Mercadona, el ‘Apple’ de la distribución

Publicado por en Empresas, Mercadona.

Tomo prestado el título de la respuesta que me dio el periodista Víctor Jiménez (@vctrjmnz) a esta información que reboté en twitter sobre las colas que se formaron en Fuerteventura el pasado 22 de septiembre en el estreno del primer Mercadona de la isla. No encuentro símil más adecuado para un fenómeno como el de la cadena de Juan Roig, una empresa que contra viento y marea no solo gana dinero, invierte y crea empleo, sino que engorda a más de un centenar de empresas interproveedoras que ganan dinero, invierten y crean empleo.

Como ocurre con Apple, pero en el ámbito doméstico por ser una empresa nacional, todo el mundo habla de Mercadona, de sus precios, de sus potingues, de sus yogures o de su escasez de marcas. Todo el mundo conoce Hacendado y Bosque Verde y son pocos los que no consumen algo que lleve estas marcas blancas, antaño cutres y hogaño con mucha innovación y no poco diseño. Allí donde hay mercadonas se habla sobre su oferta, su calidad o, los más entendidos, su estrategia como empresa, unos a favor y otros en contra, y ese estar en boca de todos es lo que hizo que en Fuerteventura surgieran los primeros frikis del sector de los supermercados, haciendo cola desde las 5 de la mañana por darse el gusto de estrenar el centro.

El mismo día de la inauguración, el club de baloncesto Valencia Basket presentaba sus nuevas camisetas, donde sustituye el nombre del patrocinador por un mensaje de su mecenas, Juan Roig: Cultura del esfuerzo, dirigido a aquellos que aún no se han enterado de que en esta coyuntura hace falta arrimar el hombro. Es solo una pista sobre uno de los secretos de su éxito.

Para acabar, dejo aquí un vídeo, grabado también el 22 de septiembre en el último congreso de la Asociación Profesional de Asesores Fiscales de la Comunidad Valenciana (APAFCV), donde el economista catalán José María Gay comenta, con su habitual tono jocoso, cómo Mercadona rompe esquemas con su “modelo absolutamente brutal de capitalización”.

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Un comentario a “Mercadona, el ‘Apple’ de la distribución”

  1. maría

    Yo vivo en Fuerteventura desde hace nueve años,es una isla maravillosa y tranquila,con unas playas impresionantes y bellísimas…..esta es la parte positiva de la isla,en el lado negativo tenemos una sanidad totalmente precaria y una falta de servicios evidente.
    No se sorprendan si los habitantes de esta isla hacemos colas ante la apertura de un supermercado como MERCADONA ya se hicieron en su momento con la apertura de LIDL…y es que aquí sólo teníamos dos cadenas de supermercados y no con buenos precios precisamente…
    Así que seguiremos haciendo colas y madrugando las veces que hagan falta con mucha ilusión cada vez que nos inauguren un comercio nuevo,más que nada porque por aquí tenemos falta de todo.VENGAN Y ANÍMENSE A INSTALAR SUS NEGOCIOS EN ESTA ISLA DESEOSA DE NUEVAS APERTURAS!!

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.