De bodegas y vinos

Publicado por en Sin categoría.

Esta semana he hecho una escapada exprés a La Rioja Alavesa, en concreto he visitado El Ciego y la Villa de Laguardia. Dos pueblos con un encanto especial que recomiendo absolutamente y no sólo por las extraordinarias bodegas de la zona, sino por la simpatía y cariño de sus gentes. Tuve la gran suerte de disfrutar de un día de sol increíble para perderse por las pequeñas calles de Laguardia. La villa está completamente amurallada, y solo se puede acceder a pie por alguna de sus puertas.

Viajar a Rioja Alavesa y no visitar bodegas es prácticamente imposible. La región está invadida por espectaculares obras arquitectónicas que se integran a la perfección en el paisaje. En concreto he visitado tres: Ysios, Marqués de Riscal y Artadi.

Amaneció un día precioso y desayunamos en una chocolatería con un nombre muy sugerente “como vino para chocolate”, donde tomé la mejor tostada de mi vida y es que en Laguardia todo se hace con detalle. Tras terminar mi delicioso desayuno, me dirigí a  Ysios, una bodega de vanguardia.  Desde que comienzas a acercarte a su imponente edificio del arquitecto Santiago Calatrava respiras diseño, y es que cada detalle está pensado al milímetro. Realizamos una visita a toda la bodega, lo más imponente es su sala de barricas que aloja más de mil trescientas barricas de roble americano bajo la cubierta ondeada sin una sola columna. Lo que más me gustó de esta bodega es su club Ysios, donde los socios pueden disfrutar de catas y espacio para sus vinos en una preciosa sala privada en la bodega con unas vistas espectaculares a la Sierra de Cantabria.
 Tras esta visita nos dirigimos a Artadi, esta bodega familiar presentaba su añada 2013 en Primeur, asistimos a una cata de la mano de Juan Caros López de Lacalle de tres de sus vinos: El Carretil, La poza y El Pisón. Tres vinos muy diferentes, pero todos con el sello de la mejor bodega del año 2014, que se nota en cada matiz en boca y en nariz. Para cualquier amante del vino es todo un lujo poder catar un “Pisón” años antes de que salga al mercado.

Para finalizar la ruta no podíamos perdernos Marqués de Riscal, y es que su hotel diseñado por Frank Gehry emociona. Nunca he conseguido alojarme  allí, ¡pero lo conseguiré algún día! Las reservas de meses enteros por grandes firmas hacen difícil conseguir una habitación.

Menudo planazo recorrer la zona y disfrutar de los buenos vinos que tenemos en España, un país que muchos quisieran visitar y aquí lo tenemos en la mano. En cinco horas puedes llegar a cualquier playa desde Madrid o en sólo tres horas de viaje disfrutar de Álava y La Rioja.

Un comentario a “De bodegas y vinos”

  1. Eva

    Desde luego Laguardia es un lugar imprescindible para visitar, sus calles, sus iglesias, su gente… Y desde luego en la chocolatería Como Vino para Chocolate sirven los mejores desayunos. También yo he comido ahí las mejores tostadas de mi vida, hechas con todo el cariño de Aitor y servidas con la mejor sonrisa, la de Reyes. ¡ Hay que repetir !

    Responder

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.