Abengoa: tocada y ¿hundida?

Todavía recuerdo como hace unos años pregunté a mi profesora de Economía del instituto por qué Abengoa tenía esas subidas y bajadas tan acusadas. Dijo que era cosa de la especulación, movimientos del mercado sin ton ni son.

A Abengoa le tiemblan los cimientos, y los Benjumea, que han hecho y deshecho a sus antojos en la energética andaluza se comportaron como una auténtica casta. Felipe Benjumea asumió la presidencia ejecutiva de la empresa en 1991 siendo Javier, su hermano, el vicepresidente de la compañía. Con casi 9.000 millones de euros en deudas (4.000 solo en proveedores) la renegociación con los bancos fue compleja todo y que a esos niveles el gran perjudicado es el acreedor. Ahora Felipe se marcha con 12 millones de euros de indemnización y los Benjumea siguen mandando en Abengoa. ¿Su truco? Las acciones clase A de la empresa tienen 100 votos más que las B, haciendo uso de las mismas en cada Junta. De hecho, Abengoa tenía un programa de conversión de acciones A a B (con mismos derechos económicos pero distintos políticos) que invitaba al accionista medio a pasarse a las de segunda clase.

Planta solar de Abengoa en Sanlúcar la Mayor, Sevilla.

Planta solar de Abengoa en Sanlúcar la Mayor, Sevilla.

En 2014 traspasó a Abengoa Yield activos generadores de flujo de caja recurrentes (campos termosolares, infraestructuras…) y sacó la compañía a cotizar en Estados Unidos. A su vez, emitía bonos a altos intereses para tratar de salir adelante. Pero era tarde, la empresa estaba tocada y prácticamente hundida. El miércoles anunciaba el preconcurso de acreedores, un periodo de 4 meses para negociar una solución con sus acreedores.

Screen Shot 2015-11-29 at 22.53.19

Rápidamente sus acciones abrieron la sesión con caídas del 70%, recuperando algo en posteriores sesiones pero arruinando a los ya de por sí maltratados accionistas y bonistas de la compañía. Pero la Administración ha sido firme; tanto el Ministro de Industria como Susana Díaz, Presidenta de la Junta de Andalucía, mantienen que son los bancos quienes deben negociar sin contar con el Estado. Un pronto acuerdo es deseable para dar tranquilidad a los más de 27.000 empleados que tiene el grupo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>