Ir de cañas después de correr puede ser positivo para el estado físico y anímico de los corredores

Expertos han coincidido en que tomar una caña tras una práctica deportiva como el running puede ser “positivo” para el estado físico y anímico del deportista.
De este modo, la cerveza, gracias a su composición y características organolépticas, puede ser una opción para recuperar las pérdidas hidro-minerales producidas tras el ejercicio físico, siempre que se tome en cantidad moderada.
La alimentación, la práctica de ejercicio físico y las relaciones sociales como parte de un estilo de vida activo han sido los temas abordados este jueves en la jornada Nutrición y estilo de vida del deportista, que ha tenido lugar en el salón de actos de la Facultad de Ciencias del Deporte, en Cáceres, según ha informado en nota de prensa el Centro de Información Cerveza y Salud.

Los ponentes han coincidido en la importancia que tiene una adecuada recuperación de las pérdidas que se hayan producido durante el ejercicio. Entre ellas destaca el agua y las sales minerales que se pueden perder, en importante cantidad, por el sudor.
En este sentido, el profesor Manuel Castillo, catedrático de Fisiología Médica de la Universidad de Granada, ha subrayado la necesidad de “recuperar esas pérdidas por el efecto de reposición que tiene y porque determina una correcta regeneración de las estructuras dañadas, lo que mejora el rendimiento y previene lesiones”.
Además del agua, a raíz de las conclusiones del estudio ‘Idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo de los deportistas’, el doctor Castillo ha explicado que “la cerveza, tan habitualmente consumida, podría ser una opción para reponer las pérdidas hidro-minerales que se producen con el sudor y facilitar la recuperación gracias a las características organolépticas y los sustratos metabólicos que aporta esta bebida como son los antioxidantes, vitaminas del grupo B y aminoácidos”.
Por tanto, el consumo moderado de cerveza (entre una y dos cañas para las mujeres y dos y tres cañas para los hombres) podría favorecer la rehidratación sin afectar al rendimiento deportivo.
Los conferenciantes también han hecho hincapié en el papel que el entrenamiento invisible y las relaciones sociales tienen en el deportista.
Así, los asistentes han podido conocer de primera mano la experiencia personal del exbaloncestista, y ahora médico y director del Instituto de Rehabilitación Funcional y Ciencias Aplicadas al Deporte de La Salle, el doctor Juan Antonio Corbalán.
“Saber compaginar las horas de esfuerzo con actividades que nos hagan disfrutar y desconectar, como salir a tomar unas cervezas con amigos o familiares, es vital para mantener el nivel y no olvidarnos de la vida que tenemos fuera de la cancha”, ha dicho.

Además, el doctor Corbalán ha animado a seguir una vida activa en la que tenga cabida “una alimentación equilibrada, el deporte y los hobbies”.
Para poner en práctica los consejos ofrecidos en la jornada, se ha culminado con la carrera Beer Runners, movimiento cuya filosofía se basa en salir a correr en grupo y al aire libre para terminar el recorrido disfrutando de una cerveza y una tapa en compañía.

Otras noticias
También en la web
Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *