Las consecuencias de no descansar suficiente entrenado

El ‘running’, ‘jodding’, ‘footing’, o el gimnasio son una de las tantas formas de realizar deporte. Estos se han puesto de moda en los últimos años junto con el pensamiento de llevar una vida activa.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud recomienda a los adultos de 18 a 64 años acumular un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física aeróbica moderada, o bien un mínimo de 75 minutos semanales de actividad aeróbica vigorosa, o bien una combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.

Pero existen muchos riesgos a los que se puede exponer quien practica deporte sin el adecuado descanso se encuentran:

-Rotura muscular por estrés: el desgaste físico que supone para los músculos estar en tensión diariamente puede derivar en roturas musculares por estrés que imposibilitan la práctica de deporte durante cierto tiempo. 

-Cambios hormonales: la falta de descanso provoca cambios en la liberación de hormonas, lo cual se va a sumar a la mayor liberación de estas sustancias que produce el deporte, como es el caso del aumento en los niveles de dopamina. Sin un control adecuado del descanso se pueden producir cambios de humor y déficit en el rendimiento deportivo.

-Alteración del ritmo cardiaco: también se puede ver afectado el sistema cardiovascular debido a que un exceso de entrenamiento sin el correspondiente descanso puede provocar aumentos inesperados del ritmo cardiaco y alteraciones de la presión arterial. 

Quienes siguen una rutina para perder peso descansar 3 días a la semana para acelerar el metabolismo de forma progresiva y permitir la recuperación de los músculos, pudiendo aumentar la intensidad en las sucesivas sesiones de entrenamiento. Así como dormir ocho horas diarias si se realiza deporte de forma moderada, en el caso de una alta intensidad, entre 10 y 12 horas.

Practicar ejercicio diario de forma excesiva se traduce en lesiones ya que el cuerpo no está preparado para tan alto esfuerzo de forma repentina. Lesiones que pueden conducir a la desmotivación y el abandono del gimnasio.

Con una rutina quema grasas de intensidad moderada la recomendación es dejar un día de descanso entre cada jornada de deporte, en total 3 días libres a la semana. A medida que el organismo se vaya acostumbrando al ejercicio y se consiguen los primeros objetivos, se puede reducir el descanso a 2 días.

A medio y largo plazo también es posible adoptar un descanso activo, es decir, emplear los días libres para dar un paseo, unos minutos de natación o montar en bici.

Via: Europa-press

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *