Tácticas para bajar de peso sin seguir una dieta

Seguir unas instrucciones estrictas y convertirse en un esclavo de la comida puede ser contraproducente a la hora de conseguir el objetivo deseado en una dieta.

Si deseas bajar de peso pero no quieres ser esclavo de cuando comer, de que comer y cuanto comer?. Puedes seguir estas estrategias para bajar kilos sin seguir una dieta.

Comprometerse a cambiar: Es primordial reconocer que perder peso requiere dedicación y esfuerzo

En lugar de enfocarse en un “régimen alimentario”, es necesario echar una red más amplia, tal como una autoevaluación al estilo de vida personal.

En lugar de prohibirse ciertos alimentos es más sensato cambiar los hábitos que conllevaron a la ganancia de peso en primer lugar, es necesario adoptar un estilo de vida saludable y posteriormente, se logrará el peso saludable.

Para empezar hay que establecer un escenario para tener hábitos duraderos y saludables, para esto hay que mentalizarse y desarrollar un plan de acción.

Ponerse metas accesibles: Para tener éxito en tus planes de bajar peso, es necesario que los objetivos se adapten a tu personalidad, dichos objetivos se deben caracterizar por ser:

Realistas

Es necesario ser realista para que no haya alguna decepción, ya que te puede conducir al desaliento y retomar de nuevo los viejos hábitos. A pesar de la pérdida de peso semanal de dos dígitos mostrada en las competiciones de TV, la manera más segura de alcanzar la meta a largo plazo de perder peso poco a poco, constante y permanente es establecer metas de comportamiento.

Medible

Puedes realizar un seguimiento diario de la metas y al final de la semana evaluar el progreso. A continuación se puede, modificar, aumentar o mantener las metas en función del éxito. Los objetivos pequeños y alcanzables mantendrán el enfoque, éxito y avance a largo plazo.

Realizable

Por ejemplo, en lugar de decir: “Voy a hacer ejercicio esta semana”, debes establecer como objetivo caminar por el parque después de la cena durante 30 minutos los lunes, miércoles, viernes y domingos. Otro ejemplo, en lugar de decir: “Comeré más verduras”, debes establecer una meta para añadir cierta cantidad de verduras cocidas a la cena de lunes a viernes en esa semana.

Dividir las tomas lo máximo posible: Los atracones son enemigos de la perdida de peso. Comiendo lo mismo un día en cinco tomas engorda menos que en tres.
Es recomendable sentarse y concentrarse en la comida mientras se come. Esto te ayuda a estar consciente de cuánto comer y cuánta comida se necesita para sentirse satisfecho.
No es bueno tener hambre por lo que es más efectivo comer cada poco rato porciones reducida.

Fibra: Un estudio encontró que, la fibra protege contra el aumento de peso. Los alimentos ricos en fibra tardan más en digerirse, por lo que te sentirás más lleno.

Llevar un seguimiento de lo que se come: Mantener un registro de los alimentos que se ingiere, es otra herramienta que se a demostrado útil para la pérdida de peso. Un estudio comprobó que las personas que mantienen un registro de los alimentos que comen diariamente pierden el doble del peso que las que no.

Adquirir una rutina de ejercicio: Comprometerse a un ejercicio diario, aumentará la cantidad de calorías que el cuerpo quema y tendrá mayor impacto en los resultados.

La combinación de ejercicios cardiovasculares como correr o andar en bicicleta, con entrenamiento de fuerza y de flexibilidad genera resultados más significativos.

Sentirse apoyado: No está de más tener a alguien que te hará responsable y te ayude a cumplir las metas. Preferiblemente debe ser alguien que te escuchará cuando estés frustrado o cansado, y para también animarte.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *