Omotenashi

Publicado por en Sin categoría.

Todos hemos oído hablar de la hospitalidad de los japoneses, forma parte de su cultura. Además de visitar Japón ya hace unos años y quedarme maravillada por su amabilidad y buen hacer, pude recordar algunas sensaciones de mi viaje durante el 140 aniversario de la marca de cosméticos Shiseido en Madrid.

Una conmemoración en la que lograron transmitir su OMOTENASHI, palabra japonesa que significa “el valor de la Hospitalidad”, el arte de recibir y hacerte sentir como en casa. Me sorprendió que en los tiempos que vivimos una empresa tan fuerte como Shiseido hiciera tal despliegue de atenciones para sus clientes, amigos y empleados sin convocar a la prensa. Apenas pudo entrar un fotógrafo… ¡Menuda suerte tuvo!

Una inversión “sin retorno” gracias a la entrega desde hace ya años de Rosalía (directora de Comunicación de la firma), quien trabaja brillantemente su OMOTENASHI. Shiseido logró reunir a sus verdaderos amigos, a los que cuida cada día, y lo mejor de todo: los invitó con el único objetivo de sentirse acompañado.

El ambiente era de cuento. Unas japonesas vestidas con su Kymono tradicional te daban la bienvenida. Además, la maravillosa decoración de Ramiro Jofre nos ayudó a viajar con la mente a la cultura japonesa, sentir los valores de la marca y entrar en perfecto equilibrio entre Tradición y Modernidad.

Cuenta la leyenda japonesa que tu deseo más importante se hará realidad si construyes mil gruyas de papel. Shiseido nos dio la oportunidad de alcanzar ese sueño. Entre todos los invitados, realizamos en Origami (palabra japonesa que significa “papiroflexia”), 500 grullas que se sumaron a las otras 500 que ya había en un “Árbol de la Paz”. ¡Por lo que todos nuestros deseos se cumplirán!

Algo parecido experimenté en mi visita a Japón en el Ryokan (nombre que se le da a los hoteles de estilo japonés tradicional) más lujoso del país. Su nombres es GORA KADAN y es un hotel donde vives al más estilo japonés. Duermes en tatami sobre un futón con los jardines y el spa más bonitos que he visto en mi vida. Te duchas a la japonesa, sentado en un taburete. También probé la comida japonesa más sofisticada, la Kaiseki, imposible encontrarla aquí e inspirada en la ceremonia del té. Me encantó ver que estaba lleno de Japoneses, buena señal. ¡Mi sueño es volver!
Deseaba ver el monte Fuji, el mas alto de Japón (3.761m), cuya cima es muy difícil de divisar por la casi perenne bruma… ¡pero lo conseguí! Si supierais las vistas que hay desde allí… Las montañas de Japón son impresionantes.

Y cómo voy a olvidar las Gheisas de Kyoto, según nuestra guía sólo quedaban por entonces 70. Yo vi a tres de ellas. Corrían asustadas ante los flashes de algún turista como yo. Me sentí fatal por molestarlas, pero tengo aquel recuerdo que me puso la piel de gallina colgado en un pequeño cuadro en mi casa. ¡Qué belleza!
Podría estar horas hablando de mi viaje, pero yo también quiero escuchar vuestras experiencias si has tenido la suerte de conocer Japón.

¡Dewa Mata!

24 comentarios a “Omotenashi”

  1. @twit_jimena

    Vaya!, yo practicaba el OMOTENASHI sin saber que se llamaba así.
    Es muy difícil la hospitalidad en estos tiempos que vivimos, pero, sin duda, dar a los demás lo que eres y lo que tienes, es un acto que vuelve hacia ti en algún momento de tu vida.
    Me ha encantado tu artículo, ya estoy mirando viajes para ir a Japón.

    Responder
  2. Roco

    Amiga:
    Gracias a ti siempre, Nuria, por tu profesionalidad y sobre todo por tu cariño. Gracias por este preciosos post que guardaré en mi cajón de “sensaciones”. No cambies nunca. Eres única. Te mando un beso enrome cargado de “omotenashi” y cariño. Roco.

    Responder
  3. Leticia

    Nuria, me encanta tu post de Japón. LLevo tiempo dándole vueltas a un viaje que merezca la pena y despues de leerte, me muero de ganas por conocer ese pais.
    ¿me podrías recomendar sitios, oa lguna página web donde encontrar buenas pistas?

    Responder
    • Nuria March

      Hola Leticia ! Hay muchas formas de viajar y tipos de viaje pero lo que sin duda te recomiendo es que te alojes en un Ryokan , es una experiencia y los hay de todos los tipos y precios , siempre te recibiran bien ,ya sabes ,lo llevan en la sangre. Mira en internet hay muchas rutas.

      Responder
  4. Gonzalo

    Yo lo practico a menudo, porque me encanta que vengan mis amigos a casa. La alegría está más en dar que en recibir. Como ha dicho Paclo León, “prefiero que le den los premios a mi hermana”. Me ha encantado.

    Responder
  5. Sol

    Nuria, cuentas las cosas de una manera que envuelve y me entran unas ganas de ir que no te imaginas. No conozco Japón, pero no me muero sin ir. Son gente excepcional.
    Espero con muchas ganas tu próximo artículo.
    Un beso enorme

    Responder
    • Nuria March

      Tienes toda la razon ,me referia al retorno inmediato que te ofrece la prensa cuando acuden a eventos de este tipo .
      Gracias Julian .

      Responder
  6. salome

    Coincio plenamente contigo. Ya estuve hace más de 10 años en Japón y me fascinó ese país. !Y son tan educados y respetuosos! Hay tanto que aprender del pueblo nipón…

    Responder
  7. Mencia

    Querida Nuria,
    Me ha encantado él artículo y como me has transportado a Japón. Sin duda alguna, estaré más atenta de este arte que los japoneses tan bien cultivan y que tu tan bien nos has sabido transmitir. Felicidades y continuaré siguiendote!!

    Responder
  8. masé

    Mi querida Nuria,
    Que bonito artículo, que bonitas “sensaciones”, que bien escribes guapa!!!, no sabía esa faceta tuya…..otra mas hija, eres un crack!!!, todo lo haces bien además de ser un cañón!!…..
    He estado leyendo también los otros artículos y me gustan mucho, de verdad, transmites paz, alegría y además nos das una estupenda y práctica información de todo tipo.
    Enhorabuena de corazón.
    Un beso enorme,
    masé

    Responder
  9. AGUSTINA RAMOS VELAZQUEZ

    BUENOS DÍAS, ME GUSTARÍA SABER MAS DE LA CULTURA OMOTENASHI, EN ESPECIAL COMO CAPACITARNOS PARA LLEVARLA ACABO, INMISCUIRNOS, Y HACERLA NUESTRA PARA PODER COMPARTIRLA A LOS DEMAS.

    LES ENVIO UN CORDIAL SALUDO.
    AGUSTINA RAMOS VELAZQUEZ

    Responder
    • Nuria March

      Hola Agustina , yo he aprendiod de ellos a traves de Shiseido . Yo creo que si entras en su web podras tener informacion.
      Si no llamales pues son encantadores y podran ayudarte

      Responder

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.