar y evaluar las oportunidades estratégicas de adquisición de patentes y licencias».

Evidentemente, esto no es como entrar en Acens, buscar un dominio, ver si está libre y comprarlo. Va a costar un poquito más de esfuerzo y mucho más dinero, aunque supone una vía de negocio que está siendo muy productiva para grandes dinosaurios como Kodak, que en un entorno en el que todo se le ha puesto en contra parece que la única manera de sacar algún beneficio a su pasado glorioso es negociando con los gigantes de internet la venta de sus miles de patentes.

La guerra de patentes que están viviendo las grandes compañías puede hacer que un producto estrella como el iPhone vea su día sí y día también. La patente es un derecho otorgado por el Estado a un inventor con una duración de veinte años para impedir que terceros hagan uso de ese desarrollo personal y proteger el esfuerzo, la inversión e incluso la innovación que ha reflejado en su invención. El problema radica en el sector de las empresas tecnológicas, donde se evoluciona muy rápidamente y en el que, si se esperan 20 años para adoptar una tecnología ya patentada, se puede desaparecer sin remisión.

Motorola, propiedad de Google, tiene una demanda de Oracle y otra más de de Microsoft. A su vez, Motorola ha demando a Oracle. Ya estamos uno a uno. Nokia demandó a Apple por violar ―nada más y nada menos― diez patentes, y Apple respondió con una demanda por otras veinte patentes. Ya de paso, esta última se lanzó contra Samsung y logró que un juez alemán bloqueara en Europa la venta de su Smartphone estrella durante unas semanas. Podríamos seguir con Facebook, Yahoo, IBM…

Estas batallas se ganan por volumen. El que tenga un mayor número de patentes de diferentes temáticas podrá defenderse mejor ante los tribunales y mantener su producto en el mercado. Y no solo eso: podrá beneficiarse del alquiler de sus patentes, como hace Google con beneficios que rondan los 3.000 millones de dólares anuales. Otros, quizás más precavidos, no se atreven a compartir sus patentes y prefieren salvaguardarlas, como es el caso de Apple.

La guerra de las patentes produce grandes beneficios antes, durante y después de la demanda. Se estima que este mercado mueve anualmente 50.000 millones de dólares, y es un sector que está en alza. Solo en Estados Unidos, entre 2005 y 2010 hubo 45.000 demandas por vulneración de patentes.

Si Amazon está buscando talento para comprar patentes que protejan sus futuros lanzamientos, no estaría mal aprovechar estos días de supuesto asueto para indagar en los archivos internacionales o para preparar un máster en propiedad intelectual e iniciar la defensa de futuros pleitos. Por una u otra vía, el futuro está asegurado.

Las Olimpiadas tienen ganador

Publicado por en Redes sociales, Tecnología. 4 comentarios.

Ni China, ni Estados Unidos ni, desgraciadamente, España, han ganado los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Los ha ganado el teléfono móvil.

En esta ocasión, la información que ha recibido cada aficionado a los deportes no provenía de la televisión, ni de la prensa, sino que ha sido fundamentalmente a través del móvil mediante aplicaciones creadas a medida, redes sociales o incluso por medio de plataformas online que habrán desaparecido en pocos días, ya que fueron creadas solo para este evento.

El usuario ha multiplicado por diez el número de búsquedas a través de su dispositivo móvil, acercándose a sus deportes favoritos, en muchos casos, exclusivamente mediante su teléfono personal. Muchos analistas ya están definiendo estas Olimpiadas como los primeros Juegos Olímpicos sociales gracias, en gran medida, al momento en que vivimos.

Los datos hablan por sí solos. En el Reino Unido casi el 50% de las búsquedas con temáticas referentes a las Olimpiadas se realizan desde un teléfono móvil. En países de nuestro entorno, como Francia, Italia o la mismísima España, se sitúan en torno al 40%. En Estados unidos el 45% de los vídeos de sus atletas se ven directamente en Smartphones o tablets. Así podríamos seguir analizando cómo la tendencia es evidente. El usuario quiere conocer la actualidad en el momento y con la información más detallada.

La sociedad ha elegido cómo quiere recibir la información ―en el acto―, y cómo quiere participar en ella ―activamente―. En un planeta que tiene actualmente más usuarios de internet móvil que conexiones fijas a internet, no hay mucho más que decir. Vamos a ver cómo estos números crecen cada día, y cómo las empresas se irán subiendo a este nuevo entorno, de la misma manera que hace unos años todos luchaban por tener su primera página web. Ahora eso solo ya no vale. Los usuarios solicitarán productos que puedan adquirir desde su teléfono móvil como la forma más cómoda de hacer sus pedidos. Quien sea capaz de entenderlo verá cómo cambia su negocio.

