El Ampurdán, la belleza y la calma

Publicado por en Sin categoría.

Las ventajas de no estar en la playa cuando el tiempo en verano no acompaña, es que tu vida continúa, la playa para mí es algo que no disfruto durante muchas horas, me cansa, luego lo mejor es darse un baño y retirarse pronto antes de aplatanarse contra la arena y dejarse llevar por el aburrimiento.

El Ampurdán es una zona en Gerona, cerca de la costa, rodeada de grandes extensiones de terreno cultivados por trigo, cebada y diferentes tipos de frutas como el melocotón  y manzanas de varios tipos. Se divide en Alt Empurdá y Baix Empurdá.

Yo os voy a hablar del Baix Empordá, donde los paseos en bici, de pueblo en pueblo y a lo largo de la desembocadura del río Ter te permite poner tu mente en blanco, olvidarte del teléfono y concentrarte en cada tramo y rincón que recorres, pues hay una foto en cada curva.

La variedad de planes es infinita; dos campos de golf, Empordá Golf    y Golf Platja Pals donde cada año se celebra el torneo Hackett que culmina después de dos días  con una gran cena en el golf de Pals y muchos premios .

Al que le guste el mar y  tenga barca -y no digo ¨barco” pues allí los barcos grandes no entran-, puede salir a las calas más cercanas, Aigua Blava, Aigua Freda, Sa Tuna, Sa Riera, con todo el encanto de sus restaurantes de mar típicos de la Costa Brava. Y si no hay lancha, puedes recorrer las calas de una en una por el camino de Ronda. ¡Imaginaos las vistas!

Begur, con su estilo indiano y más hacia el interior, Pals, Peratallada, las ruinas del poblado ibérico de Ullastret, el encanto de Llabiá, un pueblo sin apenas una tienda desde donde se divisa la mejor vista de la zona, portada de muchos libros de viajes.

La Bisbal, capital del Baix Empurdá famosa por sus cerámicas  o visitas al Castell  d´Empurdá, ahora hecho hotel,  o incluso subir al Castillo de Montgrí del S.XIII construido por Jaime II, es todo un reto, pero aviso, solo se conservan sus murallas, para que no haya desilusiones! Eso sí, la vista es única, desde donde se divisan las islas Medas para amantes del buceo, ¿sigo?

Paseos a caballo hasta la playa de la Gola, playa salvaje donde desemboca el rio Ter y todavía se recogen angulas.

En fin, mejor no vayáis que allí se está muy tranquilo y hay pocos sitios como este donde el verano o cada estación del año es un regalo. Espero que os haya gustado, hay mucho que contar, esto es solo un aperitivo.

Os deseo buena entrada al trabajo con los mejores deseos….

 

2 comentarios a “El Ampurdán, la belleza y la calma”

  1. Leticia

    Aunque soy fan total de la playa porque amo el mar en todas sus versiones y simplemente bañarme y mirar el mar me llena, me encanta cómo describes esta zona. Se nota que te aporta muy calma y energía positiva y tu relato me ha dado ganas de conocerla.

    Responder
  2. Laura

    Un gran plan, sobre todo para el otoño, escapadas y demás. El interior es algo que descuidamos y nos ofrece muchos planes más alternativos a la playa y la arena.
    Una fan de la montaña tan encantada!

    Responder

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.