La verdadera cara de los alimentos 0% en materia grasa

Cuando recorres los pasillos del supermercado en busca del alimento perfecto y ves las estanterías llenas de productos bajos en grasa te vienen a la mente varias preguntas. ¿Son saludables los productos 0% materia grasa?.¿Qué se enmascara detrás de estos?.¿Llevan más azúcar?. ¿Hay que evitar su ingesta?.¿Nos engañan desde la industria alimentaria?.

 
Para empezar el término 0% en materia grasa hace referencia al nulo contenido en grasa, pero no hace referencia al contenido en azúcar, sal o almidón. Por poner un ejemplo, una pieza de fruta podría ser considerada un alimento con 0% de materia grasa ya que en su composición hay agua, hidratos de carbono, vitaminas y oligoelemento. Por el contrario, el aceite de oliva nunca podría ser 0% en grasa porque se trata de un alimento que contiene grasa y algunos micronutrientes, a pesar de que su composición grasa haya demostrado ser la más saludable.

 
Los alimentos procesados y etiquetados como 0% en grasa pueden inducir a error al consumidor si se considera que están libres de azúcares. La grasas son los macronutrientes que dan más sabor a los alimentos, por lo que los fabricantes busca alternativas añadiendo otras sustancias con alto contenido en azucares y sales.

 
Es imprescindible siempre que revisemos el etiquetado de los productos, a de más de ver el contenido de grasa, comprobar su nivel de azúcares. Una menor cantidad de grasa no implica que el producto sea más saludable.

 
Eso si, los alimentos con contenido graso son más calóricos. Considerando que 1 gramo de grasa produce 9 kilocalorías, mientras que1 gramo de azúcar produce 4 kilocalorías. Debemos seguir una dieta basada en la ingesta de calorías no en el grupo al que pertenecen los alimentos.

 
Estudios han demostrado que seguir un régimen basado en la ingesta de productos 0% no facilita la bajada de kilogramos ni el mantenimiento después de haberlos perdido. De hecho, algunas de esas investigaciones revelan que quienes realizan una dieta incluyendo una cantidad de grasa moderada o incluso elevada pierden tanto peso -o en ocasiones más- que quienes recurren a dietas bajas en grasa. De hecho estas dietas suelen ser sinónimo de aumento de los triglicéridos y disminuir el colesterol bueno.

 
Como ejemplo claro tenemos las bebidas edulcoradas no tienen nada de grasa y, sin embargo, contribuyen significativamente al sobrepeso. Así que no importa si se comen o se toman productos bajos en grasa, pueden incrementar tu peso tanto como los carbohidratos o las proteínas si se excede el número de calorías recomendadas.

 
No obstante, el tipo de grasa que se ingiera puede ser más importante que la cantidad. Se recomienda tomar grasas monoinsaturadas, aquellas que se encuentran alimentos como el atún, las sardinas, el salmón, los frutos secos, el aceite de olvida y algunos vegetales, como el aguacate, que contribuyen a disminuir el colesterol malo en la sangre y a incrementar el bueno.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *