Crónica de una nacionalización anunciada

Publicado por en Sin categoría.

Leo con estupor las declaraciones de estos días al respecto de la “nacionalización” del 51% de YPF en manos de Repsol por parte del gobierno de Cristina Kichner. ¿Realmente nadie lo esperaba? Yo creo que sí. De hecho la reacción de Repsol es tibia, e incluso estaban negociando desde hace un tiempo la venta de YPF a una empresa china.

De todos modos, hay un indicador mucho más claro de que esto iba a ocurrir: el proceso de toma de control indiscriminada de YPF ya había empezado hacía tiempo. Concretamente en el mismo momento en que la familia Eskenazi entra en el capital de la empresa. En ese mismo instante en que le son “impuestos” unos socios a una gran empresa de este modo, y que además para hacerlo se les concede un crédito a devolver usando los beneficios de la propia empresa , ahí, en ese justo instante, Repsol sabía que había perdido YPF. Estoy seguro de ello porque si dejas que te lo hagan una vez, ¿por qué no más veces? Todo dependía ya de la oportunidad y las formas. Podían  intentar ganar tiempo, hacer su posición más fuerte, o buscar una salida digna y rentable. Pero en el largo plazo sabían que terminarían fuera.

Básicamente estas cosas pasan porque quién las hace tiene el poder suficiente para hacerlas. Poder para saltarse las normas. Y se las volverán a saltar, por supuesto. Esto además va a ser una constante de nuestro tiempo. Olviden las leyes o acuerdos entre varios que parecían inmutables. Vuelve la ley de la selva, la ley del más fuerte. Negociar, mentir y aprovechar al máximo el poder y los pactos ocultos se va a volver el pan nuestro de cada día. Olviden la supuesta seguridad jurídica de los países, que en realidad nunca ha existido totalmente, y abran los ojos. Ahora será más evidente que todo se basa en poder y control, además de en una continua renegociación.

Lo que quizá no tenía tan claro Repsol era el momento en que esto iba a ocurrir. Aunque varios factores lo anunciaban. Haciendo cálculos, con los beneficios de YPF se había “devuelto” ya a Repsol lo que pagó por la compra de la empresa. La ruptura además haría necesaria la entrada de alguien que pudiera aportar tecnología e inversión. Escribí en twitter hace tiempo que estaba seguro de que habían negociado antes con los americanos. Esta semana pasada ya tenían una reunión con ellos. Pero sobre todo el descubrimiento del inmenso (y complejo) yacimiento de Vaca Muerta. Conjuntamente  con la preocupante situación económica de Argentina (no sólo a nivel energético) y con todo lo anterior, esto parece haber sido el detonante para que la mezcla se volviera inestable y estallara.

¿Consecuencias? Ninguna grave para Argentina en el corto plazo, creo yo. Europa quizá pataleará, pero no estamos acostumbrados a este tipo de negociación. Y los estadounidenses quieren América para ellos, en dura pugna con China. Ambos duros negociadores. Todos entrenados en el poder y la política. Así que sólo nos queda esperar al siguiente movimiento en el tablero geopolítico mundial para comprobar que lo de Europa es realmente la “Crónica de una Muerte Anunciada”

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

4 comentarios a “Crónica de una nacionalización anunciada”

  1. Alberto

    Consecuencias, miedo las gran pregunta es sí estamos ante la caja de pandora y USA le das miedo que otros países hagan lo mismo por ejemplo con las de telefonía

  2. Guillermo Haro

    Algunos amigos argentinos sí me comentan que hay una parte importante que no está de acuerdo con la nacionalización en particular, ni con las políticas del actual gobierno en particular :-S

    En todos sitios cuecen habas, suelen decir. Esperemos que Argentina no sufra la maldición (o paradoja) de los recursos naturales tras este descubrimiento

  3. Alberto

    Primera consecuencia, bolivia, también ha tocado a españa pero la cada de pandora esta abierta y ahora le puede tocar a cualquier país
    Yo supuesto que el próximo es Ecuador y le tocará a los ingleses

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.