Siguiendo esta tendencia, serán las operadoras las que tendrán la última palabra. Hace pocas fechas, después de que el ciclista británico Bradley Wiggins ganara la medalla de oro, la operadora Vodafone rompía todos sus records de transferencia de datos. A buen seguro será una evidencia que habrá que analizar de cara al futuro de las llamadas «tarifas planas».

No sé si cuando, tras la presentación de la candidatura de Madrid 2012 en julio de aquel triste 2005, Alberto de Mónaco preguntó por las garantías de seguridad antiterroristas en nuestro país, no debería haberse interesado más de hacer preguntas tecnológicas. Hoy en día son las que preocupan a todos los que intentan conectarse en Londres a una red 3G sin morir en el intento.

Háztelo tú mismo

Publicado por en Empresas, Ideas, Tecnología. Comentar.

Recuerdo aquella tarde. Nadie me creyó cuando comentaba que llegaría el día en que los ordenadores se comprarían en un gran centro comercial. No era una premonición. Se trataba de algo que estaba cansado de ver en otros países, y era cuestión de meses que llegara a España. Aquello de ir a una tienda especializada se iba a terminar. Nada más sencillo que leer un catálogo, comparar el precio y optar por la mejor opción.

No habría posibilidad de personalizarlo, ni siquiera de incluir nuevos elementos básicos. Simplemente se cogería la caja y se pagaría. Llevábamos años haciendo lo mismo con las televisiones o con las lavadoras, incluso con los vehículos, una de nuestras compras más deseadas… Este último es un sector económico que cuenta con un mínimo porcentaje de compradores que quieren hacer único su vehículo, ya que, en una gran proporción, terminan llevándose el que está en la exposición por el que hacen una oferta económica imposible de rechazar.

Hace algunos años tampoco nadie entendía la necesidad de personalizar una lavadora. Por este motivo resulta normal que ocurriera lo mismo, tarde o temprano, con nuestros ordenadores: a la hora de la fabricación el fabricante se ahorra tener que estar pendiente de los diferentes artilugios que tiene que incorporar en cada pedido. Sin embargo, en una sociedad en la que parece que el «háztelo tu mismo» triunfa cada día más, me pregunto si no sería más inteligente por parte de los fabricantes hacernos llegar los equipos informáticos en varias cajas para que podamos no solo personalizar nuestro nuevo PC, sino también montar nuestro propio equipo.

No estoy seguro de que esto sea una buena idea ―no es lo mismo montar un ordenador que una cama de IKEA―, pero Fujitsu lo piensa así. El fabricante japonés ha decidido que quien quiera podrá fabricar su propio ordenador, eso sí, bajo la supervisión de su equipo técnico y revisado a conciencia en sus plantas para, de ese modo, poder entregar su garantía de tres años de la misma manera que si el ordenador hubiera sido ensamblado por sus operarios en su totalidad.

Puede que sea solo una forma de acercar la marca a sus compatriotas, o que se trate únicamente de una prueba piloto sobre una nueva forma de adquirir tecnología sin necesidad de contar con las cadenas de montaje especializadas. Pero lo cierto es que un ordenador más IKEA, como los talleres mecánicos donde te cambias tú solo el aceite, las pastillas del freno o el motor entero, podrá estar al alcance de todos.

Bienvenidos a la república independiente de tu casa. Bienvenidos al «háztelo tú mismo».

Estas vacaciones voy a tu casa

Publicado por en Emprendedores, Empresas, Ideas. 1 comentario .

Tradicionalmente, durante el mes de agosto disfrutamos de unas teóricas merecidas vacaciones, aunque cada día son menos los que pueden disfrutar de ellas por encontrarse en unas perpetuas vacaciones o no llegar a fin de mes. Existen muchas herramientas online que nos permiten encontrar ofertas de último momento, ofertas que todos conocemos, como Lastminute o Airbnb, que ofrecen miles de opciones para encontrar alquileres de días o semanas a un precio que hace unos años no podíamos ni imaginar.

A muchos se nos hace extraño no poder sacar más rendimiento a nuestras vacaciones, aparte del descanso y el ocio. Siempre he considerado que salir de nuestra ciudad puede convertirse en una oportunidad única para conocer nuevos mercados, acercarnos a gente con la que interactuamos de forma online a la que, en muchos casos, aún no hemos puesto cara, o simplemente para aprender. Tan sencillo como eso.

En este sentido, parece ser que desde StartupStay.com le quieren dar un nuevo giro a esto que llamamos vacaciones. Están desarrollando una plataforma que permitirá conectarse a los emprendedores entre sí para compartir un mismo techo durante unos días, sin necesidad de transacciones monetarias, solo por el simple hecho de compartir valor. Este punto me parece fundamental: aceptaré o no el ofrecimiento de un determinado emprendedor o Business Angel para acogerme en su casa durante un par de días por todo lo que sea capaz de compartir, y no por la cantidad de dinero que yo estaría dispuesto a pagar por tener esa cita, un tema que no es de menor importancia cuando entramos en algo tan sensible como es compartir alojamiento.

No me parece la solución perfecta para unas vacaciones, ya que al final sería solo trabajo fuera de la oficina, aunque sí es cierto que en una escapada de 10 o 15 días a otro país puede resultar atractivo pasar 48 horas bajo este formato para así conocer, de primera mano, las opciones que te ofrece el nuevo lugar ―empresarialmente hablando―, o simplemente por el interés personal que te despierta esa persona. Estos encuentros informales ofrecen la oportunidad de construir relaciones, conocer la forma más correcta de acercar nuestros productos a ese mercado o, simplemente, ver qué se está cociendo más allá de nuestras fronteras.

En un momento en el que parece que todo ha de ser blanco o negro, quedarnos en España o emigrar como hicieron muchos de nuestros antepasados, vemos que una sencilla escapada a cualquier país de nuestro entorno, o a cualquier pueblo de la Península, puede ser una ocasión perfecta para abrirnos un poco más y ser capaces de aprender lo bien que hacen las cosas fuera de nuestro círculo.

No queda nada gratis, ¿o sí?

Publicado por en Ideas, Tecnología. Comentar.

Durante muchos meses hemos sido testigos de cómo las empresas tecnológicas tienen que ir transformando su modelo de negocios para adaptarse a lo que parece ser lo que la sociedad demanda cada día más: aplicaciones totalmente gratuitas.

Un ejemplo claro sería WhatsApp: «aplicación de mensajería móvil multiplataforma que sustituye a los SMS y funciona a través del plan de datos de Internet existente en nuestro dispositivo». Éstas son las palabras literales que utilizan en su página web para definir el producto. WhatsApp está disponible para infinidad de teléfonos inteligentes, y siempre sin coste adicional.

¿Pero es gratis, o no? Depende del terminal, depende del día, depende, siempre depende. La mayoría de los usuarios de WhatsApp nunca han pagado por el servicio. Sin embargo, algunos terminales como el iPhone obligan a un pago menor de un euro para descargar la aplicación, aunque hay temporadas ―ahora estamos en una de ellas― en las que la descarga es gratuita.

Entonces… ¿de qué viven estas empresas?

Parece evidente que cada día crece aún más la necesidad del usuario de mantenerse conectado. Es en esta zona de juego donde WhatsApp ha barrido a sus competidores, quedándose como única protagonista y provocando la desaparición, una tras otra, de las compañías rivales, en una ecuación tras la que quedará la que más aguante. Pero… ¿hasta cuándo podrá sobrevivir si no cobra nada? Solo hasta el día en que los fondos de inversión decidan que ha llegado la hora de hacer caja y comprueben que no encuentran comprador, algo que ahora mismo no parece que pueda  ocurrir. ¿O sí?

Si yo hubiera invertido en WhatsApp tendría mucho miedo. Desde que hace pocas semanas Google adquirió el servicio de mensajería instantánea Meebo, no podría pegar ojo. No solo les ha costado muy poco dinero ―cerca de 80 millones de euros, mucho menos de lo que habrían tenido que desembolsar por la compra de WhatsApp, para la que los analistas independientes han estimado un valor que ronda los 1.000 millones de euros―, sino que además Google ha mostrado claramente la intención de utilizar todo el talento de la compañía ―y tienen mucho― para que le ayude en sus dos productos clave: GTalk y Google+.

De este modo, en unos pocos meses, si lo hacen como ellos saben, podremos tener en nuestro teléfono Android un producto muy atractivo que seguramente hará que muchos usuarios inicien la emigración desde WhatsApp a la plataforma de Google. Será entonces cuando todos empecemos a pagar el peaje.