Del ERE de Coca-Cola al afeitado de Mercadona

Publicado por en Empresas, Mercadona.

Coca-Cola Iberian Partners ha alegado “causas organizativas y productivas” para cerrar cuatro fábricas y despedir a 750 personas en España, a pesar de ganar 900 millones de euros. Gana mucho, pero quiere ganar más, a riesgo de que el ERE desluzca temporalmente su chispa de la vida. El próximo 18 de marzo se cumplen 20 años de la noticia que popularizó el término “deslocalización”, el anuncio de cierre de la fabrica de Gillette en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) con 246 trabajadores. La filial española de Gillette dominaba el mercado de maquinillas de afeitar y el año anterior había tenido un beneficio bruto, en euros, de 4,2 millones. Los motivos eran los mismos, quería ganar más dinero, en este caso fabricando en países del Este de Europa. Aquel año los trabajadores pidieron el boicot contra Gillette, que siguió siendo líder absoluto, y lo mismo ocurrirá si lo piden contra Coca-Cola.

Como las malas noticias siempre son más noticia que las buenas -Good news, no news-, el día que Coca-Cola anunció su ERE pasó inadvertida una buena noticia de mucho calado, como es el anuncio de que Mercadona va a financiar la apertura de una fábrica de maquinillas de afeitar en Valencia, después de dos décadas sin productos de afeitado made in Spain. Mercadona traerá a España la producción de sus maquinillas Deliplús, como ya hizo con los yogures, la leche y el chocolate y está haciendo ahora con los cereales del desayuno. Y vendrán más. Juan Roig también lo hace para ganar más dinero, como Gillette, solo que él tiene fe en una España más productiva. Es cuestión de calidad, eficiencia y costes logísticos. El reto es compartido con su interproveedor, Rafael Montagud.

Visto el éxito de las marcas blancas de Mercadona, sus competidores tendrán que estar preparados. Gillette y Coca-Cola reducen costes para aumentar el margen, mientras que Roig los reduce para bajar los precios y vender más. Son dos estrategias opuestas para aumentar los beneficios. La cola Hacendado no ha podido, de momento, con la Coca-Cola. ¿Podrán las maquinillas Deliplús con Gillette?

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

7 comentarios a “Del ERE de Coca-Cola al afeitado de Mercadona”

  1. Jose manuel

    Me acuerdo del intento de boicot a Gillette, que quedó en nada, pero entonces no habían Faceboock, whatsaap, etc. “No bebas Coca-Cola, si en Alicante no se fabrica en Alicante no se bebe”. Hay que parar los pies a las deslocalizaciones, ellos que deslocalicen pero que no pretentan que sigamos consumiendo sus productos.

  2. Gemma

    Estoy contigo Jose Manuel. Ahora es distinto que entonces con Gillete. Igualmente: Si en Madrid no se fabrica, en Madrid no se bebe!!!
    Hoy la Comunidad de Madrid ha sufrido un duro golpe pero que deseabamos por justo todos los ciudadanos: un NO rotundo a la privatización de la sanidad por parte judicial!!! Bien!!!!!! Van a hacer algo los políticos de la Comunidad de Madrid por apoyar a los trabajadores de Coca-Cola de la planta de Fuenlabrada??? Si no es así, ciudadanos: otra vez a por ellos, entre todos podemos.

  3. Salva

    Estoy desacuerdo con vosotros, hoy por hoy las nuevas tecnologías son una herramienta muy útil para dar una información. Si la gente se apoya todo se puede conseguir. Ánimo que esto se puede parar!!!
    Si Madrid no fábrica, Madrid no consume!!!

  4. jesus

    Hace 20 años que llevo haciendo boicot a gillette como pasa el tiempo ahora soy trabajador de cocacola

  5. Javier

    El anuncio de guillette con la maquilla de la selección es un insulto a los españoles
    Hay que comprar productos que fabriquen personas que coticen a nuestra seguridad social
    En ello nos va nuestro futuro

  6. Jesús

    Al igual que mi tocayo, llevo 20 años que no me afeito ni compro productos Gillete, les acabo de enviar esta carta… “en relación a su pasión por la Selección Española de fútbol.Acabo de ver un anuncio vuestro de “apoyo a la Selección Española de fútbol” a la que ustedes llamáis inexplicablemente “la roja”. Pues bien puede que a los jóvenes se la podáis pegar, a los que en 1992 estábamos en este mundo no se nos olvida que cerrasteis una fábrica en España para largaros a países del Este, ¿ahora que ocurre?, ¿de repente os ha dado un sentimiento incontenible de amor por España y su Selección?, vosotros seguiréis obteniendo beneficios pero una parte muy significativa compramos Wilkinson desde entonces y en breve Deliplús MADE IN SPAIN, intento darle máxima difusión a esta forma de entender como actuar ante las ” deslocalizaciones” , id a vender a Hungría vuestros productos y sobre todo apoyad a su Selección de fútbol. Ciao”. y me he quedao tan pancho.

  7. Daniel

    Sr Javier Alfonso, de donde ha sacado usted sus cifras? las que hablan de 900 millones de beneficios. Debería investigar un poco, y ver que eso es absurdo. No compré la propaganda panfletaria de la izquierda comunista.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.