La moto de siempre, vendida por Bañuelos

Publicado por en Columna edición escrita, Empresas, Infraestructuras, Turismo, Urbanismo.

Confieso que en Navidad me dijeron que Enrique Bañuelos volvía a España y no me lo creí. ¡Cómo va a volver, con lo bien que está en Brasil! Pues sí, ha vuelto, ahora que su exsocio y examigo Vicente Cotino se ha ido para allá. Y ha vuelto a lo grande, como es él, vendiendo ilusiones y arrancando proyectos que, de ponerse en marcha, nunca culminará, porque Bañuelos siempre vende antes.

Ahora, Barcelona World. Se me saltaban las lágrimas el otro día a leer que “Bañuelos y La Caixa construirán seis parques temáticos”, no sé si de pena, de risa o de nostalgia por tantos recuerdos removidos: Terra Mítica, Paramount, Parque Ferrari, Mundo Ilusión…

Si algo tienen en común todos estos proyectos, incluido Eurovegas, es que los empresarios que los promueven no ponen el dinero, sino el cazo, y lo que anuncian sin decirlo es que buscan pasta, amparados y aplaudidos por el político de turno, que en el peor de los casos acaba poniendo el dinero de todos para ver cumplidos sus sueños. Como ahora no hay presupuesto ni cajas de ahorros, Samper y Valcárcel no encuentran fondos para el parque temático Paramount en Murcia ni reduciendo su tamaño y Sheldon Adelson lleva años mareando la perdiz porque todavía no ha encontrado el banco que le financie sus casinos.

Y en esto aparece Bañuelos para venderle una moto de gran cilindrada a Artur Mas, que la compra porque la foto es muy oportuna. Seis parques temáticos, 4.700 millones de euros de inversión, 10 millones de turistas, 20.000 puestos de trabajo y entrada en servicio en 2016.

En realidad, el proyecto no está ni dibujado; La Caixa no pone, solo vende terrenos, y Veremonte (Bañuelos, felizmente reacompañado por Xavier Adserà, con el que aprendió a jugar en Bolsa) diseñará las promociones y buscará financiadores y compradores. Veremos si los encuentra antes que Jesús Ger, que 150 kilómetros al sur de Salou tiene a la venta -Adelson no quiso- un proyecto aún mayor, de 6.000 millones. Se llama Marina d’Or Golf, antes Mundo Ilusión, pero se admiten sugerencias. Valencia World, por ejemplo.

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

2 comentarios a “La moto de siempre, vendida por Bañuelos”

  1. José Juan Cabezuelo

    Estimado Javier, felicidades una vez más por tu columna. En este tema, es alucinante ver cómo determinados políticos y banqueros, con lo que ha caído, se dejen todavía fotografiar con determinados empresarios. O ¿es al revés?… que determinados empresarios se fotografíen con políticos y banqueros. ¿O en realidad son todos lo mismo? Maldita esquizofrenia ;-)

  2. Joaquín Mompó

    En dos palabras im-presonante. Verguenza torera hasta el final. la foto de la cuadrilla no tiene desperdicio. Es el tiempo de los enanos toreros que no abandonan la plaza ni aunque los maten o lo que es peor, el toro que ya ha saltado la barrera se nos lleve a todos por delante. Mientras (sin toro, ni caballo ni “picaor”) a distraer al personal (será al de sus peñas y seguidores) con esta y otras movidas. Siguen con la huida “pa lante”. Ole, ole y olé. ¡Viva la Fiesta!

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.