Archivo por meses: marzo 2015

El sistema monetario: del patrón oro al dinero fiduciario

A día de hoy, muchos ciudadanos siguen pensando que el valor de nuestra divisa está anclado al oro. Que es este metal el que da soporte al valor de los billetes que manejamos diariamente. Nada más alejado de la realidad; es la confianza de los usuarios de dichos billetes la que mantiene su valor, su capacidad de ser intercambiados por bienes y servicios.

El Patrón Oro fue un sistema monetario empleado a lo largo del siglo XIX y que terminó a causa de la Primera Guerra Mundial. La base de este sistema fue que la divisa de un país era capaz de ser convertida en oro por el banco central cuando fuese requerido. Los ciudadanos podían intercambiar libremente ese oro y por extensión realizar transacciones entre todas las naciones ya que la convertibilidad oro-divisa permitía el cambio de moneda. En aquel tiempo, la Libra Esterlina constituía la moneda de reserva oficial teniendo por tanto todos los bancos centrales la mantenían en sus balances. Los bancos centrales tenían la misión de ajustar constantemente sus reservas de oro para poder emitir moneda de modo que una subida o bajada en los precios de dicho metal afectaba a la marcha de la economía. El descubrimiento de nuevas minas, la pérdida de potencia económica de Gran Bretaña y la necesidad de imprimir moneda para financiar los costes derivados de la Guerra, supusieron el fin de un sistema que dificultaba la acción del gobierno para alterar la política económica de la nación.

Posteriormente y tras la quiebra de este sistema se plantearon medidas para volver a crear un clima de estabilidad comercial internacional y el desarrollo de las economías. Nació así el patrón de cambio-oro, conocido también como el sistema de Bretton Woods. Este mecanismo contemplaba la creación de un sistema monetario internacional que giraba en torno al Dólar, permitiéndose cambiar éste a razón de 35 dólares por onza de oro. Como el precio de la moneda era fijo, el resto de países debía fijar su moneda en relación a aquella, e intervenir en los mercados para no permitir una variación en su valor del 1% (positiva o negativa). Instituciones que nos suenan familiares a día de hoy como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional fueron creados en esta época. El Sistema de Bretton Woods quebró durante la Guerra de Vietnam, cuando Estados Unidos enviaba constantemente dólares al exterior para financiar la contienda. Ante la falta de confianza de diversos países ante EEUU, empezaron a cambiar dólares por otras divisas más seguras hasta que en 1971 el presidente Nixon suspendió la convertibilidad dólar-oro y lo devaluó para estimular sus exportaciones. funcion_publica_fabrica_nacional_moneda_timbre_01Poco a poco, los diversos países abandonaron el sistema surgido de Bretton Woods dejando fluctuar sus monedas sin necesidad de ser respaldadas. Los billetes y monedas fiduciarios no basan su valor en ningún metal, es la confianza de sus usuarios en el banco central y en futuras promesas de aceptación la que confiere dicho valor. Las divisas se intercambian en el mercado unas con otras, determinando mediante este mecanismo su precio. Precisamente, sin esa confianza, un billete de 10 Euros no valdría más que el papel en el que se imprime.