Los “supuestos”

Semana plácida para el gobierno con presentación de presupuestos incluida. Y eso es lo increíble, que haya sido plácida. Con mayoría absoluta bien se gobierna, pero me temo que esto se nos va de las manos. Me explico: tengo una hija en Munich y vivo allí gran parte del año. Cada día sufro más para explicar a mis amigos y vecinos alemanas lo que pasa en mi país, ya no os digo para defenderlo.

Para poner todo en contexto, Alemania es un lugar donde el Ministro de Defensa, aristócrata, “forrado” y reconocido, ha dimitido porque hay dudas sobre las correctas referencias bibliográficas en 80 páginas de su tesis doctoral. Eso es algo que jamás pasaría en España, entre otros motivos porque el político medio aquí no era rico antes de entrar en política (a saber después), y una cantidad importante de ellos tienen “estudios de”…vamos, que de titulación universitaria ni hablamos. Bueno, pues a esta buena gente alemana diles tú que le presten unos cientos de miles de milloncejos a un país donde el déficit cambia con la meteorología. Ahora es una cifra, ahora es otra, ¡uy! perdona que una comunidad autónoma se ha equivocado con las llevadas. Claro, cómo sólo tienen “estudios de” pues pasan estas cosas. No es por malicia, ¿eh?

En cualquier caso, les da igual si es malicia o ineptitud, lo que les preocupa es prestar dinero a alguien que no sabe sumar y restar bien…bueno, empiezan a pensar que restan sí restamos bien, pero en el sentido equivocado, no se si ustedes me entienden. Pero en resumen, que si no sabemos en España calcular bien una cifra como el déficit ¿cómo van a fiarse de que se les devuelvaa el dinero que se les pide? ¡¡Porque estamos pidiendo cuando ya tenemos una importante deuda con ellos!! Quizá no el gobierno (ayudas europeas aparte), pero sí las empresas y bancos donde han invertido.

Ninguna pega, el Ministro Montoro se lanza a generar confianza (olvidando que tenemos los ojos de medio mundo encima) y nos dice que los presupuestos son en realidad “supuestos”. Vamos, que hasta él sabe que no los van a cumplir, pero que eso da igual, porque lo importante es usar los presupuestos como una herramienta de ayuda a la motivación, lo valioso es ser optimista (¿zapaterismo?) y poner objetivos que nos motiven, ver un futuro rosa (rosa oscuro, eso sí) y no la realidad. Fíjate tú que la gente lleva años enseñando en las escuelas de negocios y universidades a planificar y presupuestar, y nunca se nos había ocurrido enfocarlo así. Creo que las empresas en bolsa van a subirse a esta moda y anunciar los presupuestos a bombo y platillo como herramientas de “wishful thinking”, la carta a los reyes magos, con nuestros mejores deseos para los accionistas oye. ¿Qué ocurrirá cuándo no se cumplan esos resultados y los malvados mercados los penalicen? Dirán que es una vergüenza y una desfachatez que los mercados no se suban al carro de la ilusión y la motivación, y abandonen la realidad, que no es nada divertida. Si es que los mercados no son nada divertidos, menos mal que nosotros en este país sí entendemos de estas cosas. Menos mal.

Porque si no me costaría entender por qué ha salido ya tanto dinero de España como para no necesitar el rescate (adiós liquidez), por qué Alemania (que no es nada soñadora y sí bastante seria) se niega a la línea de crédito que no vamos a usar nunca pero que necesitamos, y por qué la prima de riesgo ha vuelto a subir. Es imposible de entender, sobre todo si vives en los mundos de Yupi…y eso que no hemos hablado de la cifra del paro, pero de verdad que prefiero desearos un buen fin de semana

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.
Esta entrada fue publicada en Administración Pública, Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *