Archivo por meses: febrero 2015

El Índice Big Mac

El Big Mac Index es un índice publicado por la revista económica The Economist  que permite comparar el poder adquisitivo de los diferentes países en los que se vende la famosa hamburguesa.

El índice se basa en la teoría de la Paridad del Poder Adquisitivo, que indica que un dólar debe comprar la misma cantidad de bienes con independencia del país en el que se encuentra. Es decir, los tipos de cambio deben ser tales, que permitan a una divisa comprar un bien en diferentes países. Es un concepto algo abstracto que se comprende mejor con un sencillo ejemplo.

Supongamos que el tipo de cambio Yen/Dólar es 100 (Con un Dólar se pueden comprar 100 Yenes Japoneses) y que un bien determinado cuesta en EEUU 10.000 Dólares y en Japón 900.000 Yenes. El precio de este bien en Japón convertido a Dólares sería de 9.000, lo que haría que los vendedores de este bien, compraran en Japón y vendieran en Estados Unidos ganando la diferencia. Este hecho, originaría un aumento de la demanda de Yenes elevando por lo tanto el tipo de cambio de esta divisa. Finalmente, este proceso de ajuste terminaría cuando el precio en Dólares y en Yenes fuera el mismo (900.000 Yenes / tipo de cambio $ = 10.000$ siendo ese cambio de 90¥ por $). A este tipo de cambio nominal, dicho bien cuesta lo mismo en Japón y EEUU. Sin embargo, este cruce no es el que acostumbramos a conocer, ya que omite diversos efectos que tienen lugar en la economía como el crecimiento/decrecimiento de los precios, la imposibilidad de comparar ciertos bienes o las variaciones de tipos de interés.

Big Mac

Un bien comercializado en gran parte del globo es el Big Mac por ello se usa como referencia para establecer relaciones entre el coste de vida de los diferentes países en los que se vende y la apreciación/depreciación de su moneda con respecto al Dólar. Se toma como índice el precio de esta hamburguesa en los Estados Unidos y se compara mediante la PPA.

El índice y diferentes gráficos pueden ser visualizados en esta sección de la web de The Economist. Os animo a comprobar lo curioso de algunos países: mientras en Suiza puedes comprar un Big Mac por 7.54$ (60% más caro que en EEUU) en Ucrania puedes hacerlo por apenas 1.20$ (75% menos).

Los New Deals

En plena Gran Depresión, el gobernador de Nueva York por el Partido Demócrata, Franklin D. Roosevelt ganó las presidenciales y se convirtió en presidente de los Estados Unidos de América. El crack de la bolsa de Nueva York había arrastrado al resto de la economía al abismo, la fiebre por la especulación había llevado a la ruina a la mayoría de la población.Bolsa de Nueva York

Con un plan de reformas intervencionistas, pretendía poner fin a una época de crisis económica y carestía que parecía no tener fin. Este programa, conocido como New Deal, se desarrolló entre 1933 y 1938 tratando de reactivar la economía mediante incrementos en el gasto público. Este plan de inversiones estaba fundamentado en la teoría Keynesiana, la cual indica que un incremento en el consumo, inversión o el gasto público producen un efecto multiplicador que hace aumentar la Renta Nacional. Si los ciudadanos aumentan su renta disponible (vía salarios, prestaciones, becas…) pueden gastar más, distribuyendo todavía más dinero en la economía. Keynes postulaba por tanto, que el Estado debía intervenir en la economía para corregir las deficiencias del mercado.

Si bien es cierto, no hay evidencia de que el New Deal tuviera eficacia en la lucha contra la crisis económica, pero sí introdujo novedades en el plano social, asentando las bases de un sistema de seguridad social o instaurando entidades para el control de los mercados financieros.

Paro histórico EEUU

En los años de la Gran Depresión, el paro rondaba el 25% mientras que el Producto Interior Bruto se reducía en 200.000 millones de Dólares.
Evolución PIB EEUU

En España también tuvimos planes para el estímulo de la economía, el conocido como Plan E, planteado por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a finales de 2008. Un plan de 13.000 millones de Euros que permitía a los ayuntamientos iniciar obras públicas para la mejora de las instalaciones. El diario El País publicó un artículo indicando que estos programas permitieron ocupar a más de 400.000 trabajadores, pero también fue criticada la calidad de las obras aludiendo al despilfarro que ciertos ayuntamientos incurrieron en el uso de estos fondos.

Cartel Plan EEste tipo de medidas, que tienen sentido en momentos de recesión, plantean también problemas a largo plazo ya que tal cantidad de gasto no es sostenible en el tiempo y dada la duración de las obras puede no ser eficiente.

Recientemente acaba de ser aprobado un Plan Europeo de Inversiones por valor de 315.000 millones de Euros que tratará de reactivar la economía europea reforzando sectores estratégicos. Próximamente serán detalladas las condiciones del plan y quiénes son los actores que aportan dichos fondos.

Pues bien, a lo largo de la historia hemos encontrado diferentes planes de estímulo que responden a la visión Keynesiana de la economía: intervención estatal para tratar de corregir los desequilibrios del mercado. Un empuje para reactivar la economía cuando se encuentra en períodos de recesión.