La bursitis de rodilla la enemiga de los corredores

bursitisLa bursitis de rodilla es una patología o lesión muy común en deportes de contacto como el rugby o el fútbol, la reiteración del mismo movimiento soportando una gran carga sobre la rodilla es una de las causas de su aparición, por lo que los runners son de los deportistas más afectados.
Para poder curarnos de esta dolencia hay que entender que es, que síntomas la acompañan, como se produce, que factores la benefician y como evitarla.
Lo primero es conocer que es una bursitis: pues tan simple como una inflamación que se produce dentro de una parte de la rodilla. Allí se alojan líquidos que lubrican las articulaciones facilitando el movimiento de los tendones y ligamentos. (En este punto me vais a permitir que no incluya términos más técnicos como Bolsa serosa o liquido sinovial .Intento explicarlo de forma fácil y sencilla). Este liquido pude aumentar produciendo una bursitis de rodilla.
El síntoma más visible en una bursitis es la hinchazón de la zona pudiendo ser muy voluminosa y adoptando en ocasiones forma de pelota. Pero las manifestaciones más incomodas son dolor, cojera, rigidez y limitación o impotencia funcional. Si la inflamación viene producida por una pequeña hemorragia interna, la zona inflamada vendrá acompañada por un hematoma.
La causa fundamental que produce la bursitis es la presión continua, por exceso de tensión en el tendón lo que provoca una inflamación, por estrés o microtraumatismos repetitivos; debido a la repetición prolongada de ciertos gestos y movimientos. En general, los trabajadores que deben mantenerse en una posición de rodillas de manera prolongada, como los instaladores y carpinteros, suelen padecer bursitis de rodilla.
También existen diversos factores que aumentan el riesgo de padecer una bursitis de rodilla:
-Mala ejecución de movimientos en actividades funcionales.
-Desalineación en la articulación femoro-patelar
-Las enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide y gota.
-Las enfermedades metabólicas como la diabetes
El tratamiento de la bursitis de rodilla varía dependiendo de la zona y paciente que la sufra. En cualquier caso, cuando la bursitis se presenta, tan pronto como sea posible, se aplica frío o hielo para evitar la agravación de la inflamación y se ingieren anti-inflamatorios no esteroides.
Otros tratamientos más específicos son:
-La terapia con láser y la terapia física o manual.
-Infiltración local de cortisona después de la aspiración del líquido de la bolsa.
-Si el tratamiento conservador de la bursitis no es suficiente, es posible realizar la extirpación quirúrgica de la bolsa.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *