Un día al revés

Publicado por en Sin categoría.

Hay días que son distintos a otros y hoy, 8 de junio, es uno de ellos.

Probablemente esta mañana, por la calle o en el trabajo, hayáis visto a alguien que llevaba la chaqueta o una prenda al revés, y quizá hayáis pensado que estaba dormido cuando se ha vestido o que estaba loco.

Pues no, yo soy una de esas personas que hoy a la salido a la calle con la chaqueta al revés y ni estoy dormida ni loca, ¡al contrario! Estamos más despiertos que nunca y concienciados con la realidad en la que vivimos.

Todo este movimiento parte de “Somos”, una plataforma en la que están integradas las principales ONG de España y que hoy quieren rendir un homenaje a los 3 millones de personas que, de alguna manera u otra, en mayor o menor medida, participamos con estas organizaciones.
Pero no sólo es un mensaje para los que ya aportamos nuestro pequeño granito de arena, sino para hacer un llamamiento a la solidaridad y que sumemos más personas a esos 3 millones. Porque aunque parezca un número grande, es muy pequeño comparado con la cantidad de gente que en el mundo necesita nuestra ayuda y para quienes, lo que para nosotros supone muy poco para ellos significa mucho.

Por ello, si ya colaboras con alguna ONG, quieres hacerlo, o simplemente estás de acuerdo con darle una vuelta al mundo, ¡ponte una prenda al revés!¡Nuestra amiga la oveja  Jolly ya lo ha hecho y se pasea tan contenta por la agencia con la chaqueta dada la vuelta!

 

4 comentarios a “Un día al revés”

  1. Almudena Benítez

    Yo he puesto mi foto de facebook y de twitter al revés, y mi camiseta doblemente del revés!!! Me ha encantado la iniciativa!!!!

    Responder
  2. José Cañadas

    Estoy de acuerdo con cualquier forma de protesta en contra de esta gentuza corrupta, que según los medios de comunicación, hay en muchas instituciones del Estado, como ayuntamientos, diputaciones, comunidades autonómicas, oeneges y otra instituciones que no me atrevo a mencionar por miedo a que me pueda perjudicar, pero me parece que en un país donde por protestar pacíficamente en las calles y plazas te ínchan a palos o te detienen, de poco sirven estas pequeñas cosas. Si no puedes protestar porque no tienes trabajo, porque el banco se queda con tu casa y tienes que vivir en la calle con tus hijos ¿En qué clase de democracia vivimos los españoles?

    Responder
    • Nuria March

      Totalmente de acuerdo contigo .
      Tampoco se yo las consecuencias de esta campaña , pero lo que esta claro es que estamos muy muy cansados y los pocos que tenemos la suerte de trabajar , muy muy estresados. Yo no veo la luz al final del tunel

      Responder

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.