Edema óseo que es y que debes hacer

huesoEsta lesión no es muy común pero puede ser una de las más temidas por los corredores debido a su complejidad, duración y tratamiento. Importante, un edema óseo no se aprecia con una simple radiografía es necesaria una resonancia magnética para identificarla.

El edema óseo es la inflamación o acumulación de fluidos inflamatorios en su interior. Parece imposible pensar que dentro del hueso puedan concentrarse líquidos pero hay una explicación. En su interior el hueso es trabecular (menos denso, como esponjoso, parecido a una malla interna), allí se alojan una gran cantidad vasos sanguíneos, que al sufrir un traumatismo generan un derrame provocando un sangrado dentro del hueso. Así pues el edema óseo sería una especie de moratón o cardenal en el interior de un hueso.hueso 2

Es frecuente en deportistas profesionales y de competición, y en personas que realizan determinados trabajos o actividades repetitivas, y ocurre más frecuentemente en articulaciones como la rodilla o el tobillo, siendo los huesos del calcáneo, astrágalo o metatarsianos del pie los más dañados en los corredores. Pero también puede sufrirse en muñecas vertebras o cadera.

A veces es difícil de diagnosticar ya que los síntomas son variados. El edema óseo provoca un dolor difuso pero constante, que lamentablemente para los runners empeora con la actividad, existiendo en ocasiones cambios térmicos y de volumen en la zona. El líquido del hueso hace subir la presión interna provocando ese dolor, el cambio de temperatura e incluso inflamación en la articulación afectada.

Pero en esta lesión tan importante es reconocerla como determinar la causa, ya que allí radicará la forma de tratamiento. Las causas por las que se producen el edema óseo principalmente son. Traumatismos severos (golpes grabes en el hueso). Por microtraumatismos (impactos repetitivos), muy asociados a la carrera a pie. Osteoartritis (enfermedad que al atacar los cartílagos somete al hueso a mucho estrés).

Para hacer un correcto tratamiento es necesario un atributo muy difícil de desarrollar, la paciencia ya que puede ser una lesión que cueste mucho restituir. Clásicamente el tratamiento consiste en fisioterapia, magnetoterapia y ante todo REPOSO. Pero lo más importante es identificar que causas lo desencadenaron para que no vuelva a producirse. Paulatinamente realizar ejercicios sin impacto articular (natación). Los métodos tradicionales de recuperación suelen ser lentos por lo que la paciencia es el mejor aliado. Pero en los últimos foros médicos internacionales se está dando gran importancia a una terapia excepcional para curar el edema óseo: la oxigenoterapia en cámara hiperbárica. Los más recientes artículos científicos publicados por expertos en el tema, traumatólogos, rehabilitadores e hiperbaristas, coinciden en recomendar su uso

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *