El despilfarro no es delito, pero es despilfarro

Publicado por en Corrupción, Tribunales.

El juez de Instrucción número 5 de Castellón, Ignacio Risueño Puchades, ha argumentado que “el simple despilfarro o la inadecuada gestión no son, por sí mismos, constitutivos de delito alguno”, para dictar el sobreseimiento provisional de otra causa abierta por el despilfarro que padecimos los valencianos hasta que Camps fue fulminado -y luego absuelto- por unos trajes. En este caso, el del Centro de Convenciones de Calatrava en Castellón. El argumento coincide con el de la fiscal que archivó el caso de las torres de Calatrava en Valencia y hace referencia a una cuestión que Soraya Sáenz de Santamaría prometió resolver hace tres años.

En el auto, el juez Risueño muestra varias veces su “perplejidad” por cómo se manejaba el dinero público, señala actuaciones y omisiones que llaman “poderosamente la atención”  y expresa reflexiones tan interesantes como la siguiente:

La comparación de la actuación de los ahora desimputados con lo que en una empresa privada sería denunciable por “administración desleal” está más que justificada tras el relato de los hechos que hace el juez, y que resume en un párrafo que o bien no se ha leído la coordinadora general del PP valenciano, Isabel Bonig, o bien está segura de que no se lo ha leído nadie. Solo así se entiende que diga que no hay indicios -¡vaya si los hay!, lo que no hay son pruebas suficientes- y alardee de que todo se hizo bien, cuando lo cierto es que todo se hizo mal, lo que pasa es que no es delito. Aquí el párrafo del juez, al analizar el posible delito de malversación:

EUPV dice que va a recurrir el sobreseimiento provisional. Lo tiene complicado. El auto está muy bien argumentado, aunque siempre cabrían nuevas diligencias para averiguar, por ejemplo, quien negoció el contrato con Calatrava. Nadie se acuerda. Lee aquí el auto completo (.pdf)

Foto: Efe

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Un comentario a “El despilfarro no es delito, pero es despilfarro”

  1. sss

    el despilfarro no es lo mismo que “malversación de caudales públicos”? y eso no es delito?? vaya justicia en este país!

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.