El matón del barrio

Publicado por en Sin categoría.

El otro día viendo algo en la tele que no recuerdo me vino a la cabeza un capitulo de “Los Soprano”, magnifica serie de HBO que recomiendo a todo el que quiera aprender sobre gestión de empresa familiar.

En este capítulo aparece un amigo de la infancia de Tony Soprano. Habían ido juntos al colegio, se habían hecho favores, la típica historia. Este  amigo había sufrido al Tony matón ya desde pequeño, pero finalmente se lo perdonó todo y crecieron sin deuda alguna. el uno con el otro, pese a que Tony no se había portado especialmente bien.

Se reencuentran ya mayores, y el amigo de Tony tiene un pequeño negocio, una tienda de artículos deportivos, alguna relación con los viajes y el turismo, nada excepcional pero que daba para vivir bien. El reencuentro parece anecdótico, pero terminan liados de por medio por culpa de unos juegos (poker, si no recuerdo mal). El amigo de Tony termina endeudado hasta las trancas, y las condiciones que le ponen para pagar la deuda son absolutamente inviables. El las acepta y lo intenta, pero finalmente Tony y sus secuaces se quedan con su negocio, el cual empiezan a expoliar, y a endeudar mas para sacarle todo lo posible dejando en la ruina a su “amigo de la infancia”.

Cuando el pobre hombre, ya desesperado, pregunta a Tony que cuando terminara todo esto, la respuesta que recibe es mas o menos que “nunca, o cuando no le puedan sacar nada mas”. Por supuesto su familia se convierte en victima inocente de las decisiones del patriarca y los manejos de los mafiosos.

Lo que no recuerdo es por que me vino a la cabeza este capitulo…¡Ah! ¡Sí! Fue viendo en las noticias el tema del rescate a Grecia y las imposiciones de Alemania. Que curioso, ¿no?

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Un comentario a “El matón del barrio”

  1. Alberto

    Pero en ambos casos media la mala cabeza del patriarca que arruina a la familia y se echa en manos de los lobos. Un gerente peligroso es peor que una deuda impagable.
    Por cierto cuando la CEE dirá que las ruinas griegas son propiedad de Alemania y pasará a cobrar entrada o lo harán los bancos??

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.