Sudas mucho o padeces hiperhidrosis

Sudar no es malo, es importante para el control de nuestra temperatura y la creación de una primera barrera de defensa cutánea. Generalmente, todos solemos sudar cuando salimos a correr y más con la llegada de estas elevadas temperaturas. No obstante, hay personas que llegan a sudar muchísimo, a pesar de que haga fresco o se esté en reposo.
Otras casusas que pueden ser situaciones en las que notemos el exceso de sudoración son al sentirse nervioso, enojado, avergonzado o con miedo. No obstante, cuando la sudoración excesiva se presenta sin estos desencadenantes, estamos hablando de hiperhidrosis. Así que si en estos días notamos que todo el día andamos sudando no debería preocuparnos hay muchos factores que pueden producirlos.
Físicamente la hiperhidrosis se produce por una hiperactividad de las glándulas sudoríparas que son las que expulsan las gotas de sudor, además suele afectar en zonas muy concretas del cuerpo como las manos, los pies o las axilas. En este caso se llama hiperhidrosis primaria o focal. Es un proceso bastante habitual (afecta entre el 1-3% de la población), aunque posiblemente no se consulta excesivamente dada la falta de eficacia de los tratamientos hasta ahora.
En la mayor parte de los casos, no se puede encontrar la causa y parece ser hereditario. Eso sí, si la sudoración tiene lugar como resultado de otra afección médica, se llama hiperhidrosis secundaria. La sudoración puede presentarse en todo el cuerpo o sólo en una zona.
En cuanto a los remedios que podemos utilizar para el exceso de sudoración existen naturales como los masajes con aceite de ciprés, el aceite de lavanda en axilas, pies y otras zonas de mayor sudoración. También las infusiones “astragalus” (veza lechosa).
Para pacientes de la hiperhidrosis existen varios tratamientos. A nivel tópico, se pueden usar antiperspirantes a base de sales de aluminio a diferentes concentraciones. Como tratamiento oral, existen unos fármacos llamados anticolinérgicos, betabloqueantes o benzodiacepinas, que actuarían sobre el el sistema nervioso autónomo.sistema nervioso autónomo.
Otra alternativa son las infiltraciones subcutáneas de toxina botulínica (botox). El favorito a día de hoy, sobre todo a nivel axilar. Es un excelente tratamiento para la hiperhidrosis axilar y palmar. Sus principales inconvenientes radican en su precio, el dolor que provoca la infiltración, la necesidad de realizar entre dos y tres tratamientos al año, pues su duración es de 4 a 6 meses.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

1 Comentario

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *