Contrato a la vista, adiós al protocolo

Publicado por en Empresas.

El presidente de Vossloh España, Íñigo Parra, demostró este jueves en la presentación de su nuevo tranvía que sabe quiénes son sus clientes y cómo agasajarlos. A pesar de que el acto se celebró en su fábrica, situada en la pequeña localidad de Albuixech (Valencia), la empresa cedió todo el protagonismo a la alcaldesa de otro municipio, concretamente Valencia, y lógicamente a Francisco Camps, que presidió el acto, además de a la nueva consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig (los cuatro, en la foto).

Rita Barberá y Camps se mostraron tan encantados, que casi adjudicaron a dedo el próximo contrato del tranvía de Valencia a la empresa que preside Parra. Mezclado entre los trabajadores y periodistas que formaban el público, el alcalde de Albuixech, José Vicente Andreu (PSPV-PSOE), muy elegante para la ocasión, aplaudía resignado. “Me llamaron los de Vossloh, pero no me han invitado a hablar”, explicó sin perder la sonrisa.

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.