Apuesta por (los premios a) la ciencia

Publicado por en Mercadona, Política.

La entrega de los premios Rey Jaime I, que presidió la Reina el pasado miércoles en Valencia, sirvió para comprobar cuán alejado está el discurso político de la realidad. La coincidencia de esta exaltación de la investigación científica con el despido, ese mismo día, de 75 científicos del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) generó situaciones surrealistas. Por ejemplo, que el premiado en la categoría de Investigación Médica, Carlos Simón, que dimitió hace un mes como director científico del CIPF por los recortes presupuestarios de la Generalitat, tuviera que escuchar lo siguiente en boca del presidente Fabra: “Desde la Generalitat llevamos muchos años apostando decididamente por la ciencia, la investigación y la innovación, incrementando sus recursos…”.

El discurso de Fabra contenía otra provocación, su invitación “a jóvenes, investigadores, emprendedores y empresarios, representantes del talento y del riesgo, a sacar el máximo provecho de todos los recursos que les ofrece la Comunitat Valenciana”. Que se lo diga a los 12 doctorandos de biomedicina -algunos de ellos extranjeros- que se han quedado en la calle con la tesis a medio hacer por los citados recortes de 7 millones de euros en el CIPF, por parte del mismo Gobierno que acaba de gastar 3,5 millones en un torneo de golf a mayor gloria de Carlos Fabra.

Más largo e igual de mitinero fue el discurso de la candidata del PSOE por Alicante (y ministra) Leire Pajín, que nos hizo bostezar con su repaso a lo mucho que el actual Gobierno invierte en investigación, mientras Rita Barberá tampoco dijo nada digno de recordación.

Y en esto llegó el discurso de Juan Roig, quien despertó al público de la manera más fácil que hay, hablando claro. El presidente de Mercadona criticó ante los representantes de las administraciones el “Estado del derroche” en que se ha convertido España e insistió en su mensaje de ‘cultura del esfuerzo’ contraponiéndola a la cultura del maná. Menos prêmios e mais trabalhar, podría haber añadido.

Un último detalle: los respectivos servicios de prensa facilitaron los textos de los discursos a los periodistas. Los de las administraciones que no saben cómo frenar el gasto para contener el déficit iban en hasta 6 folios impresos por una cara. El discurso del presidente de Mercadona -398 millones de beneficios el año pasado- lo entregaron en una hoja impresa por las dos caras.

Foto: Guillermo Lucas

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.