La ‘start-up nation’ con la que sueña Juan Roig

Publicado por en Columna edición escrita, Empresas, Mercadona.

No es ningún secreto que la trayectoria profesional de Juan Roig es producto en buena medida de la gran cantidad de libros de management y autoayuda que ha leído desde que era universitario. Donde la mayoría no lee más que una serie de consejos que ya pondrá en marcha algún día, el presidente de Mercadona ve un conjunto de ideas de las que extracta las más interesantes para aplicarlas a su vida o a su empresa inmediatamente. El libro que le ha cautivado en los últimos años es Start-up Nation, de Dan Senor y Saul Singer, publicado en 2009 en Estados Unidos y en 2012 en español.

Subtitulado: “La historia del milagro económico de Israel”, la obra explica cómo un país joven con 8 millones de habitantes en un territorio como la Comunidad Valenciana, sin recursos naturales y en permanente estado prebélico al estar rodeado de enemigos se ha convertido en los últimos años en un país próspero, con una tasa de desempleo estable que ronda el 6 por ciento. Como revela el título, la clave es su alto número de emprendedores, ya que tiene más start-ups que países como Japón y Reino Unido y es el tercero con más empresas en el Nasdaq, tras Estados Unidos y China.

Juan Roig mira a Israel y sueña con que a este lado del Mediterráneo la Comunidad Valenciana y España avancen por el mismo camino. De ahí parte el proyecto Lanzadera, que no es único ni original pero es suyo, y la escuela Edem, que imparte un grado universitario de Emprendedores y muchos cursos para imbuir a los jóvenes ideales que deberían empezar a enseñarse en el colegio. Es obvio que las diferencias entre israelíes y españoles son grandes. Senor y Singer señalan como clave del éxito allí la disciplina militar, producto de la mili obligatoria que dura varios años. Además, Israel se creó hace 65 años con inmigrantes, que el que no era emprendedor por naturaleza lo era por necesidad. Otras diferencias son la solidaridad judía, que facilita los contactos en todo el mundo y las facilidades que da el Gobierno a las start-ups. El modelo no es trasladable, pero se pueden copiar algunas cosas.

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

3 comentarios a “La ‘start-up nation’ con la que sueña Juan Roig”

  1. Daniel

    Como quieren que las starp-up levanten el país si cada vez les ponen las cosas más difíciles

  2. marta

    Que no mire tanto a Israel y que se preocupe un poco mas por las bajas medicas de su empresa…

  3. marta

    Que no mire tanto a Israel,,y que mire mas a los españoles

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.