“8 apellidos vascos”. La habilidad de reirse de uno mismo.

Publicado por en Empresas.

La industria cinematográfica llevaba tiempo quejándose amargamente de la situación del sector y de la poca ayuda que recibe de las Instituciones. Todo sonaba a catástrofe y a daño irreversible a un aspecto “cultural” del país., (y pongo comillas a cultural porque la verdad es que es un negocio como cualquier otro) cuando aparece “Ocho apellidos vascos”, una película de bajo presupuesto que arrasa en taquilla, bate todos los records de espectadores y pone con las vergüenzas al aire a muchos de los “intelectuales cinematográficos” que piensan que todos menos ellos son los responsables de la crisis del sector. ¿Qué ha permitido que ocurra este fenómeno? Yo identifico algunas posibles causas:

  • La capacidad de los guionistas y director para identificar aspectos que permiten reírse de aspectos identificativos de vascos y andaluces desde el respeto y sin hacer daño.
  • El conocimiento de comportamientos que resultan cómicos
  • Unos actores de primer nivel que saben interpretar magistralmente su papel
  • La promoción boca – oreja que crea una reacción viral que invita a ver la película

“8 apellidos vascos” es el ejemplo de éxito de una película con aspectos que pueden ser aplicados al mundo empresarial.  Todas las empresas, y personas, tenemos  comportamientos particulares que se convierten en parte de nuestra cultura. Muchos de ellos pueden analizarse de una manera cómica, desdramatizándolos y reforzándolos tanto externa como internamente al mostrarlos de una manera divertida y sencilla; el sentido del humor siempre ha sido y será una virtud que debe empezar por saber reírse de uno mismo.

Al igual que en la película, el sentido crítico positivo es lo que nos permite conocer aquellos aspectos  que resultan graciosos para los demás e incluso para nosotros mismos, ofreciendo la posibilidad de presentarlos de manera divertida  a la vez que remarcamos nuestras  señas de identidad.

La profesionalidad de las personas de la empresa, igual que ocurre con los actores, les permite ver con naturalidad los aspectos “diferentes” de la cultura aunque algunos sean un tanto absurdos. Su manera de comportarse sabiendo “reírse de ellos mismos” a la vez que se sienten orgullosos de pertenecer al grupo, ayuda a crear una afinidad positiva tanto interna como con los agentes externos que a través del boca – oreja nos ayuda a dar a conocer nuestra oferta y fidelizar  a nuevos empleados, clientes etc.

El humor siempre es un elemento de seducción. Los guionistas, director y el resto del equipo de ” 8 apellidos vascos” nos han seducido consiguiendo un éxito increíble. Utilicemos el humor para seducir a nuestros empleados y socios y seguro que todo será mas divertido, humano y rentable.

A ser coherentes!

 

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.