Soluciones fáciles para cenas ligeras

food-1285301_960_720Seas un enfermo de la dieta, el cual pesa todo lo que come, o un despreocupado absoluto que come dos o tres veces a la semana en locales de fast-food, cuando llega la noche todos tenemos los mismos problemas : poco tiempo y cansancio para poder disfrutar de una cena decente. Aquí te damos varias ideas para que la comida a domicilio no siga creciendo en nuestro país.

Latas de conservas: Es una buena solución si lo que  no quieres es ensuciar ni una sartén para preparar la cena. Vamos desde las más extravagantes como la trucha en escabeche, el pulpo a la gallega o los chipirones en su tinta. Estas quizá no sea necesario acompañarlas de nada, un poco de lechuga o un tomatito sería suficiente. Luego estarían latas más comunes como las de mejillones en escabeche  que tienen más gracia, el bonito o atún en aceite o al natural si vais de finos y quizá la más recomendable las sardinas. Para estas tres quizá haya que currárselo un poco más y acompañarlas de una tostada con algo verde o una grasa vegetal como el aguacate.

Ensalada la solución para todo: Tener algo verde en la nevera es importante, aunque solo sea para que tus invitados piensen que eres una persona sana. Pero no solo de lechuga se compone una ensalada, existen una abundante variedad de posibilidades.

Están las de arroz o pasta, aunque quizá no es la mejor opción para la noche por su alto contenido en hidratos de carbono. Lo mismo ocurre con las compuestas de patata cocida rollo campera o ensaladilla. Mejor alternativa son las de legumbres si las acompañamos de otras verduras crudas y de toppings variados como semillas, frutas disecadas y por ejemplo un queso fresco. Pero quizá la más apropiada para la cena sea una ensalada tipo César con hidratos suaves provenientes de la lechuga y los picatostes, con algo de proteína gracias al pollo y si no nos pasamos con las salsa tendrá un grado de grasa apropiado.

La tradicional carne blanca a la plancha ya sea de pollo  o pavo es la clásica cena fácil de preparar, barata y que  copa todos los tópicos alimenticios: poca grasa y mucha proteína. Es verdad que puede llegar a ser un poco sosa por lo que una buena idea es poner sobre ella unas lonchas de queso, unas nueces o unas rodajas de manzana y enrollar el filete sobre sí mismo. Esto lo salamos y lo metemos en el horno o al vapor con unas gotas de aceite, hará que el pollo sea algo más divertido.

Otro clásico, pescado a la plancha o al horno. Todos oímos pescado y lo asociamos a algo con mucha elaboración pero nada más lejos de la realidad. Una rodaja de pescadilla con un poco de sal, aceite, perejil y al horno 12 minutos. Un lomo de atún fresco en un clásico tataki  (forma de cocinado sellando todos los lados de la pieza en la plancha y dejando el centro crudo) o una rodaja de salmón al vapor son algunos de los ejemplos que pueden alegrarnos la noche haciendo de nuestras cenas algo rápido, fácil y siendo el complemento ideal para una dieta equilibrada.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *