EL FUTURO DE LA VIVIENDA EN ESPAÑA

Publicado por en Real Estate Review, Sin categoría. 9 comentarios.

 

Tras casi cinco años de crisis en el sector inmobiliario-constructor podemos afirmar que a día de hoy la vivienda en España resulta tan inaccesible para los españoles como en el último período del pasado “boom inmobiliario”. Ni la apuesta por la Vivienda de Protección Oficial, ni la apuesta por la rehabilitación, ni la apuesta por el alquiler, ni los estímulos fiscales que se han llevado a cabo han reactivado el sector y mucho menos, han servido para que las familias españolas puedan acceder a una vivienda digna sin que el pago de ésta suponga un quebradero de cabeza inasumible. Las políticas del actual Gobierno de España en materia de vivienda ha sido un fracaso absoluto; esto es un hecho innegable.

Durante más de diez años, y por razones que tendremos ocasión de detallar aquí en posteriores comentarios, el precio de la vivienda en España se disparó un 300%, superando considerablemente el salario medio español y convirtiéndose así en una carga insoportable para muchas familias que, con la llegada de la crisis, han llegado a perder sus viviendas o a malvivir para tratar de pagar sus hipotecas, que como espadas de Damocles, cuelgan de sus cabezas bajo la amenaza de ejecución hipotecaria y en la mayoría de los casos, añadiendo además una deuda con su Banco de por vida. Y si es cierto que han existido las contrataciones hipotecarias con riesgo por parte de los compradores, también lo es que esta situación está lo suficientemente generalizada en el país como para que se interprete como una colección de hechos puntuales y aislados. La realidad es que el crecimiento desproporcionado del precio de la vivienda durante los últimos diez años ha sido posible gracias al elevado nivel de endeudamiento de los españoles, fruto del pasado ciclo crediticio expansionista de dinero barato y abundante, si bien la causa del mismo hay que situarla en la pésima gestión del suelo que hemos tenido y en la incorrecta aplicación de la derogada Ley del Suelo 6/1998. Pero de lo que no cabe ninguna duda es que el alza de precios de la vivienda se ha mantenido gracias a un endeudamiento exagerado y peligroso que, indudablemente, no se volverá a repetir en el futuro inmediato. ¿Qué pasará entonces con nuestro mercado de vivienda de cara a ese futuro?

 

El precio de la vivienda nueva ha bajado desde 2007, aproximadamente, un 16% nominal de media en España*. Hemos reiterado en multitud de ocasiones que la publicidad engañosa de grandes descuentos, (salvo casos puntuales), las noticias catastrofistas de bajadas de precios de hasta un 60 ó 70%, y los informes sin metodología contrastada que pronostican caídas exageradas en los precios de la vivienda en España, aparte de ser dañinas para la estabilidad de nuestra economía nacional, no están apoyadas en análisis realistas del mercado. La bajada acumulada en el precio de la vivienda es lo suficientemente importante como para que muchas empresas promotoras hayan visto reducidos sus márgenes de beneficio hasta lo inasumible con los consiguientes problemas económicos que esto acarrea, pero en ningún caso la vivienda puede bajar mucho más de lo que lo ha hecho, toda vez que la carga hipotecaria media que ha sido concedida a los inmuebles promovidos en estos años ha rondado el 80% de la propia tasación bancaria, estando por encima los márgenes de beneficio de los promotores inmobiliarios. Asumir una bajada por debajo de este porcentaje supondría la quiebra generalizada de nuestras entidades financieras, ya que tendrían activos de menor valor al de las hipotecas concedidas, y como en su gran mayoría, son las propias entidades financieras las que gestionan estos activos, éstas no tienen más que sacar las viviendas al mercado con cuentagotas para evitar caídas en los precios que pudieran materializar una bajada drástica de los inmuebles que tienen en cartera, y reducir al mismo tiempo la obra nueva, paralizando la financiación de nuevos proyectos que además implicarían, en caso de llevarse a cabo, un consumo de capital del que actualmente no disponen. Esto es lo que estamos viviendo actualmente; los créditos hipotecarios que se conceden son destinados, en su gran mayoría, para dar salida a las propias viviendas de los Bancos mientras que la financiación permanece, y permanecerá por bastante tiempo, cerrada para los Promotores Inmobiliarios.

En vista de estas circunstancias, con una reducción paulatina del stock de vivienda durante los próximos meses que ya empieza a ser un problema en zonas puntuales de nuestra geografía, (el precio del suelo urbano está creciendo, de acuerdo a nuestras predicciones en relación a la vigente Ley del Suelo 8/2007), una caída sin precedentes en los inicios de obra nueva que hace que no se desarrollen nuevos proyectos desde 2008, y una persistencia de la crisis que merma el poder adquisitivo de los españoles, con el consiguiente problema de que los precios de la vivienda no se llegan a ajustar a los salarios, entendemos que el acceso a la vivienda de cara a los próximos años seguirá suponiendo una carga pesada y acaparadora en exceso de recursos financieros para las familias, a menos que se inicie de inmediato un debate y análisis de las causas que nos han llevado a este punto al objeto de tomar las medidas oportunas que permitan que los españoles podamos acceder a una vivienda digna y en condiciones dignas, tal como dicta nuestra propia Constitución, y sin que ello suponga un endeudamiento exagerado e insostenible como el que hemos padecido en los últimos diez años. Debemos afrontar ya el problema inmobiliario de forma seria y razonada, fuera de excesos de uno u otro lado.

 

MBQ Group

www.mbqgroup.com

info@mbqgroup.com

 

 *: De acuerdo con los datos oficiales del I.N.E. hasta la fecha, que se basan en las escrituras de compraventa de las viviendas.

 

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

9 comentarios a “EL FUTURO DE LA VIVIENDA EN ESPAÑA”

  1. Universal

    Creo que todavía no hemos asimilado que la economía ignora a un gran número de población. Los sistemas financieros están en condiciones de indemnizar continuamente a millones de vidas. La vivienda, debe estar fuera de mercado. no tiene sentido hablar de “Stock de Nuevas Viviendas” en una determinada población, cuando en esa población existen 11 millones de vidas sin vivienda. Ni tiene sentido ni lo tendrá. (O aumentamos el potencial de construcción y establecemos un sistema de compensación o el crimen (de extorsión de derecho, sequirá siendo continuo)

    Responder
  2. Universal

    Tengo que añadir que el comentario lo hago sometido a condiciones que ya rayan la violación de derechos

    Responder
  3. Universal

    EL grado de aberración criminal propio del sistema (todavía no corregido) pasa por que quienes causan la quiebra y la extorsión de derecho (pretenden seguir viviendo de cobrar a sus victimas incluso después de su crimen) lo llaman “hipotecas”

    Responder
  4. Universal

    y el número de víctimas /(por sistema o por omisión del sistema) es ya de aproximadamente 11 millones de vidas
    aproximadamente 11 000 000 000 de VIDAS

    Responder
  5. Universal

    perdón de 50 000 000 de vidas y sólo en españa, 11 000 000 de vidas (sometidas al crimen por sistema)

    Responder
  6. Universal

    Hay una Nueva Economía que habla de Declarar el Planeta como “patrimonio de la humanidad” no sé si la traducción es exacta, pero creo que se entiende.

    Habla de los materiales que existen en cada lugar, del uso que se hace de y con ellos para la construcción y la conservación de la vida.

    De un estado diferente al que conocemos. Cuando ese potencial llegue al mayor número de población, quizá primero lo entendamos y lo asimilemos y después comencemos a ser cada vez más potencial constructivo continuo.

    Yo lo entiendo como: el potencial para construir y distribuir bienes en función del número de población en la forma “más óptima” posible en cada momento.

    Tenemos que conocer cuál es nuestro potencial en cada lugar (y si debemos aumentarlo o compensarlo) esta, es la información que debería estar llegando a toda la población.

    Es posible crear un sistema de información que nos diga de forma muy aproximada cuál es el número de víctimas (en cuanto a potencial o carencia de potencial constitucional e independientemente del lugar) y que soluciones existen o debemos aplicar para que el número de víctimas sea CERO y continuo.

    Es “rentabilidad humana” el mayor número de vidas viviendo y estableciendo condiciones Dignas de forma continua.

    La tecnología actual, permite la creación de un sistema así (y la tecnología futura, que optimizará el uso de la memoria, lo hará más eficiente)

    Todo el mundo parece tener claro que todo lo que está creado para agredir no debiera existir (pero esto, no ha cambiado, todavía sigue una inercia) mientras estemos convencidos de que lo que está diseñado para la agresión es aceptable: seguiremos teniendo que hacer el doble de esfuerzo para garantizar la construcción y la vida en el planeta.

    Responder

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.